Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

El sentido del humor: ¿un camino posible para ser santo?

Louis Charles - publicado el 14/03/16

Ayuda a descubrir la verdad, a aceptar el dolor, procede tanto de la humildad como del amor...

La alegría de ser salvado y la alegría de saberse amado se consideran, con razón, como signos externos y los síntomas objetivos de una fe viva y no sólo teórica. Hasta tal punto que la ausencia de alegría es sospechosa. Friedrich Nietzsche decía tal vez podría creer en Dios si los cristianos tuvieran caras de resucitados.

La alegría de los santos es también un denominador común: antes de ser reconocidos por su santidad, primero debieron de ser reconocidos por su júbilo.

Sin embargo, me parece que el sentido del humor es todavía muy ignorado por los cristianos y por los católicos en particular. Esperemos que la figura de GK Chesterton [1] ayude a cambiar esta situación y a convencer a los creyentes de que el sentido del humor es la herramienta de santificación por excelencia.

En primer lugar, porque el sentido del humor permite humanizar nuestra existencia aquí abajo manteniéndonos firmes ante los golpes de la vida y ayudándonos a mirar al mal cara a cara sin por ello caer en la desesperación.

En segundo lugar, porque contribuye a la conversión de nuestros corazones en previsión de la vida eterna. Las verdades que menos ganas tenemos de escuchar son las que más necesitamos y el sentido del humor nos da acceso, de forma indolora gracias a la parodia, a estas verdades fundamentales que parecen demasiado a menudo paradójicas –y por lo tanto, inaceptables– porque critican el mundo de ilusiones y mentiras en el que vivimos.

El sentido del humor es ante todo una técnica de supervivencia

El sentido del humor aleja las inhibiciones que nos paralizan al enfrentarnos a los poderosos o a esos allegados cuyos juicios tememos. El sentido del humor es la salida de emergencia que permite la expresión de nuestras emociones y convicciones sin salir estrangulados.

En caso de agresión psicológica, verbal o física, al que está desprovisto de todo sentido del humor o aquel que no consigue recurrir al humor para la réplica, no le queda más opción que la huida, la sumisión o la rebelión, y ninguna de estas soluciones le dejará indemne emocionalmente.

Incluso si la elección es la confrontación y el resultado es la victoria, el coste emocional es exorbitante. La confrontación supone la movilización de la ira para reciclarla en forma de energía e implica la aceptación de una escalada de competencia para lograr el triunfo.

La sumisión y la huida entrañan necesariamente una degradación de la autoestima. En todos los casos y sea cual sea el resultado, la persona agredida se verá obligada a sanar las heridas afectivas que haya recibido, el estrés postraumático que amplificará la memoria y un sentimiento de agotamiento emocional.

Por contra, el que se sirve del humor como técnica de autodefensa saldrá victorioso emocionalmente, incluso si es físicamente el perdedor. Escapará a la humillación voluntaria y a la sobrepuja, desplazando el conflicto a un terreno donde se encontrará en posición de superioridad.

Esto le permitirá no caer en el agotamiento, en la denigración propia o en los recuerdos traumáticos. Incluso de ser maltratado exteriormente, quedará protegido en el interior y el seno de su integridad moral y afectiva habrá perdurado. Apresurarse a reírse de todo para no tener que llorar, éste es el camino de la sabiduría.

El sentido del humor, un arte marcial no violenta

Se trata de una forma de no violencia activa que recuerda a la filosofía del aikido japonés o del systema ruso. Es una forma de soltar lastre que no nos permite ahorrarnos sistemáticamente el dolor, sino que reduce considerablemente su intensidad y su alcance.

Podría decirse que el humor es la elegancia de la desesperación. La expresión es interesante porque sugiere que, incluso desesperados, podemos conservar suficiente autoestima como para dar buena imagen y mantener la elegancia moral.

Esto supone, por supuesto, ponerse de acuerdo sobre el significado de las palabras y saber distinguir el sentido del humor de la burla y del ridículo, que buscan únicamente herir al otro. El sentido del humor consiste en hacer frente a la tragedia del mundo y de la existencia destacando los aspectos cómicos, ridículos, absurdos o insólitos, ¡no significa reírse de la suegra!

Es una manera de aceptar el dolor y de encaminarlo hacia la salida para evitar que se instale de forma permanente. Es una fuente inagotable de esperanza para aquellos que sufren –el humor judío nace de la persecución– y una manera de sustituir el dolor por el placer.

Cuando la humildad se une al amor, nace el humor

Asimismo, el sentido del humor se basa en la humildad: primero hay que consentir observar la realidad tal y como es y luego observarse a uno mismo tal y como es. Esta condición previa de lucidez supone tener el valor de enfrentarse a los límites y las debilidades de uno mismo para poder también reírse de ellos. ¡Bienaventurados los que pueden reírse de sí mismos porque nunca terminarán de divertirse!

El humor también se basa en la verdad, porque hay que pasar por encima de cualquier pretensión, ampulosidad y farsa. El humor es siempre subversivo porque pone de manifiesto las verdades que se prefieren ocultar. Desenmascara nuestras propias mentiras, incluyendo aquellas que nos decimos para contentar a Dios.

Como decía Voltaire, aunque no fuera ningún Padre de la Iglesia: “Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza, sin duda le hemos devuelto el favor”. Su sentido del humor es a la vez revelador y profético, puesto que anticipa a Nietzsche, que declarará en el siglo siguiente: “¡Dios ha muerto (…) y nosotros somos quienes lo hemos matado!”.

Además, el sentido del humor se basa en la caridad, ya que se apoya en la buena voluntad hacia el prójimo. Es también lo que lo distingue de la burla o la mofa, que van dirigidas en contra del prójimo. La burla es tan natural como lo es el pecado original, pero no el humor. El sentido de la burla nunca es la expresión de una motivación de humor o de un atributo brillante del espíritu, sino que es hiriente.

El mismísimo Cristo nos ofrece un buen ejemplo, hasta el punto de que ciertos exégetas se refieren al asunto como ironía crística. Tras ser acorralado por un grupo de fariseos que tratan de tenderle una trampa arrojándole a los pies una mujer adúltera y preguntándole qué hacer con ella, Cristo no acepta el desafío, pero tampoco se desentiende. Se limita a replicar: “Aquel que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Luego, después de que todos los acusadores se marcharan avergonzados –el Evangelio precisa que se marcharon todos “comenzando por los más viejos”–, insiste con su toque irónico y pregunta a la mujer adúltera, con tono pretendidamente sorprendido: “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?” (Jean 8: 7-10).

El sentido del humor no es natural, sino cultural

Reírse de uno mismo es un ejercicio de desposeimiento que no es natural. De forma natural, sentimos vergüenza de nuestras debilidades y la tendencia espontánea es la de disimular y desviar la atención hacia las de los que nos rodean.

Todo lo contrario del sentido del humor, que es la expresión de un espíritu dispuesto a divertirse con la exhibición de sus propias debilidades y a subvertirlas a través de la risa. Esto implica reconocer la propia vulnerabilidad y aceptar el reconocimiento de su dependencia cara a cara con los otros y cara a cara con el Otro por excelencia

El sentido del humor no es natural, sino cultural. En ciertas culturas es incluso un arte: el humor inglés o el humor judío son éxitos de la civilización y sin duda una de las explicaciones para su capacidad como colectivo para replantearse sus propias ideas y para innovar. El sentido del humor es cultural y por esta razón se adquiere, se educa, se cultiva y, sobre todo, se practica.

Al igual que la vida espiritual, el sentido del humor hay que alimentarlo para que se desarrolle y se extienda porque, como la fe, puede crecer en madurez, en humanidad y en inteligencia de la vida.

El sentido del humor actúa como revelador de verdades paradójicas

El sentido del humor es también una maravillosa forma de revelar esas verdades paradójicas que, precisamente por ser paradójicas, son descuidadas u olvidadas.

El arte de la paradoja es el arte de derribar los paradigmas, la capacidad de realizar cambios de perspectiva. Como hizo Tristán Bernard durante la ocupación nazi de Francia. Arrestado una mañana por ser judío y para ser internado en el campo de Drancy y a punto de ser llevado por la policía, no tiene más que un instante para dedicar una palabra de consuelo a su conmocionada esposa. Le susurra al oído: “¿Por qué llorar? Hasta ahora vivíamos en el miedo, en adelante, viviremos en la esperanza”.

Porque ilumina los ángulos muertos y revela los significados ocultos, el sentido del humor nos protege contra las falsas evidencias y nos libera de las apariencias.

Predispone al que lo practica a recibir la Buena Nueva, que es el cambio de paradigma supremo, ya que versa sobre la condición humana y sobre nuestro destino individual.

También es el bálsamo que los cristianos pueden verter sobre los corazones de aquellos que temen, huyen o reniegan de un concepto de Dios vengativo y enojado, que se les ha presentado de forma tan errónea como propio.

CS Lewis alivia las agonías existenciales de muchos lectores al escribir a propósito del juicio final: “Al final, la humanidad se divide simplemente en dos categorías de personas: los que dicen a Dios Hágase tu voluntad y aquellos a quienes Dios dice Hágase tu voluntad. Todos aquellos que van al infierno pertenecen a la última categoría”.

Por último, para los cristianos es también un antídoto contra la tentación del fanatismo. Una fe guiada por el sentido del humor es una fe que aporta razón en lugar de transformar la fe en un catálogo de razones prohibidas. Es el antídoto contra el fanatismo puesto que, como decía André Frossard, “los fanáticos son los que hacen la voluntad de Dios… ¡quiera o no quiera Dios!”.

El sentido del humor es la herramienta pedagógica por excelencia y por lo tanto la mejor manera de anunciar al Dios de Jesucristo. Pero incluso más allá de sus virtudes pedagógicas, el sentido del humor es ante todo una forma de ser en el mundo.

Una manera de estar en el mundo –aceptándolo tal y como es– sin estar en el mundo, rechazando la lógica de la competencia en la cólera y el odio. Es una manera de reconciliarse con el mundo y de amarlo, sin ser su defensor ni su detractor.

El sentido del humor debería ser la vía de santificación preferida por los cristianos.

______________________

[1]Le Divin Chesterton, por François Rivière. Editorial Rivage

Tags:
humor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.