Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué comulgar por lo menos una vez al año?

P. Paulo Ricardo - publicado el 09/03/16

Una mirada histórica a uno de los preceptos básicos para un católico

¿Por qué el tercer mandamiento de la Iglesia pide a los católicos que comulguen por lo menos una vez al año, con ocasión de la Pascua de resurrección? ¿No sería muy poco comulgar sólo una vez al año?

De acuerdo con las diferentes situaciones a lo largo de la historia, la Iglesia ha ido tomando diferentes posturas. Mientras que en algunas épocas predominó un rigorismo, y las personas sólo raramente se acercaban a la comunión, hoy muchos viven una cierta relajación en la recepción de la Eucaristía y algunos ni siquiera tienen escrúpulos por comulgar en pecado mortal.

La Iglesia, sin embargo, posee la justa medida a este respecto.




Te puede interesar:
10 hechos asombrosos sobre el poder de la Eucaristía

Para entender la historia de este tercer mandamiento, santo Tomás de Aquino explica que la Iglesia ha ido adaptando las normas a las distintas situaciones.

Por ejemplo, en la Iglesia primitiva, «cuando más fuerte era el fervor de la fe cristiana, se estableció que los fieles comulgaran diariamente», y según estableció el papa Anacleto, los que no comulgaban diariamente podían considerarse excomulgados.

Con el tiempo, al ir apagándose el fervor de la fe, prosigue santo Tomás, el papa Fabián permitió que todos comulgasen, si no tan frecuentemente, al menos tres veces al año, a saber, en Pascua, en Pentecostés y en la Natividad del Señor.

Y conforme pasó el tiempo, «al crecer cada vez más la iniquidad y enfriarse la caridad de la mayoría (Mt 24,12), Inocencio III determinó que los fieles comulgasen una vez al año al menos, o sea, en tiempo de Pascua.

Sin embargo, en el libro De ecclesiasticis dogmatibusse aconseja que se comulgue todos los domingos» [1]. Esta obligación de confesarse y comulgar al menos por Pascua quedó definitivamente establecida en el IV Concilio de Letrán [2].

Mala interpretación 

Desgraciadamente, con el pasar del tiempo, el pueblo cristiano fue incorporando una mentalidad rigorista acerca de la Eucaristía.

Con la herejía jansenista, en el siglo XVII, la situación se agravó aún más. Como ejemplo, en un libro que se volvió popular en Francia –con el título De la frèquente comunión (Sobre la comunión frecuente)- , su autor, Antoine Arnauld, llegaba a insinuar que, para comulgar, sería necesario no solamente estar sin pecados veniales, sino también libre de las penas debidas a los pecados. En pocas palabras, hizo de la Eucaristía un «premio para los buenos».

Esa obra hizo que las personas se apartaran de la comunión y haría suspirar a santa Teresita del Niño Jesús, al final del siglo XIX, por no poder recibir la comunión con tanta frecuencia como lo desearía [3].

Años más tarde, atendiendo a las peticiones de Teresita, el papa san Pío X, gran admirador de la santa carmelita, incentivó a los fieles, con su extraordinario tino pastoral, a la comunión frecuente.

Durante su pontificado, publicó varios decretos y discursos sobre el asunto, quedando conocido, por eso, como el “papa de la Eucaristía”.

En 1910, en el decreto Quam Singulari [5], el papa también habló de la importancia de la comunión para los niños. Estas enseñanzas son la formula básica de la Iglesia y son válidas hasta nuestros días, como lo dice el Catecismo de la Iglesia católica actual:

«El tercer mandamiento (recibir el sacramento de la Eucaristía al menos por Pascua) garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en conexión con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana” [6].

Mejor que ofrecer a Dios el mínimo, es comulgar con frecuencia, de acuerdo con las debidas disposiciones y con el deseo siempre ardiente de santificarnos.

Referencias

  1. Suma Teológica, III, c. 80, a 10, ad 5
  2. IV Concilio de Letrán, cap 21: DS 812
  3. Cf. Santa Teresita del Niño Jesús, Acto de Ofrenda al Amor Misericordioso: “¡Ay !, no puedo recibir la sagrada Comunión con la frecuencia que deseo pero, Señor,¿ no eres Tú todopoderoso… ? Quédate en mí como en el sagrario, no te alejes nunca de tu pequeña hostia…”
  4. Cf. Decreto “Sacra Tridentina Synodus”, 20 dez. 1905:DS3375-3383
  5. Cf. Decreto de la Sagrada Congregaçión de los Sacramentos “Quam singulari”, 8 out. 1910:DS3530-3536
  6. Catecismo de la Iglesia católica, 2042
  7. Código de Derecho Canónico, can. 920, § 2

Tags:
comuniondummies liturgiaeucaristiasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.