Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

15 años en Venus: inclusión frente a la exclusión

Jorge Martínez Lucena - publicado el 14/03/16

Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios..

A finales de los años sesenta se empezó a construir La Mina, un barrio destinado a realojar a las familias de inmigrantes que vivían en las barracas de Montjuic, en Barcelona. Al principio se construyeron edificios de cinco alturas, en los que las dimensiones parecían ser asequibles y respetar lo humano. Pero, ante la inminente necesidad de reubicación de familias de 64 zonas distintas de la ciudad condal de las que se quería eliminar el barraquismo, se construyeron las moles de chabolismo vertical que hoy se han convertido en el emblema del vecindario.

Uno de esos colosos encaramados al río Besós, a la Ronda del Litoral y a las famosas tres chimeneas recibe el nombre de Edificio Venus. En él zumba silenciosamente un enjambre humano. Varias escaleras y, en cada una de ellas, 80 familias de variopintas procedencias y características, conviviendo, entrando y saliendo por el mismo hueco en el cemento. El resultado se puede apreciar en la toma que la cámara hace de una de las porterías, símbolo de lo comunitario: una escena que parece sacada de la guerra de los Balcanes.

Con el título y el tema de este documental, sería muy fácil jugar con la metáfora de que Venus es como otro planeta y que los habitantes del edificio son marcianos. Se nos cuentan historias de ratas de 6 kg. en la cocina, de una madre a la que se le murieron los cinco hijos por la droga, de yonquis pinchándose públicamente en los parques en las década de los 80 y los 90, de desempleo y pobreza endémicos, de ninguneo constante por parte de las administraciones, de empresas de seguridad que coinciden con familias gitanas, de asaltos vandálicos al Archivo Histórico o a la Asociación de Vecinos por estar pidiendo justicia para todos.

Sin embargo, la estrategia que sigue esta cinta es la de evitar a toda costa favorecer el estigma provocado por taquilleros retratos de la delincuencia como Perros Callejeros (1977), Perros Callejeros 2 (1979), Perras Callejeras (1985), etc., que nos hicieron pensar que lo único que había en La Mina eran Vaquillas, Toretes, Fitipaldis y demás parientes. Es por eso que este filme opta por no mostrarnos al excluido en su vertiente de anormal o diferente, sino en su humanidad, en su búsqueda de dignidad; esto es, frente a la exclusión, todo el metraje -desde el mismo tono de los entrevistados hasta su banda sonora que parece sacada de una caja de música- favorece la inclusión.

El origen de 15 años en Venus (2016) son el activismo vecinal y el micro-mecenazgo, su finalidad es la del cine social: concienciar a la opinión pública, mostrar los problemas generados por la negligencia de los planes de reasignación de vivienda de las administraciones públicas, así como los derivados de sus ulteriores intentos de solución en los últimos quince años. Como uno de los técnicos entrevistados afirma, desde el principio parece haberse intentado abordar el problema exclusivamente desde la intervención urbanística, olvidando el elemento relacional. Una comunidad y una casa no están solamente hechas de ladrillos, sino también de vínculos.

Pese a que puede parecer que el conflicto del que aquí se habla es de carácter estrictamente local, el documental coge un vuelo más ambicioso desde el momento en que entendemos que se nos está hablando de la exclusión, de uno de los problemas más importantes en nuestras sociedades occidentales contemporáneas, como ha denunciado el mismo Papa en la Evangelii Gaudium, donde ha dicho “no” a una economía de la exclusión y ha afirmado que: “El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. Los creyentes también corren ese riesgo, cierto y permanente” (p.2).

Muchos vecinos de La Mina se han dado ya cuenta de esto, otros solo están preocupados de que les toque un piso y de que les dejen tranquilos, otros siguen velando exclusivamente por sus intereses y los de los suyos, alimentando una versión hobbesiana del barrio. La cuestión es: ¿En qué equipo te alineas tú?

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.