Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconDesde Roma
line break icon

El Glorioso Cristo de Chiapas y el Papa Francisco

Gilberto Hernández García - publicado el 05/02/16

Una réplica del "Cristo de Copoya" preside el estrado montado para el encuentro del Papa Francisco con las familias mexicanas en Tuxtla Gutiérrez

«El Cristo más grande del mundo». Así es catalogado el monumento de 64 metros de alto, consistente en una enorme cruz que arropa en su interior la silueta de Cristo resucitado, y que se levanta en la zona sur de Tuxtla Gutiérrez, capital del sureño estado de Chiapas, como «un tributo simbólico a la fe, la fraternidad y la convivencia pacífica» en esta región de México.

El «Glorioso Cristo de Chiapas», o «Cristo de Copoya» -como también se conoce por el nombre del lugar donde se levanta-, se empezó a construir hace ocho años en una iniciativa conjunta del gobierno del estado, la diócesis de Tuxtla y un patronato de la sociedad civil. Fue inaugurado el 6 de diciembre de 2011 por Monseñor Rogelio Cabrera, entonces arzobispo de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez.

Además de ser un atractivo turístico y símbolo de fe y de las creencias del pueblo, «está siendo, con el transcurso del tiempo un referente para Chiapas en el país».

Más alto que el Cristo Redentor de Río de Janeiro

El conjunto monumental, obra del arquitecto Jaime Latapí López, forma parte del proyecto «Santuario del Glorioso Cristo de Chiapas», que aún se encuentra en proceso de construcción. Cuenta con una capilla en el interior y se proyecta un Museo de la Sábana Santa. El acceso al complejo religioso está conformado por un Viacrucis monumental. Así, todo el espacio busca ofrecer a los fieles de la región y los peregrinos un ambiente de meditación y oración.

La corpulenta cruz, fabricada en acero inoxidable y aluminio, mide 48 metros de altura y 37 metros de brazo a brazo; además de 16 metros del basamento hormigón, por lo que se considera que es el más alto del mundo, superando al Cristo Redentor de Río de Janeiro, Brasil, que mide 38 metros de altura.

En su construcción se ha optado por las nuevas tecnologías. El arquitecto Latapí aclaró que el acero no requiere mantenimiento, con esto se busca tener una imagen de Cristo que dure por mucho tiempo; además de que el acero tubular lo hace muy ligero. También expresó que la iluminación es también un concepto innovador: se han diseñado lámparas específicamente para este monumento. Los colores de los bordes van a ir acorde con el calendario litúrgico. Dejó en claro que este tipo de iluminación consume poca energía.

El basamento de la cruz monumental tiene una forma piramidal, en sintonía con la ancestral cultura maya de la región. Pretende «dar a conocer parte de la historia prehispánica y especialmente de la mezcla que hubo entre los españoles y nuestras culturas», señala en autor de la idea, Jaime Latapí.

«La escultura es un anhelo y petición del pueblo de Copoya y de los Chiapanecos, ellos se sienten cuidados y queridos por un Jesús, que vela y los bendice día y noche no sólo a los habitantes de esa región, sino a todos los mexicanos», comenta el arquitecto Latapí.

El hombre al encuentro de Dios

«La imagen de Cristo en la cruz es un signo que nos permite recordar constantemente que el hombre deber ir al encuentro con Dios», había dicho el sacerdote José Luis Espinosa Hernández, ex vocero de la arquidiócesis de Tuxtla, el día de la inauguración del monumento, al subrayar la importancia que tiene este símbolo en una ciudad como Tuxtla, donde conviven diversas comunidades cristianas de corte evangélico y neo pentecostal, además de Iglesias como la presbiteriana, anglicana y católica.

«Tiene como propósito también, ayudarnos a recordar los compromisos de la fe y las obras. La fe no es un mero sentimiento, sino parte de una virtud teologal, una disponibilidad para estar convencidos de la realidad espiritual aun cuando no la vemos», señaló el sacerdote de la arquidiócesis tuxtleca. «La fe sin obra, es fe muerta; la fe no es mera susceptibilidad ni subjetivismo, no son suspiros al aire, es compromiso con Dios, con nosotros y con los demás».

Cristo de luz, Cristo de unidad

A diferencia de otras representaciones de Cristos monumentales en otras partes del mundo, el Cristo de Copoya representa dos momentos trascendentales de la vida de Jesús: la crucifixión «aceptada por Él, como sacrificio y expiación de los pecados de toda la humanidad»; y el de la resurrección de Jesús glorioso, «en el que bendice y abraza a todo su pueblo».

En la justificación y presentación del proyecto, que puede leerse en la base del monumento, dice: «Hace 500 años, Cristo Jesús llegó a estas tierras chiapanecas y fue acogido por nosotros para su mayor gloria, como “el camino, la verdad y la vida”. Jesús después de resucitado, antes de subir a los cielos, estuvo con nosotros para seguir dándonos el mensaje de su Padre».

El concepto arquitectónico de esta representación del Cristo de Copoya, «nos deja marcado en la cruz del sacrificio, su imagen gloriosa: está y no está. A través de este concepto, se transforma en un Cristo de luz, en un Cristo transfigurado, por el cual envía su luz a las comunidades de Tuxtla Gutiérrez y Copoya». Es un Cristo de luz porque «la luz pasa del sur hacia el norte y hace que se note un perfil dorado y los rayos llegan hasta la ciudad», señaló el arquitecto Latapí. Añadió que también está dispuesto que sea un «Cristo universal, de unidad entre todos los cristianos».

Tags:
mexicopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.