Aleteia

Más abortos y menos fecundidad tras 4 años de despenalización en Uruguay

Comparte

En 2015 se practicaron en Uruguay un promedio de 26 abortos por día

Según cifras del Ministerio de Salud Pública de Uruguay a 2015, el número de abortos en promedio por mes es de 780, lo que equivale a 26 por día.

En los primeros meses de 2015 fueron casi 7.000, lo que expresa un crecimiento respecto a 2013 y 2014 de casi 2.000 casos.

Por otro lado, entre enero y setiembre de 2013 los abortos fueron un poco más de 5.100 y en igual período de 2014 de casi 6.300 casos.

Los meses de octubre, noviembre y diciembre no fueron considerados por falta de procesamiento de datos.  De todos modos, se estima que cuando se cierren estos datos de 2015 es probable que la cifra supere los 9.000 casos.

En declaraciones al diario local El País, las autoridades sanitarias uruguayas entienden que las cifras son las esperadas.

«Entendemos que los embarazos que se interrumpen son de mujeres que lo tienen decidido y que si no estuviera la ley se interrumpirían igual», sostuvo Ana Visconti, encargada del área de Salud Sexual y Reproductiva del ministerio de salud uruguayo.

Visconti también consideró que «todas las muertes de mujeres que se dieron por abortos desde que existe la ley de interrupción voluntaria, fueron por fuera de esta».

Objeción de conciencia y el caso de Salto

El número de abortos en Uruguay sigue siendo considerablemente superior en la capital, Montevideo, que en el resto de los departamentos del país, aunque la diferencia tiende a reducirse cada vez más.

Uno de los casos de mayor resistencia con respecto al aborto es el de Salto, localidad situada a unos 500 kilómetros de Montevideo.

En ese departamento, cuando se implementó la ley de legalización del aborto todos los ginecólogos locales presentaron objeción de conciencia para evitar recetar el medicamento que interrumpe el embarazo.

Para contrarrestar esta posición médica, las autoridades sanitarias decidieron enviar todas las semanas a una ginecóloga desde Montevideo que no es objetora de conciencia para llevar a cabo las interrupciones del embarazo.

En tanto, algunos grupos de presión intentaron poner sobre la mesa en las últimas horas el hecho de que muchas mujeres recurren a médicos u otras personas para abortar fuera del sistema de salud.

«En principio en Salto tuvimos un gran problema, pero ahora eso está solucionado», indicó Visconti.

Con planificación mejora calidad de embarazo

Investigadores de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Uruguay concluyeron luego de analizar números de los años anteriores y posteriores (2010 y 2014) de la legalización del aborto,  que esta norma tuvo un impacto directo en la fecundidad de las mujeres entre 20 y 34 años.

La cantidad de nacimientos a raíz de embarazos no planificados se redujo un 11%, sobre todo en mujeres con estudios secundarios completos dentro de esa franja etaria, también en base a un informe de El País.

En este grupo etario también se infirió que la calidad de los nacimientos mejoró en cuanto a los cuidados prenatales de la madre y los exámenes que se hacen una vez nacido el bebé.

«Los resultados son importantes, dado que hay evidencia que muestra que existen riesgos sanitarios asociados al embarazo y el parto, vinculados con la planificación», afirmó una de las investigadoras, Zuleika Ferre, en declaraciones que recoge El País.

En ese sentido, según la investigadora, el período de aceptación de un embarazo no deseado podría tener efectos negativos en el desarrollo del mismo por actuar como una “barrera emocional”.

Al no ser aceptado rápidamente por la madre, pospone los cuidados prenatales, los controles, el consumo de vitaminas, dejar de fumar, tomar alcohol, etcétera.

De forma contraria, el querer llevar a cabo el embarazo se asocia con un inicio temprano de controles.

Así pues, la conclusión de los investigadores hace énfasis en que cuando hay planificación, la calidad del desarrollo del embarazo puede mejorar.

La ley rige desde 2012

En Uruguay rige la ley de despenalización del aborto dentro de las primeras 12 semanas de gestación  desde 2012.

Según establece la normativa, todas las mujeres que quieran abortar deberán acudir ante una comisión integrada por médicos y asistentes sociales para que quede claro el alcance de su decisión.

Se establecen cinco días de “reflexión”, donde al final la mujer tiene la última palaba con respecto a la decisión.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.