Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Martirio silencioso en Yemen

Subir Halder/ITB/AFP
KOLKATA,INDIA –JUNE 23: Sister Nirmala, who succeeded Mother Teresa as the head of the Missionaries of Charity founded by the Nobel laureate, died this morning. She was 81.(Photo by Subir Halder/India Today Group)
Comparte

¿Cómo se puede entender esta contradicción? Entregar la vida sirviendo y recibir la muerte

Hace unos días cuatro Misioneras de la Caridad fueron masacradas en Yemen junto con otras doce personas, entre colaboradores, ancianos y discapacitados atendidos en la Mother Theresa’s Home.

Me sorprende ver tanto odio. Mataban sólo a los cristianos o a los que los protegían.

Estas misioneras no hacían nada especial, hacían lo de siempre. Servían con amor a los que nadie quería servir. Se entregaban por amor a los más abandonados. No esperaban nada a cambio. No querían dinero. No buscaban fama ni agradecimiento.

Cada mañana, al comenzar su jornada, rezaban una oración sencilla: “Señor, enséñame a ser generosa. Enséñame a servirte como lo mereces; a dar y no calcular el costo; a luchar y no prestar atención a las heridas; a esforzarme y no buscar descanso; a trabajar y no pedir recompensa. A saber que hago tu voluntad”.

Me impresionan estas palabras pronunciadas justo antes de una muerte tan injusta. Rezaban para saber entregar su vida sirviendo. Querían vivir amando. Servir en el anonimato. Y en medio de su servicio se convirtieron en mártires por amor a Cristo. Serán recordadas por su amor sencillo.

¿Cuál es la raíz del odio que es capaz de provocar esta matanza sin sentido? Siempre me conmueve ver tanto odio. El papa Francisco lo definía como un odio diabólico. Tanto odio, tanto mal, sólo lo puede provocar el demonio en el alma.

Vuelve mi corazón a pensar en la muerte de estas misioneras y se entristece. Ellas servían por amor y encontraron la muerte. Servían a cualquiera sin importar su religión. Daban amor y recibieron odio por respuesta.

¿Cómo se puede entender esa contradicción? Entregar amor y recibir odio. Entregar paz y recibir guerra. Entregar la vida sirviendo y recibir la muerte.

Me enorgullece recordar a estas monjas que hacían la voluntad de Dios. Su vida era sencilla sirviendo. Su muerte permanece oculta. Hacían de su servicio la voluntad de Dios. Entendían que en su entrega se encontraba la santidad.

Hacer lo que Dios me pide es el camino. Ellas no pretendían vivir haciendo algo heroico digno de ser recordado. Murieron cuando servían. Porque vivieron haciendo algo muy normal. Servían ocultas dándole valor a los pequeños gestos de cada día.

Porque ahí se hacía realidad la voluntad de Dios en sus vidas. Y al morir, de golpe, se hicieron visibles para los hombres. Dejaron de ser rostros anónimos, para ser rostros conocidos.

Es verdad que los medios de comunicación las han ignorado tanto ahora que han muerto, como antes cuando servían. No importa. No era el sentido de su entrega ser conocidas. Ese silencio forma parte de su mismo estilo de vida, de su servicio.

Siempre quisieron ser anónimas, también en la muerte. Sólo eran unas monjas que vivían la vida de Jesús en su carne. Amaron como Él. Murieron como Él. Amaron a Jesús en los pobres. Hicieron su voluntad sin hacer nada fuera de lo común.

Tal vez no es noticia ese amor como tampoco lo fue la muerte de Jesús en la cruz. Tampoco fue relevante en el Calvario. Uno más de los muchos crucificados. Como estas monjas son unas más de tantos muertos por la barbarie, víctimas del odio.

Podían no haber muerto. Podían haber seguido viviendo. Bastaba en realidad con no haber sido cristianas en ese momento. Pero ellas eran cristianas. Me duele el corazón al pensar en su entrega y me alegra pensar en su ofrenda. Pensar en su amor que da vida.

Yo quiero vivir así. Yo quisiera morir así. Entregando la vida. Sin esperar nada a cambio de mi ofrenda. Ellas murieron en silencio, siendo misericordiosas. Y yo a veces hago tanto ruido cuando pretendo ser misericordioso. Ellas murieron sin grandes gestos, sin grandes declaraciones. Yo no soy capaz de vivir mi amor oculto.

Ese servicio silencioso es como el de María. Me conmueve. Un silencio blanco y azul. Lleno de miradas y gestos silenciosos. Un silencio que muerde la vida. Un silencio que abraza y consuela. Un silencio sagrado lleno de Dios.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.