Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Y un Año Santo de san José en los 2000 años de su fallecimiento?

Salvador Aragonés - publicado el 19/03/16

¿Está san José en cuerpo y alma en los cielos? Algunos santos lo creen

José de Nazaret, el esposo de la Virgen María y el padre legal de Jesús, Hijo de Dios, necesita una vindicación en este siglo XXI, con motivo de los dos mil años de terminar su vida en la Tierra.

Durante siglos san José era tenido como un personaje de segunda fila en la economía de la Redención obrada por Jesús de Nazaret.

Ciertamente, los Evangelios hablan poco de José de Nazaret. En la predicación de Jesús se resalta mucho la vida de la Iglesia, de los apóstoles, donde san José no tuvo ninguna participación por cuanto había ya fallecido. Dios quiso ahorrar a José el dolor de la Cruz.

La Madre de Jesús aparece muy poco en la vida pública de su Hijo, pero tiene un papel fundamental junto a la Cruz, donde Jesús nos la dio por Madre de la Iglesia y de la humanidad, por medio del apóstol Juan.

Dios no ahorró a la Virgen el dolor de la Cruz, pues ya profetizó Ana, con motivo de la presentación de Jesús en el templo, que una espada le traspasaría el corazón (Luc, 2, 35)

¿Cuándo murió san José? Se han hecho muchas investigaciones e incluso algunos han tenido visiones, pero no se ha sabido nada en concreto. Por lo general los estudiosos sitúan la muerte de san José entre el año 20 y 25 de nuestra era o tal vez algo más tarde.

Y no son pocos los teólogos y santos que afirman que san José se encuentra en cuerpo y alma en el cielo, al lado de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y al lado de su esposa la Santísima Virgen María.

La fuente en que se basan estas hipótesis está en el mismo Evangelio de Mateo, cuando afirma que al morir Jesús en la Cruz, “se abrieron los sepulcros y muchos cuerpos de santos que habían muerto, resucitaron. Y saliendo de los sepulcros, después de su resurrección, entraron en la Ciudad Santa y se aparecieron a muchos” (Mt, 27, 52-53). ¡Resucitaron los cuerpos!

¿Quiénes son estos “santos” cuyos “cuerpos resucitaron”? La respuesta la encontraremos en la Biblia: aquellos santos y justos, patriarcas y profetas, que prepararon el camino para la venida del Redentor.

Pues san José ha de estar entre ellos, porque tuvo un papel indispensable en la preparación del Redentor.

Él enseñó a Jesús su oficio, la lengua y el acento específico en el que hablaba. Le cuidó cuando era bebé y después en su niñez, en su adolescencia y en su juventud.

Salvo la Virgen María, nadie como san José ha tratado al Hijo de Dios tan íntimamente, y con Él, al Padre y al Espíritu Santo. ¡Los ha tenido tan cerca y los ha amado tanto…!

Fue José quien acogió a María en su casa después de la revelación en sueños de un ángel del Señor. En esta revelación entendió la vocación suya y la de su esposa que sería Virgen toda su vida, y que él sería su protector.

Fue el que acompañó a María encinta a Belén para empadronarse, quien cuidó de ella y del niño después del nacimiento. También fue José quien, avisa en sueños, tuvo que coger de noche a la Virgen y al Niño y huir a Egipto.

Después regresó a Israel avisado de nuevo en sueños, y se estableció en Nazaret, siendo de la estirpe de David.

No se conocen palabras de san José en el Evangelio, y por eso se le llama el “Santo del Silencio”. Sin embargo, uno se imagina a José cantándole canciones al niño, enseñándole el oficio de carpintero.

Otra vindicación de José de Nazaret, es su edad. Con el fin de proteger la virginidad de María, en la antigüedad trazaron una imagen de José como si fuera un hombre bastante entrado en años, un anciano.

Esto no encaja ni con las costumbres de la época ni en el contexto del Evangelio. Jesús vivió en el seno de una familia normal, con un padre trabajador de la madera o del hierro, y con una madre también trabajadora en las tareas habituales de una esposa y madre y tal vez ayudaba en el taller de su esposo.

Dentro de esta normalidad, ¿cómo se puede pensar que la Virgen se enamorara de un viejo, siendo ella una doncella que aceptó amar a su esposo toda la vida?

José tuvo que sacar adelante a su familia con su trabajo, el cual era un medio para aumentar su santidad. Por eso José de Nazaret tuvo que ser un hombre joven, tal vez de veintitantos años, en pleno vigor de juventud en el alma y en el cuerpo.

San José tuvo que recibir una especial gracia de Dios para poder sacar adelante la vida nada menos que del Hijo de Dios, y su gran amor, su gran caridad, le llevó a respetar la virginidad de su esposa y a cuidar y enseñar a su Hijo mientras Él iba “creciendo en edad y sabiduría” (Lc, 2, 51).

Próxima la fiesta de san José, su intercesión es muy frecuente en las madres, las vírgenes y los trabajadores de cualquier oficio o profesión, y es el patrono de muchas instituciones religiosas, y desde Pío IX, Patrono de la Iglesia universal.

Además es patrono de la familia y de la buena muerte, de la Vida Interior, y de centenares de instituciones religiosas y seglares de todo el mundo.

La extensión de la devoción a san José es de justicia, y algunos han pensado que la Iglesia en 2020 o alrededor de esta fecha, podría celebrar un Año Santo o un Año Josefino dedicado a quien más trató a Jesús.

Fue José de Nazaret un hombre elegido por Dios que supo corresponder a su vocación, a la vocación que Dios le dio, como esposo, como padre y como trabajador.

Tags:
santos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.