Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 febrero |
San Gabriel de la Dolorosa
home iconEstilo de vida
line break icon

Decir conscientemente «lo siento»

Joanne McPortland - publicado el 18/03/16

Mi hermana me hizo hizo el favor de mostrame mi pecado y quedarse junto a mí...

Si tu intención no era ser un incordio para alguien, admítelo y pide perdón a ese alguien. La sugerencia de esta semana para practicar la misericordia en este año jubilar resume la historia de mi vida, es mi principal tarea pendiente cuando me hago exámenes de conciencia.

Yo soy un incordio, soy una piedra molestando dentro del zapato o en algún otro sitio del cuerpo o del espíritu de alguien, en el lugar que sea, todos los días… a veces más a menudo incluso.

Y aunque admitiré mi culpa en esto de intencionadamente el incordio de alguien, también tengo un largo y triste historial de fastidiar a los demás por accidente o sin siquiera saberlo. Y me mortifica —así me siento inconscientemente— cuando la verdad me planta cara.

La culpa suele ser de mi sarcasmo repelente y mi déficit de empatía. Reparto frescas tranquilamente, pero no las aguanto cuando me tocan a mí. Mis sarcásticos ojos miran al cielo más que los santos extasiados que pintaba Guido Reni (y no es decir poco, buscadlo en internet si no me creéis).

Hago comentarios repelentes en internet, he llegado a corregir la gramática y la ortografía de cartas de amor que me han mandado, juzgo más que el difunto juez Antonin Scalia y no soy ni la mitad de amable que él.

Así que la segunda mitad de la sugerencia de esta semana —“admítelo [ser un incordio] y pide perdón a ese alguien”— es una práctica tan habitual para mí que no necesito ningún Jubileo de la Misericordia para recordar que debo hacerlo.

Sin embargo, para mí se ha convertido en una mera formalidad automatizada, como decir “disculpe” al chocar con el carrito de alguien en el supermercado, o decir “salud” cuando alguien estornuda.

Y como suelo ofender inconscientemente, he terminado por soltar disculpas profilácticas, como por si acaso.

Esto no tiene nada de misericordioso. Aunque ciertamente es bueno reconocer el dolor que causamos —sobre todo en un mundo donde se escucha tan frecuentemente “lo hice sin querer”, “es lo que hay” y “me da igual”—, unas disculpas inconscientes, desconsideradas y sin intención no expresan contrición ni favorecen la reconciliación.

Lamento decir que hasta hace muy poco no empecé a entender que hay otra forma de actuar, un proceso para reducir los impactos con los demás cochecitos de la feria.

Mi hermana me lo enseñó después de tener el valor de llamarme la atención por haberla dejado tirada en un proyecto importante (decepcionar a la gente está en segundo lugar en mi lista de examen de conciencia).

Mary Lou me escribió un mensaje diciéndome que me estaba comportando como una imbécil. Me impactó, de verdad que me sorprendió. Le respondí con una disculpa escueta. “No es suficiente”, me replicó.

El diálogo duró lo bastante como para que me diera cuenta del verdadero fastidio que estaba siendo y de cuánto le había costado a mi hermana decírmelo; ella, que nunca le ha levantado la voz a nadie. Duró lo suficiente para darme tiempo a rezar.

Así que la llamé, y hablamos por teléfono durante media hora, dos mujeres sesentonas riendo, llorando y siendo claras, sinceras y responsables la una de la otra.

Ella dice que sintió misericordia en mi voluntad de aceptar mi responsabilidad y de ser más consciente, y sabía que yo iba en serio porque yo nunca llamo a nadie por teléfono.

Pero en este ejemplo la que puso en práctica la misericordia fue ella. Mi hermana fue lo bastante misericordiosa como para poner mis pecados delante de mis ojos y quedarse a mi lado después.

Me dio una “bofetada moral” tan fuerte como la de Cher a Nicolas Cage en aquella peli, Hechizo de Luna. Me ayudó a reconocer que la mayoría de las veces que digo “lo siento”, lo que lamento es ser como soy. Me ofreció el gran acto de misericordia de perdonarme.

Y por supuesto, la misericordia es de Dios. Está ahí para todos nosotros, no sólo para las que tienen problemas con la contrición.

Demos gracias por ello y por aquellos que nos recuerdan cuánto necesitamos poner en práctica esta simple sugerencia de esta semana.

En serio, porque no es sólo a veces que el perdón es una oportunidad para que la misericordia funcione en ambas direcciones. La misericordia está siempre, con cada perdón.

Tags:
familiamisericordiaperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.