Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

Notre Dame de París: ¿gárgolas o quimeras?

Daniel Esparza - publicado el 28/02/16

Una simple distinción técnica puede ayudarnos a entender mejor las maravillas de la arquitectura gótica

Una gárgola, para decirlo de entrada, es simplemente la parte sobresaliente de un tubo que sirve para desviar el agua que, de otra manera, se acumularía en un tejado. Y no es, para nada, un invento medieval: egipcios, griegos y romanos las usaron desde siempre, para evitar que la humedad destruyese sus techos.

De hecho, la palabra francesa gargouille es un derivado del verbo gargouiller, que a su vez deriva del griego gargarizó: simplemente, “hacer gárgaras”. Eso es precisamente lo que, como elemento arquitectónico, hace una gárgola: mantiene, recoge y luego expulsa el agua lejos de los tejados y paredes del edificio.

La palabra francesa gargouille es un derivado del verbo gargouiller, que a su vez deriva del griego gargarizó: simplemente, hacer gárgaras.
La palabra francesa gargouille es un derivado del verbo gargouiller, que a su vez deriva del griego gargarizó: simplemente, hacer gárgaras.

Pero ¿cómo un simple elemento funcional se convirtió en una pieza decorativa? Y, de ser decorativa ¿por qué son las gárgolas personajes tan grotescos? Aquí, como suele pasar en estos casos, la leyenda y la historia suelen confundirse.

El célebre historiador y crítico de arte Jurgis Baltrusaitis, uno de los fundadores de la escuela de investigación artística comparada, gracias en parte a la divulgación que tuvo su libro La Edad Media Fantástica durante el siglo XX, es una autoridad constantemente citada cuando se trata de estudiar la presencia de lo monstruoso en el arte medieval, explicando que la Antigüedad clásica –con sus criaturas mitad humanas y mitad animales- nunca desapareció del todo en Europa. La presencia de las gárgolas, entonces, podría explicarse como una pervivencia de estos motivos griegos y romanos en el arte europeo posterior.

La presencia de las gárgolas podría explicarse como una pervivencia de estos motivos griegos y romanos en el arte europeo posterior.
La presencia de las gárgolas podría explicarse como una pervivencia de estos motivos griegos y romanos en el arte europeo posterior.

Otras fuentes atribuyen el uso de gárgolas a una leyenda vinculada con la vida de San Romano, obispo de Rouen. Según la leyenda, San Romano habría logrado someter a un dragón –de nombre Gargouille, “garganta”- sólo mostrándole la cruz, y lo llevó atado apenas con una cuerda al cuello hasta el centro de Rouen. Allí, el dragón fue muerto y quemado, pero la cabeza y el cuello de la bestia no pudieron ser consumidas por las llamas. Así, San Romano decidió colgarla de una de las paredes de la catedral, a modo de advertencia: el mal acecha, y sólo puede ser vencido por la cruz.

WEB-GARGOYLE-NOTRE DAME-PARIS-FRANCE-Barbara Piancastelli-CC
Otros apuntan que el uso de gárgolas en las catedrales tiene una función pedagógica, que indicaría que los dominios del mal están fuera de la iglesia, metafórica y literalmente, y que el mal huye del templo

Pero, desde luego, esto es sólo una leyenda.  Otros apuntan que el uso de gárgolas en las catedrales tiene una función pedagógica, que indicaría que los dominios del mal están fuera de la iglesia, metafórica y literalmente, y que el mal huye del templo: “sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del Hades no prevalecerán sobre ella”. Es una manera de representar gráficamente lo que se lee en la Escritura, en tiempos en los que eran pocos los que podían leer y escribir.

WEB-GARGOYLE-NOTRE DAME-PARIS-FRANCE-Ana Gremard-CC
no todas las figuras demoníacas que se advierten en las fachadas de la catedral son, en sentido estricto, gárgolas: aquellas que no tienen una función específica de desagüe son, simplemente, llamadas quimeras.

Sin embargo, no todas las figuras demoníacas que se advierten en las fachadas de la catedral son, en sentido estricto, gárgolas: aquellas que no tienen una función específica de desagüe son, simplemente, llamadas “quimeras”.

Si quieres conocer más sobre Notre Dame y sus espectaculares vitrinas y esculturas, haz clic en esta postal: te llevará a un tour muy especial por esta maravilla de la arquitectura gótica –

aleteia-travel-postacard-notredame-paris-es-prayer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.