Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Salmos de Cuaresma

Comparte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Tobías: “ Lo que hicimos fue preparar los salmos que corresponden a  las misas del miércoles de ceniza, y los cinco domingos de Cuaresma. Buscamos lograr una música que fuera digna para la liturgia, en un lenguaje moderno y fresco, y a la vez fácil de interpretar para los músicos, y sencilla de seguir para la asamblea.

Lo que quisimos hacer fue continuar la tradición de cantar los salmos que tenemos en la Iglesia, y actualizarla un poco.

Tenemos el deseo de cubrir todo el año litúrgico, pero vamos a esperar la respuesta de la gente y ver qué quiere Dios. Esperamos que les sea de ayuda, y renueve el interés por el Libro de los salmos, dentro y fuera de la liturgia, y anime a todos a siempre dar lo mejor a la hora de preparar la Eucaristía.

“Quien reza los Salmos habla a Dios con las mismas palabras que Dios nos ha dado, se dirige a Él con las palabras que Él mismo nos da. Así, al rezar los Salmos se aprende a orar. Son una escuela de oración” (Benedicto XVI, audiencia general, 22 de junio de 2011)

Todo empezó en la Cuaresma de 2014, cuando Francesco y yo tuvimos un retiro espiritual acerca de la oración, en el que se trató, entre otras cosas, el Libro de los salmos, a partir de esa audiencia de Benedicto.

A las pocas semanas, tuvimos que hacernos cargo del ministerio de la música para una misión de Semana Santa, en una ciudad del interior de la Argentina.

La comunidad local era muy fervorosa y de mucha fe. Y para todas esas celebraciones había muchos salmos que preparar (la Vigilia sola tiene 8, sin contar el Pregón).

Al experimentar el poder de la Palabra de Dios cuando es proclamada con amor y dignidad, y al ver los frutos y cómo Dios utilizaba la música que habíamos preparado, sentimos en seguida la moción y el deseo de preparar un disco con salmos. Originalmente iban a ser salmos sueltos, y el proyecto quedó postergado por otros más urgentes.

Paralelamente, Athenas también hacía rato que venía pensando en grabar salmos. Su mamá había tenido la idea, y a pesar de tener el proyecto, tampoco habían llegado a concretarlo.

Así que el septiembre pasado, cuando lo retomamos, como ya veníamos trabajando juntos, empezamos a pensar cuál sería la mejor manera de hacerlo. Y el Señor nos mostró que lo mejor era ponerlos al servicio de la liturgia, así que decidimos preparar los que corresponden a las principales misas de Cuaresma.

Lo que siguió fue sencillo, con Athenas los terminamos de componer, y nos preparamos para la grabación con Francesco. Filmamos en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires, y en poco tiempo terminamos todo.

Creemos que estamos en un tiempo de muchos cambios en todo el mundo, y que más que nunca hace falta que todos los bautizados seamos sal y luz en este momento de la historia.

No solo debemos ir a buscar a los que están perdidos, sino también evangelizar a los que ya están dentro de la Iglesia, pero tal vez todavía no han tenido la experiencia del encuentro transformador con Cristo. Y la misa es un excelente ámbito para hacer todo esto.

Preparar con amor cada uno de los detalles, es algo que siempre es agradable para el que llega por primera vez, o ya está cansado de la rutina. Estos salmos son nuestro aporte a uno de los tantas caras de la celebración de la Eucaristía”.

 

Por Tobìas Buteler

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.