Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

En todo lo que pasa… quédate con lo positivo

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/03/16

¿Seguro que no odias?

El odio nos capacita para el mal. El amor nos hace más capaces para el bien. Cuando recibimos odio es muy difícil responder con amor.

Sé que es posible para Dios porque Él lo puede todo. Pero es cierto que cuando recibimos amor es más fácil dar amor como respuesta. Cuando amamos es posible amar más cada vez, el corazón se ensancha, se hace más grande, tiene más cabida.

Cuando odiamos el odio endurece el alma. Imposibilita para ver el bien en los demás. El odio hace mucho daño. Al que lo siente. Al que lo recibe. El odio es devastador. Nos saca de nuestra verdad. Nos hace peores de lo que somos.

El otro día leía: «Hay una cierta satisfacción que procede del odio. Odias, odias, odias y piensas que te sientes mejor por odiar. Pero es una mentira. El odio destruye. Pero no el objeto de tu odio. Te destruye a ti mismo. El odio es una decisión personal»[1].

Cuando odiamos nos destruimos a nosotros mismos. No destruimos lo que odiamos. Ese sentimiento debería estar lejos del corazón. Pero no es tan sencillo.

A veces pienso que el mal se puede introducir en el corazón y llevarme a hacer lo que no deseo. ¿Cómo puedo llegar en ocasiones a sentir ira? ¿Cómo puede mi rabia nublar mi mirada hacia una persona? Es algo diabólico.

A distinta escala a veces puedo sentirlo. Un sentimiento que me aleja de los hombres. Incluso puedo llegar a odiar al que amo. Me toca ser testigo tantas veces. Personas que se amaban y ahora se odian. Lo compartieron todo y ahora no pueden estar juntos un momento.

El otro día leí sobre el origen de la llamada «mala sangre». Comienza con esos pensamientos negativos que tenemos en el corazón.

Dicen los especialistas que la serotonina es la hormona que trae la paz y la felicidad. Está unida a algunas actitudes que comienzan con S: Serenidad, sencillez, silencio, sensibilidad, sonrisa. Y provoca actitudes con A: acogida, abrazo, acercamiento, amor, amistad.

Las conductas que comienzan con R: resentimientos, rencor, rabia, reproche, rechazo, generan la hormona del stress, llamada cortisol.

Cuando abunda, se despiertan actitudes que comienzan con D: depresión, desolación, desánimo, desaliento, dejadez, desesperación.

Cuando nos llenamos de ira, de desesperanza, de tristeza por las circunstancias de la vida, escasea la serotonina.

Decía Tagore: «Si tiene remedio, ¿de qué te quejas? Si no lo tiene, ¿de qué te quejas?».

Hay que dejar de lado las críticas y pensamientos negativos. Nos llevan a la ira, al odio. Es importante quedarnos con lo positivo en todo lo que nos pasa.

¿Qué actitudes abundan más en mi vida? Es una buena pregunta. Cuando me preguntan de primeras pienso que no odio a nadie. Pero luego durante el día puedo llegar a tener actitudes muy cercanas al odio.

Rabia, desprecio, manías. Todas ellas son expresión de una falta de amor y misericordia. Ese odio que me enfrenta a los hombres. Ese odio que me aísla y endurece.

Me da miedo endurecerme y volverme rígido. Incapaz de ver lo bueno de la vida, de las cosas, de las personas.

Siempre todo puede estar mucho mejor. Siempre puede llegar a estar mucho peor. ¿Por qué me quedo a veces en lo malo y no veo lo bueno en mi vida?

[1] Louis Zamperinni, Don´t give up, don´t give in

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.