Aleteia

América Latina, fuerte protagonista en energías renovables

Comparte

Nicaragua acoge un foro internacional sobre energías limpias

A partir del viento, el sol y el agua es posible producir energía limpia y no contaminante. Estos recursos naturales son unos de los principales proveedores de las famosas energías renovables o energías del futuro, esas que no se agotan y que representan un gran desafío en la actualidad para lograr hacerlas más eficientes.

América Latina es una de las regiones del mundo donde el uso de energías renovables ha alcanzado mayor preponderancia en los últimos años, aunque en muchos casos sin saber utilizar el potencial de estos recursos, tal cual señala un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Nicaragua, junto a otros países de América Latina, es uno de los que se han estado destacando en el continente en el uso de estas energías. Uruguay y Costa Rica están en una situación similar.

Estos países han alcanzado un abastecimiento energético basado en su totalidad en fuentes renovables.

Recientemente se celebró en Managua, Nicaragua, un foro internacional sobre energía renovable organizado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN) junto al Consejo de las Américas de Estados Unidos.

El encuentro se denominó Nicaragua: Perspectivas económicas y energéticas.

Participaron representantes de varios países de la región y de autoridades de diversos organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además del encargado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para México y Centroamérica, Kevin Carr.

El país anfitrión

«Nicaragua es uno de los países donde más impulso se le ha dado al tema de las energías renovables y este año es probable que terminemos con 70% de producción de energía renovable, indicó durante el simposio José Figueroa, vicepresidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional de Nicaragua, tal cual reproduce El Nuevo Diario de Nicaragua.

«En los últimos años hemos aprobado más de US$500 millones en proyectos  de energía y por eso hemos logrado pasar de 22% en 2007 hasta el 54% el año pasado«, añadió.

En  los últimos 7 años, Nicaragua ha invertido 1.400 millones de dólares en proyectos de esta índole, principalmente en energía eólica, solar, hidráulica, biomasa, geotérmica e hidroeléctrica, además de haber exportado este tipo de energía a países vecinos como Costa Rica, Panamá y Honduras.

Por su parte, Carr destacó lo siguiente sobre Nicaragua: «Está en el centro del continente, tiene un buen clima de negocios. Estos aspectos abonan a la atracción de inversiones».

Varios proyectos

El encuentro internacional comenzó reconociendo que en la región latinoamericana se están impulsando proyectos importantes para la producción de este tipo de energías en países como Honduras, Chile y Argentina.

En estos países se están construyendo las mayores plantas solares del mundo. En tanto, en Brasil, donde se han quintuplicado los parques eólicos.

Potencial desaprovechado

Según el PNUMA, varios países de América Latina no han sabido utilizar el potencial de producción de energía renovable. Por ejemplo, la producción de este tipo de energía podría abastecer la demanda de electricidad de México por tres años.

En febrero de 2016 se presentó vía internet el estudio Latinoamérica Cero Carbono del PNUMA vía internet desde la sede del organismo en México.

El autor del reporte, Walter Vergara, señaló que la demanda de electricidad en América Latina se triplicará para 2050 gracias al desarrollo económico y social de la población, en declaraciones recogidas por el portal Informador.mx.

A pesar de la evolución hacia la energía renovable, Vergara entiende que la producción de electricidad no será suficiente para alcanzar la cero emisión de carbono como sugiere el acuerdo sobre el clima alcanzado en París en 2015.

Por otra parte, el investigador afirmó a ese medio que “en Latinoamérica existe un potencial de energía renovable sin utilizar, particularmente en México,  con grandes posibilidades de desarrollar energía solar, eólica e hidráulica”.

Según el informe presentado, otro aspecto a considerar es el crecimiento de la “motorización en las ciudades”. Se estima que anualmente tienen un crecimiento de 4.5%.

Lo mismo sucede con los sistemas públicos de transporte que siguen en aumento. Uno de los principales combustibles que usan los autobuses es el diesel, que representa un contaminante importante.

De todos modos, a pesar de lo que falta por hacer aún en la región en cuanto al desarrollo de las energías renovables, siempre es positivo seguir avanzando en su discusión como se ha hecho durante el foro de Nicaragua.

Además, es trascendente ser un continente de referencia en este ámbito, que en definitiva representa la energía del futuro y la más amigable para nuestra “casa común”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.