Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

Busca tu verdadero tú

© Asianews

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/02/16

Cava hondo para ver qué fuerzas tienes, para saber cuál es tu verdad, lo que te hace ser quien eres

En el desierto Jesús se encuentra consigo mismo. En el silencio, frente al cielo ancho y el paisaje igual, que no distrae, está solo con su Padre.

En la soledad me encuentro conmigo mismo, con el Espíritu de Dios y también con las tentaciones del diablo.

En la hondura del alma me habla Dios. Allí no hay nada que me distraiga. Me encuentro con los límites y con las fuerzas que me da Dios para la vida. Con el miedo y los sueños. Y allí puedo elegir. El corazón experimenta el miedo, la soledad, los límites, la necesidad. Se plantea la vida a fondo.

Jesús me enseña el camino en el desierto. Allí cavo hondo para ver qué fuerzas tengo. Para saber cuál es mi verdad, lo que me hace ser quien soy, lo que me hace único. Allí tiene lugar el encuentro con el Dios de mi vida.

Jesús fue conducido al desierto. Su Padre no le deja solo. Es conducido y esa expresión implica una docilidad que me conmueve. Jesús, hijo de Dios, nuestro Salvador, es llevado, se deja guiar.

Cuando me voy al desierto y me despojo de todo lo que cada día hace que vaya de una cosa a otra, sin profundizar, cuando detengo mis pasos y acallo mi alma, cuando dejo de lado el móvil, las preocupaciones, las necesidades de los hombres… en ese momento de soledad me encuentro con mi pobreza.

Es mi desierto en el que me veo como soy, despojado de mis seguridades, expuesto en mi desnudez. Me veo en mi debilidad y en mi grandeza. Me veo en mi pureza y mi impureza. En mis alegrías y mis tristezas. Veo quién soy y me conmuevo.

Me veo desvalido y necesitado. Como un niño que acalla el grito de angustia al notar la cercanía de su padre. En el desierto no hay más voces que las mías, que surgen de lo más hondo, y la voz de Dios que intenta calmarme.

Me gusta pararme de vez en cuando y hacerme preguntas, y volver a escuchar de nuevo esa voz de Dios grabada en el alma que me recuerda su amor. En mi desierto. Ese amor suyo que es una marca indeleble que no desaparece. Como el beso de la ceniza. La marca de su amor en mi alma para siempre.

Una persona rezaba: “Me gustaría hablar mucho contigo. No te escucho. Te digo cosas y Tú hablas en mi oído. Y yo no escucho. Si tuviera el silencio que no es mío. Si tuviera la paz que se me escapa. Si pudiera tocarte cada día. Si supiera amar como Tú amas. Si conociera bien cómo quererte. Si al tocar el cielo te tuviera. Adoro ese silencio que no encuentro. Te quiero más de lo que entiendo. Te amo más de lo que sueño. ¡Qué lejos estoy de ser tuyo! ¡Cuánto me cuesta no apegarme al mundo! El ruido, la vida, las prisas. Anhelo tu paz y tu silencio”.

Muchas veces no encuentro el silencio. Ni el desierto. Pero es importante buscarlo en este tiempo. En el desierto surgen mis miedos de siempre, esos miedos que tapo cuando corro. Cuando dejo de tocar lo que soy y hago lo de todos.

Yo sé que también soy llevado por Dios, guiado por Él. Me gustaría ser más consciente de su amor que conduce mi vida. Sentir que soy empujado por Él, por su brisa, por sus manos. Sólo en el desierto puedo darme cuenta de su presencia. Si no es allí no oigo mucho.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.