Aleteia

8 síntomas físicos de la depresión

Comparte
Comenta

Obra de misericordia: Presta atención a ti mismo y a tu prójimo

La depresión es una enfermedad física. Está relacionada con el desequilibrio químico de los neurotransmisores y requiere un acompañamiento psiquiátrico adecuado, desde el diagnóstico hasta el tratamiento en sí. Sin estas medidas, la depresión tiende a agravarse.

Además de los síntomas relacionados con el desánimo, también existen sensaciones físicas que pueden indicar la enfermedad: La página “Minha Vida” (Mi Vida) menciona algunas de ellas:

  1. Cansancio o fatiga

La psicóloga y psicoanalista Priscila Gasparini Fernandes, de la Universidad de São Paulo (USP), explica que “la falta de producción adecuada de los neurotransmisores serotonina, noradrenalina y dopamina genera una postración muy grande en los pacientes”, provocando debilidad, cansancio, desánimo y falta de iniciativa para cualquier actividad.

  1. Trastorno del sueño

O el paciente durme más, buscando en el sueño una fuga de la realidad, o no logra dormir, porque no es capaz de desvincularse de los problemas que lo llevaron a la depresión. El resultado es un sueño de mala calidad. El paciente no descansa lo necesario, de ahí el deterioro en sus actividades.

  1. Problemas digestivos

La depresión involucra la disminución de la producción de los neurotransmisores, como la serotonina y la noradrenalina, que son responsables de la modulación del dolor y el equilibrio emocional. Por eso, el paciente presenta mayor sensibilidad al dolor gastrointestinal, muy común en cuadros depresivos.

  1. Cambios del apetito y el peso

La depresión altera el apetito, sea para la falta o el exceso de él, provocando pérdida o ganancia de peso de acuerdo con cada individuo. Es necesario observar el comportamiento anormal y buscar ayuda para el adecuado diagnóstico y tratamiento. Es posible que el cuadro sea de anorexia o bulimia, diferentes de la depresión, pero capaz de conducir a ésta.

  1. Dolor de cabeza

El individuo con depresión acumula síntomas emocionales, frustraciones, miedos e inseguridades y los descarga en el cuerpo, somatizándolos, afirma la psicóloga Priscila. De ahí los dolores de cabeza. Es un proceso inconciente: el individuo no tiene control sobre eso. Es necesario buscar ayuda profesional.

  1. Tensión en la nuca y los hombros

Como consecuencia de la somatización, el paciente depresivo queda en constante estado de alerta, ansiedad y nerviosismo, lo que se refleja en la tensión de la musculatura, principalmente de la nuca y los hombros.

  1. Dolores generalizados

Todo el cuerpo presenta sensación de dolor, pero la espalda y el pecho son los más afectados. Es que el cansancio propio de la depresión compromete la postura física del paciente, empeorando la tensión y los dolores musculares. La falta de actividades físicas agrava aún más el cuadro.

  1. Inmunidad baja

La persona con depresión se siente mal, física y mentalmente, lo que puede interferir en la inmunidad. Se lleva a cabo una liberación descontrolada de hormonas cuando no estamos bien emocionalmente, afectando a las células de defensa.

¿Tienes depresión? Aquí una oración que te puede ayudar

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
depresionpsicoterapia
Newsletter
Recibe Aleteia cada día