Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo lograr que el perdón venza al rencor?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/02/16

Recuerdo ofensas, y no perdono, y la herida se abre de nuevo...

Ha comenzado la Cuaresma cuando casi no hemos quitado los belenes en nuestras casas. Con el aroma de la Navidad comenzamos a caminar hacia la Pascua. Sabemos lo que es realmente importante, como nos lo recuerda el Papa Francisco en el lema de la cuaresma de este año: Misericordia quiero y no sacrificio”. Mt 9,13.

Es más importante la misericordia, que los sacrificios que hago. Es más importante amar y ser misericordioso con los hombres que renunciar a muchas cosas. Es más importante recibir el amor de Dios que vivir realizando sacrificios. El mayor sacrificio es amar en esta vida. Dar la vida por amor.

Dios lo sabe: Dios misericordioso sabe que el instinto de amar del hombre se despierta de la manera más potente cuando éste toma conciencia de que está rodeado de un amor abundante[1].

Dios sabe que cuanto más nos ame más seremos capaces de amar. Cuando más conscientes seamos del amor de Dios en nuestra vida más amaremos. Cuanto más seamos perdonados más podremos perdonar a otros.

Lo sabemos, es más importante amar y perdonar que sacrificarnos haciendo sacrificios de todo tipo. A veces renunciamos, ayunamos, nos esforzamos, y mientras tanto guardamos en el alma rencor, odio y desprecio. La misericordia y el perdón son el camino de esta cuaresma.

El papa Francisco les dice a los sacerdotes: Sean grandes perdonadores. Porque el que no sabe perdonar es un gran condenador. Y ¿quién es el gran acusador en la Biblia? El Diablo. Hagan lo que hace Jesús; no hagan lo del Diablo, acusar.

Me gusta esa comparación. Dios perdona siempre. El demonio acusa y tienta. El demonio denuncia y odia. Dios siempre nos mira con amor. Siempre es misericordia. Nos pide el Papa a los sacerdotes que perdonemos siempre, que no nos cansemos de perdonar. Misericordia antes que sacrificios.

Pero esta invitación es extensiva a todos. Porque todos estamos llamados a perdonar en nuestra vida. ¡Y cuánto nos cuesta perdonar en lugar de acusar!

Perdonar con entrañas de misericordia al que nos hace daño, al que nos hiere con sus palabras y sus obras, al que nos rechaza y no nos trata con amor. Devolver misericordia cuando recibimos odio y desprecio. Es un paso decisivo en nuestra vida.

Miro mi corazón y veo rencores adheridos al alma. Miro y recuerdo ofensas, y no perdono, y la herida se abre de nuevo.

El Papa nos recuerda que en el día de nuestra muerte Jesús nos preguntará si perdonamos a quien nos ofendió y rechazamos cualquier forma de rencor o de odio que conduce a la violencia. Nos preguntará si hemos amado, no tanto si nos hemos sacrificado.

El amor siempre lleva consigo renuncias y sacrificios. Pero todo por amor. Y el perdón está unido siempre al amor. Un perdón que nos pacifica el alma. Un perdón que restablece los vínculos de amor rotos entre los hombres.

El perdón comienza en mi propio corazón. Cuando yo me perdono a mí mismo es más fácil perdonar. Pero, ¡qué difícil a veces perdonar las propias caídas, los propios errores, las propias faltas!

Dios quiere misericordia. Y yo necesito perdonarme por tantas veces en que no soy el que sueño, el que anhelo, el que deseo. Por esas veces en las que mis metas se quedan demasiado lejanas e inalcanzables o yo demasiado lejos en mi debilidad. Perdonarme por no estar a la altura de lo que otros esperan, por no tener esas virtudes y talentos que envidio.

Es difícil perdonarnos siempre. Y si no somos capaces de ello, mucho más difícil será que perdonemos a otros, que miremos a los demás con amor.

Misericordia es lo que quiere Dios y lo que yo mismo necesito. Porque el perdón sana el corazón. El perdón que recibimos y el perdón que damos. Cuando perdonamos al que nos ha hecho daño algo se sana en el alma, una herida se cierra, un hilo roto se restablece.

El otro día una persona me comentaba cuánto bien le había hecho perdonar a sus padres. Esa herida la llevaba guardada en el alma toda su vida. Fue capaz de perdonar porque Dios le concedió ese milagro, y el perdón sanador la había liberado.

Ahora podía estar con ellos sin rencor. Podía amarlos y cuidarlos en su desvalimiento sin rencor. Podía quererlos en su último tiempo de vida.

Es un milagro el perdón. Una gracia que pedimos. Más que sacrificios es más importante perdonar, pedir perdón y ser perdonado. Ese amor que posibilita el perdón, que surge del perdón, es lo central.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
almamisericordiaperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.