Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 17 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconEspiritualidad
line break icon

Misas por los vivos: Un verdadero acto de misericordia

Elizabeth Scalia - publicado el 16/03/16

¿Por qué esperar a que alguien muera para celebrar misa por él?

9) Decir misas para los vivos: amigos y familiares, incluso extraños de los que has oído hablar o sobre los que has leído y que estén pasando por un mal momento.

En su homilía por el funeral de su padre, el reverendo Paul Scalia expresó su gratitud “por las muchas oraciones y misas que han ofrecido por la muerte de nuestro padre, Antonin Scalia”.

Organizar misas para los difuntos es una tradición muy buena y algo así como un “dos por uno” para los católicos. Primero, la comunicación de una misa responde a la necesidad del ser humano de ser capaz de “hacer algo” cuando hay muy pocas oportunidades genuinas (y duraderas) para ayudar.

Segundo, es un auténtico acto de caridad, tanto para la doliente familia como para su familiar fallecido. Las misas de difuntos son súplicas hacia Jesucristo, destinadas a acelerar el perfeccionamiento de las almas que presumimos están en el purgatorio, “…la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará.Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego” (1 Corintios 3, 13-15).

En los velatorios, no es raro escuchar a alguien comentar con remordimiento que hubiera estado mejor si todas las flores en la habitación se hubieran mandado a las personas mientras estaban vivas, y es una gran verdad. Pero lo mismo podríamos decir de las misas de difuntos.

Aunque son útiles a la luz de la eternidad, ¿cuánto habrían servido también como conductos de la necesaria gracia espiritual de haber sido dichas para las personas en vida? ¿Cuánto habrían ayudado a nuestras familias y amigos a estar más atentos a las indicaciones del Espíritu Santo en sus vidas, más dispuestos a andar por la fe y no por la vista (2 Corintios 5, 7) durante los momentos difíciles y, quizás, incluso más inclinados hacia la mera alegría y el bienestar?

Para mi marido y para mí, se ha convertido en un hábito mandar cartas de invitación a misas a los padres de un recién nacido; así les hacemos saber que, durante toda la vida de su hijo, será recordado en las misas. Mandamos otras cartas, de menos duración (un año) a personas que están pasando por tiempos duros, con alguna enfermedad o dificultades en el matrimonio o en el trabajo; así les hacemos saber de una forma demostrable que estamos “con ellos” y que les tenemos en nuestros pensamientos, que rezamos por ellos.

Estas invitaciones son para misas durante un año porque creemos que así es un signo de optimismo, de esperanza de que, de aquí a doce meses, su situación cambie mucho para mejor. Cuando es posible, organizamos misas en las parroquias locales para amigos que estén preparándose para someterse a alguna cirugía y, cuando les damos la carta, también les invitamos a solicitar la unción de los enfermos.

Un beneficio secundario de comprar estas hermosas cartas para misas —un beneficio material, porque lo material también es importante— es que ofrece ayuda económica real a las casas monásticas, conventos, misiones y parroquias de quien las compremos.

Hacer el esfuerzo de organizar misas para los vivos es un significativo acto de caridad y, puesto que la misa es el acto de oración más poderoso en el que podamos participar para rogar por otra persona, es un profundo acto de misericordia, independientemente del año en que estemos.

Tags:
misamisericordiavida

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
5
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.