Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconActualidad
line break icon

¿En España no se respeta lo religioso?

Salvador Aragonés - publicado el 06/03/16

Las cuatro religiones más arraigadas en el país se han unido para denunciar las ofensas públicas contra los sentimientos religiosos

Un hecho insólito se ha producido en España: las cuatro principales religiones (católica, evangélica, musulmana y judía), han condenado en un comunicado un Padrenuestro blasfemo pronunciado por una mujer en los Premios Ciudad de Barcelona.

Las cuatro principales religiones han dicho que «este es un triste episodio más, que se une a otros también ofensivos para los creyentes, y que reclaman nuestra denuncia pública”.

Recuerdan que los sentimientos religiosos gozan de protección en España, donde también está garantizada la libertad de expresión «con el límite constitucional del respeto a los demás derechos y libertades, como es la libertad religiosa».

«Los representantes religiosos debemos transmitir un mensaje de respeto a todos los creyentes de toda confesión, y de rechazo a las ofensas públicas contra los sentimientos religiosos de nuestros convecinos, para una convivencia respetuosa y hermanada entre todos», añaden.

El comunicado, que lleva el título de Respeto a los sentimientos religiosos de los ciudadanos, lo firman el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, el presidente de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, el secretario Ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, Mariano Blázquez, y el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub.

Una de las conquistas del hombre moderno, estampada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es la libertad que tiene el hombre, todo hombre, a expresar libremente su pensamiento. Y esto, salvo en los países dictatoriales o teocráticos, lo mantienen en casi todo el mundo.

Este derecho no es un verso suelto en el conjunto de los derechos humanos, y tampoco está por encima de los demás derechos humanos. Las personas tienen derecho a la honorabilidad y a su integridad física y moral.

En cuanto a la integridad física está claro que la libertad de expresión queda limitada por no incitar a la violencia. “¡A este le voy a matar, a él y a toda su familia!”, ¿se puede decir públicamente? ¡Claro que se puede decir!, pero a quien lo diga no le puede salir gratis.

O para ser más suaves: ¿aceptamos el bulling o acoso escolar como libertad de expresión? ¿Ni aunque sea por medio de las redes sociales? ¿Aceptamos la violencia machista verbal contra las mujeres?

Los hombres y las mujeres con las palabras pueden herir más que con un hacha. Dice el refrán: “por la boca muere el pez”. Y dice el Evangelio (Mt, 15, 17) que “lo que sale de la boca viene del corazón y contamina al hombre”, y a veces “la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad” (Santiago, 3, 6).

¿Es correcto insultar a los padres, maltratarlos de palabra? ¿No sería libertad de expresión? Podríamos decir, “¡Maldita sea tu puta madre!” ¿Es libertad de expresión? ¿Por qué no, si así lo pienso?

¿Podemos injuriar o calumniar lo más íntimo a las personas? La madre, la mujer, los hijos… y ¡Dios! Para los creyentes Dios es lo más importante, porque Dios es el Creador de todo, y por lo tanto de la familia, “la familia que Dios me ha dado”, se dice.

Ofender a Dios es tan importante o más que ofender a la familia y en consecuencia no existe ningún derecho a blasfemar (pronunciar injurias contra algo o alguien sagrado, según el Diccionario de la RAE).

La democracia exige que la convivencia entre los ciudadanos esté basada en la corrección, en las palabras y en las formas.

De no ser así, de no existir ningún respeto hacia el otro, la democracia estaría herida en su esencia, y aquella vida pseudo-democrática sería tan insoportable como una dictadura.

Vivir en democracia es respetar al que piensa distinto de lo que yo pienso. Si no existe este respeto y se va al insulto, a las palabras soeces, a expresiones corporales injuriosas, entonces la libertad de expresión, tan importante como es, se transforma en una pornografía de la lengua y de la palabra.

Y esta pornografía contagia el ambiente social, lo degrada, y hace que nadie se sienta cómodo en la sociedad en la que vive. Sin el respeto de unos con los otros no se puede afirmar que hay libertad de expresión en un país.

Entonces muchos se peguntarán por qué en la sociedad española se ha tomado la licencia de blasfemar en público, con el aplauso incluso de las autoridades.

En Madrid se gritó aquello de que “quiten los rosarios de nuestros ovarios”, y la encausada declaró ante el tribunal que la enjuiciaba que quitarse la camisa y quedarse en sujetador en una iglesia “no molesta ya a nadie”.

Si es así, ¿por qué no fue sin camisa delante del tribunal? ¡Le habrían acusado de desacato! ¿Y no es desacato entrar en una capilla católica en la Universidad en sujetador y con gritos blasfemos?

Y además: ¿No es desacato “recitar una poesía” (dijeron que era “una pieza literaria” (sic!)) donde e blasfemaba utilizando el hilo argumental del Padrenuestro?

Y en un guion de títeres para niños se exaltaba la violencia terrorista y la violencia contra jueces y religiosas.

Y en Sevilla, done la Semana Santa es tan sagrada como popular, los grupos de Podemos (un partido de inspiración chavista o bolivariana, han organizado «procesión del coño insumiso» para este año, con una imagen soez e insultante.

Mal se camina en España por la senda de la libertad y de la democracia, si prevalecen la injuria, la blasfemia y lo soez.

Si no hay responsabilidad y respeto hacia los demás, la libertad deja de ser un atributo fundamental de la persona, porque prevalece el insulto, la calumnia, el ultraje, la grosería, lo irreverente.

Entonces el lenguaje público carecerá del respeto que se merecen los ciudadanos, y la convivencia, la tolerancia, darán paso a la barbarie del insulto, la injuria y la calumnia. La democracia brillará por su ausencia. No todo vale.

Tags:
españalaicismolibertad religiosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.