Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿No estás listo para la Cuaresma? ¿Piensas que no estás a la altura?

ASHES,ASH WEDNESDAY
Comparte

San Francisco de Sales te ofrece la ayuda perfecta

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ya llegó el Miércoles de Ceniza y la entrada de la Cuaresma. Has leído decenas de artículos sugiriéndote lo que podrías o no podrías hacer; lo que podrías apartar de tu vida durante 40 días o qué tipo de prácticas podrías incluir.

Has evaluado los hábitos apropiados para cada edad y has aprendido a buscar el silencio. Has leído tantísimas propuestas y comentarios que te está empezando a dar el pánico.

¿Qué pasa si no estás a la altura? ¿Y si tus hábitos de Cuaresma no son lo suficientemente significativos o creativos o misericordiosos?

Look at Him and Be Radiant

La Cuaresma está aquí, pero tu cabeza no tanto; no del todo, al menos todavía. Crees que si todavía no se te ha ocurrido algún plan de reconstrucción espiritual, aprobado por los medios sociales, vas a terminar renunciando al chocolate, como de costumbre, con la sensación de haber empezado la estación de penitencia con un déficit de inspiración.

Lee sobre San Francisco de Sales. En muchos aspectos se parecía bastante a ti y a mí, tenía que esforzarse por aprender a ser paciente, relegado a dar pasitos de bebé cuando lo que él quería era sentir los cielos entre sus dedos.

Este hombre sabe mejor que nadie lo que significa no poder llegar a la estantería más alta por no haber crecido bastante, pero sin resignarse perezosamente con la balda más baja. En sus propias palabras:

Dios se regocija al verte dar pequeños pasos, y, como un buen Padre que sostiene a su hijo de la mano, Él acomodará sus pasos a los tuyos y se contentará con no ir más rápido que tú. ¿De qué te preocupas?

Da pasitos de bebé…

BABY AND MOM
Shutterstock

Se aprende a hablar hablando, a estudiar estudiando, a correr corriendo, a trabajar trabajando. De igual forma, se aprende a amar amando. Todos aquellos que creen aprender de alguna otra forma se engañan a sí mismos.

No temas si aún no tienes tu estación de Cuaresma “totalmente planeada”

pixabay

Nunca sientas prisa en hacer nada. Haz todas las cosas de forma calmada y con un espíritu reposado. No pierdas tu paz interior, ni siquiera si todo parece estar saliendo mal. ¿Qué hay en la vida comparable a un alma en paz?

Primero identifica qué es lo fundamental

NOTEPAD
Shutterstock-spass

Examina con frecuencia tu corazón, para ver si, con respecto al prójimo, es tal como tú quisieras que el suyo fuese para contigo, si te encontrases en su lugar, pues este es el verdadero punto de vista de la razón.

Y no te engañes

MAN,ALONE,LAKE
Oleksandr Pidvalnyi | CC0

(Tal vez la primera norma de la Cuaresma sea “no te engañes”)

Cada uno pinta la devoción según su pasión y fantasía. El que es aficionado al ayuno se tendrá por muy devoto si puede ayunar, aunque su corazón esté lleno de rencor, y — mientras no se atreverá, por sobriedad, a mojar su lengua en el vino y ni siquiera en el agua—, no vacilará en sumergirla en la sangre del prójimo por la maledicencia y la calumnia.

La mayoría de estas citas pertenecen al libro Introducción a la vida devota, que —por poco prometedora que te parezca tu Cuaresma a día de hoy— puede ayudarte a cambiar tu forma de pensar, para mejor, durante el transcurso de estos cuarenta días. Plantéate su lectura como una preparación para la Pascua.

Con los esfuerzos de unos patronos de su categoría, piadosos de misa diaria, esta Cuaresma podría resultar ser una estación espléndida. ¡Santos, enséñennos lo que saben!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.