Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
San Ceada
home iconEspiritualidad
line break icon

Martirio silencioso en Yemen

India Today Group

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/03/16

¿Cómo se puede entender esta contradicción? Entregar la vida sirviendo y recibir la muerte

Hace unos días cuatro Misioneras de la Caridad fueron masacradas en Yemen junto con otras doce personas, entre colaboradores, ancianos y discapacitados atendidos en la Mother Theresa’s Home.

Me sorprende ver tanto odio. Mataban sólo a los cristianos o a los que los protegían.

Estas misioneras no hacían nada especial, hacían lo de siempre. Servían con amor a los que nadie quería servir. Se entregaban por amor a los más abandonados. No esperaban nada a cambio. No querían dinero. No buscaban fama ni agradecimiento.

Cada mañana, al comenzar su jornada, rezaban una oración sencilla: «Señor, enséñame a ser generosa. Enséñame a servirte como lo mereces; a dar y no calcular el costo; a luchar y no prestar atención a las heridas; a esforzarme y no buscar descanso; a trabajar y no pedir recompensa. A saber que hago tu voluntad».

Me impresionan estas palabras pronunciadas justo antes de una muerte tan injusta. Rezaban para saber entregar su vida sirviendo. Querían vivir amando. Servir en el anonimato. Y en medio de su servicio se convirtieron en mártires por amor a Cristo. Serán recordadas por su amor sencillo.

¿Cuál es la raíz del odio que es capaz de provocar esta matanza sin sentido? Siempre me conmueve ver tanto odio. El papa Francisco lo definía como un odio diabólico. Tanto odio, tanto mal, sólo lo puede provocar el demonio en el alma.

Vuelve mi corazón a pensar en la muerte de estas misioneras y se entristece. Ellas servían por amor y encontraron la muerte. Servían a cualquiera sin importar su religión. Daban amor y recibieron odio por respuesta.

¿Cómo se puede entender esa contradicción? Entregar amor y recibir odio. Entregar paz y recibir guerra. Entregar la vida sirviendo y recibir la muerte.

Me enorgullece recordar a estas monjas que hacían la voluntad de Dios. Su vida era sencilla sirviendo. Su muerte permanece oculta. Hacían de su servicio la voluntad de Dios. Entendían que en su entrega se encontraba la santidad.

Hacer lo que Dios me pide es el camino. Ellas no pretendían vivir haciendo algo heroico digno de ser recordado. Murieron cuando servían. Porque vivieron haciendo algo muy normal. Servían ocultas dándole valor a los pequeños gestos de cada día.

Porque ahí se hacía realidad la voluntad de Dios en sus vidas. Y al morir, de golpe, se hicieron visibles para los hombres. Dejaron de ser rostros anónimos, para ser rostros conocidos.

Es verdad que los medios de comunicación las han ignorado tanto ahora que han muerto, como antes cuando servían. No importa. No era el sentido de su entrega ser conocidas. Ese silencio forma parte de su mismo estilo de vida, de su servicio.

Siempre quisieron ser anónimas, también en la muerte. Sólo eran unas monjas que vivían la vida de Jesús en su carne. Amaron como Él. Murieron como Él. Amaron a Jesús en los pobres. Hicieron su voluntad sin hacer nada fuera de lo común.

Tal vez no es noticia ese amor como tampoco lo fue la muerte de Jesús en la cruz. Tampoco fue relevante en el Calvario. Uno más de los muchos crucificados. Como estas monjas son unas más de tantos muertos por la barbarie, víctimas del odio.

Podían no haber muerto. Podían haber seguido viviendo. Bastaba en realidad con no haber sido cristianas en ese momento. Pero ellas eran cristianas. Me duele el corazón al pensar en su entrega y me alegra pensar en su ofrenda. Pensar en su amor que da vida.

Yo quiero vivir así. Yo quisiera morir así. Entregando la vida. Sin esperar nada a cambio de mi ofrenda. Ellas murieron en silencio, siendo misericordiosas. Y yo a veces hago tanto ruido cuando pretendo ser misericordioso. Ellas murieron sin grandes gestos, sin grandes declaraciones. Yo no soy capaz de vivir mi amor oculto.

Ese servicio silencioso es como el de María. Me conmueve. Un silencio blanco y azul. Lleno de miradas y gestos silenciosos. Un silencio que muerde la vida. Un silencio que abraza y consuela. Un silencio sagrado lleno de Dios.

Tags:
almamartiresreligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.