Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Asexuales: ¿En qué consiste?

Immanuel Brändemo-cc
Comparte

Una nueva manera de etiquetar a las personas en función de su actividad sexual

Todo empezó hace 15 años, cuando un universitario asexual de Estados Unidos, David Jay, creó la web The Asexual Visibility and Education Network (Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad, AVEN, por sus siglas en inglés), para después expandirse a través de foros, blogs o de Facebook.

Ahora los asexuales salen del armario dispuestos a reivindicar su condición como tales, y están emergiendo como una categoría más en una sociedad cada vez más obsesionada con el sexo.

Sin atracción sexual

Pero, ¿qué significa la asexualidad? “Asexual es aquella persona que no experimenta atracción sexual. No hay un interés por tener sexo con otra persona. En una relación esa parte es poco o nada importante para nosotros”, afirma Baikal Balkash, administradora de uno de los foros de internet más importantes de España sobre la asexualidad. Baikal es el nick que ella usa en las redes sociales.

De momento, los asexuales han optado porque esa salida del armario o presentación en sociedad sea sólo virtual, dice Baikal, ya que la mayoría de los asexuales prefieren mantenerse en el anonimato en internet.

“A nivel social todavía hay mucho desconocimiento; cuando te presentas como una asexual lo más probable es que te respondan con una mirada de desconcierto, cuando no de incredulidad”, añade esta activista asexual en unas declaraciones publicadas por el diario La Vanguardia el pasado martes, 1 de marzo.

Baikal señala que lo que buscan ahora las personas asexuales con esa salida del armario, de momento virtual, es visibilidad sin mostrarse públicamente. Transmitir poco a poco al resto de la sociedad cómo es su relación con el sexo.

Y si no dan la cara “es por el temor al rechazo y la incomprensión, al miedo a la burla, a ser vistos como bichos raros o a no ser creídos o escuchar cómo la otra persona, sin tener ningún conocimiento del tema, niega lo que tú le dices que eres”, revela Baikal.

La tipología asexual

Los asexuales se presentan con una tipología muy variada, en ocasiones difícil de comprender.

Dicen que un asexual puede vivir con otra persona que no lo es, e incluso mantener relaciones íntimas, “aunque cada uno las va a vivir de diferente manera. […] Asexual es no sentir atracción sexual. El que haya o no comportamiento sexual es independiente”, asegura Baikal.

Así, algunos asexuales tienen libido y se masturban, aunque sus pensamientos o fantasías no van dirigidos a nadie en concreto, agrega.

Después presentan los que sienten una atracción romántica, se enamoran y viven en pareja. A veces esta atracción romántica está dirigida hacia un género específico, lo que proporciona a los asexuales que la experimentan la noción de “orientacion romántica”, que es diferente de su orientación sexual.

Algunos dicen que su asexualidad es gris-asexual, es decir que experimentan atracción sexual hacia otras personas sólo bajo unas limitadas y específicas circunstancias u ocasiones.

Califican como demisexual a la persona que no experimenta atracción sexual a menos que forme una fuerte conexión emocional con alguien.

Fuera del mundo virtual, los asexuales organizan cada día más encuentros o charlas, publicitadas sólo en su mundo, y el mayor movimiento se está registrando en países como Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.

¿El comportamiento sexual ha de definir la identidad de la persona?

Ante este escenario asexual tan variopinto, Francisca Molero, codirectora del Institut de Sexología de Barcelona, aclara que actualmente se está debatiendo si la palabra asexualidad es la correcta para definir el concepto, “pues las personas somos sexuadas o sexuales, pues nuestra genética tiene cromosomas sexuales”.

Habría que preguntarse hasta qué punto se puede llegar a fragmentar la condición humana desde la perspectiva del sexo.

La sexualidad es una dimensión humana que se manifiesta de maneras muy diferentes, precisamente por la propia diversidad humana, como se manifiestan también las diferentes personalidades: ser serio o divertido, sociable o aislado… y todo ello, dentro de unos límites, es lo que nos diferencia.

Otra cosa es entrar en el terreno de lo patológico o del exceso.

Con toda la tipología que muestran los asexuales, como ya ha sucedido en otras ocasiones, la definición de la condición humana gira en torno al sexo y en cómo mantiene cada uno su actividad sexual. No se definen personas sino comportamientos sexuales que dotan de identidad a las personas.

La siguiente pregunta es: ¿habrá que hacer también una ley específica para preservarles de la discriminación?

 

Fragmento de un artículo originalmente publicado por Forum Libertas

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.