Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
San José de Cupertino
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Misericordia en una sobreviviente del Holocausto: «Sigo adelante con ayuda de la fe»

Portaluz - publicado el 05/02/16

“Nunca olvidaré esa noche, la primera noche en el campo, la cual convirtió mi vida en una larga noche, siete veces maldecida y siete veces sellada. Nunca olvidaré aquel humo. Nunca olvidaré las caras pequeñas de los niños, cuyos cuerpos vi convertirse en espiral de humo bajo un silencioso cielo azul.” (Elie Wiesel, Night, pág. 32/ Elie ganó el Premio Nobel de la Paz.  Sobreviviente del campo de concentración de Buchenwald, Alemania)

Durante la década del cuarenta el mundo era testigo de los intentos por establecer un Nuevo Orden en la Alemania Nazi. El destino de los romances bajo el régimen de Hitler era paralelo al de los judíos: Los Rome y los Sinté -dos poblaciones gitanas- estuvieron entre las primeras víctimas del Holocausto. La novela Los ojos azules recoge el relato de episodios auténticos de la vida de Rita Prigmore-Winterstein, una Sintsa o Gitana de Würzburg (Alemania), cuya familia fue fuertemente perseguida durante la ocupación nazi.

A partir de 1933, todos los Sinté fueron censados. De ellos, un 5 % recibió  la etiqueta «Gitano de sangre pura». El 95 % restante, denominado como «Gitano mestizo», fue sometido a una esterilización forzada a partir de 1942 y finalmente deportado a Auschwitz. Fue así como los agentes de la Gestapo obligaron a Theresia Seible Winterstein, una bella y elegante bailarina gitana de Mannheim (Deutschland), a firmar un documento en que «autorizaba» su propia esterilización bajo amenaza de ser deportada a los campos de Auschwitz.

La obsesión y la soberbia Nazi 

No obstante, a pesar de esta brutal imposición, sigilosamente la vida correría con fuerza en el vientre de Theresia, quien, con solo veinte años, igual quedó embarazada.

¡Un acontecimiento extraordinario, dado lo ocurrido! Junto a su novio, el músico Gabriel Reinhardt, tuvieron que comunicarlo a la Gestapo. En 1942, la llamaron para programar un aborto, sin embargo, durante las pruebas vieron que estaba embarazada de gemelas. Entonces le hicieron firmar nuevamente su voluntad de entregar sus hijos a los nazis, para que realizaran investigaciones, o serían deportados a Auschwitz.

“Programaron una nueva esterilización hasta después de que naciéramos. Mi madre pasó varias revisiones en el hospital universitario de Wüzburg con el doctor Werner Heyde, discípulo del doctor Mengele”, cuenta Rita… una de las sobrevivientes. Josef Mengele era un despiadado investigador de gemelos que dirigía el área de experimentaciones con humanos en Auschwitz. Era genetista y tenía por objetivo crear un particular producto: Arios, puros, de raza. “Hasta entonces, solo se habían permitido experimentos con animales, pero después se hicieron experimentos con humanos, entre ellos a mi hermana y a mí”, agrega Rita en un encuentro mantenido con jóvenes de la comunidad San Egidio en Madrid (España).

Rita y Rolanda, conejillos de indias

“Nacimos yo y Rolanda (su gemela) el 3 de marzo de 1943. Mi madre me dijo que asistieron al parto médicos uniformados, que nos llevaron a mi hermana y a mí inmediatamente… ella no nos vio hasta pasados cinco días. Al cabo de una semana, mi madre pudo volver, nos tomó y escapó del hospital. Tenía miedo de que toda la familia pudiera haber sido deportada a Auschwitz, porque en abril de 1943 casi todos los gitanos habían sido deportados allí”.

Theresia pudo estar junto a sus hijas algunas semanas. No obstante, sentía que serían los últimos instantes en que las vería con vida. Por cuestiones de salud, dice Rita, “ella tuvo que llevarnos de nuevo al hospital y ya no podía visitarnos. Al cabo de dos semanas mi madre no lo pudo soportar y fue al hospital para intentar vernos; lo pidió varias veces, y finalmente una de las enfermeras le permitió ver solo una niña: a mí. Alarmada, mamá preguntó: «¿Y la otra niña?» La enfermera la llevó al pabellón y allí vio a Rolanda en la bañera con una camisa y un vendaje en la cabeza. Estaba muerta. Mi madre enloqueció, salió corriendo, fue a la sección infantil y me sacó de la cama”.

 Salvada por el amor valiente de su madre

Rita también tenía la cabecita vendada, pero su madre pudo salvarla a tiempo. A las dos pequeñas –siguiendo el protocolo Nazi de Mengele – les habían inyectado sustancias experimentales en el cerebro y la zona posterior de las corneas, con el objetivo de intentar transformar sus ojos oscuros, gitanos, en azules. En aquel instante y con los nervios de toda madre, apenas pudo acudir al lugar donde estaba su padre para decirle: «Nos vemos en el punto de encuentro», que era una iglesia. “Mi madre me llevó a la capilla de Santa Rita y me bautizó de urgencia, poniéndome el nombre de Rita. Luego fue a casa, donde miembros de las SS la estaban esperando. Me dejaron dos días más con ella y luego se llevaron a mi madre”.

Finalmente su madre fue esterilizada, igual que un joven tío, quien había estado oculto uniéndose a las juventudes nazis… «hasta que se descubrió su origen», aclara Rita. Durante un invierno entero, Theresia  no supo del paradero de su hija Rita. “Pasado ese tiempo, recibió una carta de la cruz roja diciéndole que podría pasar a recogerme y estar conmigo. Era el año 1944. Durante mucho tiempo nunca supe qué es lo que me había pasado. Mi madre no me lo explicó para que no tuviera que cargar con la tristeza. De niña estaba siempre enferma, muchas veces me desmayaba, iba al colegio pero me quedaba muy débil y siempre me sacaban de la escuela por mi defecto físico (en el cráneo)”.

El encuentro con la verdad a los cuarenta años

Pasó el tiempo y Rita creció desconociendo las torturas a que había sido sometida y de las que se libró de forma inexplicable, según le contaría su madre. Se casó a los 21 años, tuvo dos hijos y emigró a vivir en Estados Unidos.

Tras cuarenta años Theresia decidió contar a su hija sobre los trágicos sucesos. Las cicatrices en el cuerpo y la verdad revelada no minaron la fe de Rita. Al contrario, la motivaron a dar testimonio de esperanza, perdón y confianza en Dios.

A sus 71 años, Rita Prigmore con un pañuelo de flores anudado al cuello sonríe, siempre sonríe al contar las historias de sus ancestros y cómo a pesar de ser despojados de todo nunca abandonaron su fe en Dios. Su tío Otto Winterstein y su tío abuelo Früz Spindler, que estaban en Auschwitz, también sobrevivieron. “No así muchos otros que fueron aniquilados. Se calcula que 500 mil gitanos Sinti y Rome fueron asesinados durante la época de Hitler. El año pasado fui a Auschwitz por primera vez, y no fue fácil para mí, porque muchas personas de mi familia fueron asesinadas allí”.

“Sigo adelante con ayuda de la fe”

Testimonios, como los de su madre Theresia, son parte del archivo del Museo Memorial del Holocausto en Estados Unidos y se utilizaron para producir la retrospectiva titulada, «Medicina mortal: creando la raza maestra».

Rita es una reconocida activista católica, y en el momento de preguntar si es posible perdonar, ella sin apuros dice: “Nunca se olvida. Y se perdona porque las nuevas generaciones, que son el futuro, deben saber qué fue lo ocurrido, tener datos sobre esa parte de la historia. Transmito mi testimonio para que afronten su futuro. Preferiría estar con mis nietos, pero sigo adelante con ayuda de la fe”.

Ha participado en múltiples conferencias y ha recorrido distintas universidades para decir que nadie de hoy tiene la culpa de lo que ocurrió en los campos de exterminio, pero que «todo el mundo tiene la responsabilidad de que no vuelva a ocurrir”, y agrega: “Cuando te preguntan de dónde vienes, de repente cambia todo. Entonces dejas de ser la persona que conocen… y te ven judío, gitano, polaco, checo, turco, musulmán o de alguna otra minoría. ¿Dónde se origina el que uno pierda de repente el derecho como ser humano cuando oyen que eres gitano? Yo creo que sólo Dios, que nos creó, tiene derecho a decidir nuestro destino o juzgarnos”

Artículo originalmente publicado por Portaluz
Tags:
misericordianazismotestimonio

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.