Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

“Qué emoción oír nuevamente el latido del corazón de mi hijo”

Gelsomino del Guercio - Aleteia Team - publicado el 04/02/16

Heather Clarke dio vía libre a la donación del corazón de su hijo, que murió prematuramente, y permitió salvar a otra niña

Un encuentro hizo conmover a los Estados Unidos. Sucedió entre la madre de un niño fallecido con sólo siete meses y a quien se le extrajo el corazón, y la niña que ahora vive precisamente gracias a ese corazón (Il Messaggero, 1 febrero).

Sufrió abusos

Era el 2013 cuando Lukas Clarke, el hijo de Heather, de sólo siete meses y residente en California, murió tras haber sido abusado por el novio de su niñera, a quien se sigue investigando por violencia sobre un menor.

Fue en ese momento que la mujer decidió donar los órganos de su hijo para dar posibilidad a otros de vivir la vida que se le negó a Lukas.

El trasplante para Jordan

Se salvaron tres personas gracias a él. Entre ellas, Jordan Drake, que nació con una malformación cardiaca, que en el momento del trasplante tenía sólo 18 meses de vida.

Una cirugía delicada pero que salió bien gracias a la habilidad de los médicos del hospital pediátrico de Phoenix, en Estados Unidos. El sábado 30 de enero Heather quiso conocer a la pequeña Jordan, que ahora tiene cuatro años y goza de buena salud.

“Es muy fuerte”

Heather escuchó por primera vez latir el corazón del pequeño Lukas. “Es tan fuerte”, dijo Heather al escuchar el corazón de su hijo en el pecho de Jordan ayudándose con un estetoscopio.

“Haber donado sus órganos fue la elección adecuada porque me ha dado la posibilidad de abrazarlo de nuevo. Y no habría pensando nunca que esto podía suceder. Nos hemos hecho amigos de la familia de Jordan y creo precisamente que nuestra relación continuará también en los próximos años.

“Le ha devuelto la vida a mi hija”

“No quiero decir nada, no hay palabras correctas en este momento –dijo Esther González, mamá de la niña salvada– quiero sólo abrazar a la mujer que le devolvió la vida a mi hija. Su gesto generoso para nosotros ha significado todo”.

Tags:
abusos sexualesdonacionestestimoniotrasplantes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.