Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

Ser padres: Más ejemplo, primero tú estar bien

Radio Maria - publicado el 03/02/16

Antes que los límites está el amor

La educación de los hijos se nos presenta como un gran desafío. Vivímos con el temor de caer en demasiados cuidados que desencadena en la sobreprotección o en la libertad extrema que se convierte en soledad y peligro.

Liliana González, psicopedagoga con más de 30 años de trayectoria, participó del programa Entre Nosotros sobre la educación de nuestros hijos más con el ejemplo que con las palabras.

“El ejemplo es fundamental. Cuando hay poco tiempo para educar tendemos a poner el problema en el otro, en los chicos que ahora vienen de tal o cual modo. Por ejemplo, no podemos mandar a los chicos en penitencia por pelearse con su hermano, si los adultos peleamos en casa”, cuenta la especialista en niños y adolescentes.

“Si soy apocalíptico, si digo que todo está mal y podrido, es muy difícil que los chicos crezcan firmes y con confianza”, dice la especialista.

También habló del tiempo compartido en la casa. “Al menos una comida rica por día, preparada por mamá o papá, en lo posible no encargada fuera (delivery), donde podamos compartir, reírnos”.

Según González, «si el clima en la casa es atractivo los chicos van a querer estar, sino van a preferir estar afuera o huir. La especialista invitó a preguntarse uno mismo como adulto ¿yo, quiero volver a casa o prefiero quedarme afuera haciendo tiempo o llenarme de miles de actividades?”.

“Hoy que hay menos horas de papá y mamá, hay otros significativos, todo aquel que puede hacer un acto educativo (o al revés) con tu hijo: niñera, docentes, abuelos o tíos, siempre es significativo si concuerda lo que se dice con lo que se hace. No podemos pedirles a los chicos no usar el celular en clase, si el docente está permanentemente mirando la hora en el suyo”.

Los chicos aprenden mucho con lo que ven, más que con lo que decimos. Es muy difícil pedirles a los chicos que traigan caritas felices de la escuela si los adultos pintamos un mundo negro y sin escapatoria».

«Venir todos los días con caras largas de trabajar, con pesadumbre y espíritu inconformista es terrible».

«Yo siempre digo que esa gente que no puede anclar en el deseo algo que le haga sentir bien, lo que sea, (danza, deportes, arte, cocina, jardinería) que en verdad le guste, la verdad es que el mensaje que le damos a los chicos es de subsistencia».

«No venimos al mundo a sobrevivir sino a honrar la vida. Los padres que se animan a emprender alguna actividad que les gusta, descubren que al final hay tiempo, y que eso les hace muy bien también a los chicos.Lo primero es transmitir amor por la vida”.

Antes que los límites está el amor

“Los límites incoherentes o incumplibles, o límites que quizás nosotros no tenemos en la propia vida, son muy confusos. Yo intento con los papás de poner los límites en el segundo lugar, y traer el amor primero», explica.

«Estoy convencida de que un niño amado de verdad, que se siente amado y que sus padres están felices con él, es un niño limitado en cuanto a que por amor cuida a sus padres, por amor aprende, por amor se cuida», continúa.

«Una cosa es predicar el amor y otra cosa es transformarlo en verbo, o sea amar. Es muy difícil poner límites si no está asegurado el amor porque los chicos sienten ¿por qué me decís que no y te tengo que obedecer si no estuviste, si no me acariciaste, si no me miraste? Primero tiene que estar el sí que es el amor».

«Si un chico de verdad no se siente valioso o amado cuando lleguen los padres cansados o quejosos, se va a portar de las mil maneras posibles mal, se va a enfermar y todo para llamar la atención», advierte.

«Los síntomas de los chicos convocan a los padres. El niño que se enferma logra tener a su mamá al lado, el que se pone hiperquinético y rompe y rompe, se sube a los árboles, cruza sin mirar, no tiene a su padre al lado».

«A veces los chicos buscan a los padres en esas conductas negativistas que nos ponen tan mal pero en realidad esto no se mejora aumentando los límites sino revisando la relación».

«¿Cómo es la calidad de tiempo que tengo con mi hijo? Acá nadie pide que las madres y padres dejen de trabajar, sino que miremos qué calidad de tiempo tenemos sea poquito o mucho. Los pediatras piden media hora de encuentro real (y no solo visual) con los niños cada día”.

«Los chicos miden el amor como con una vara, cuánto los querés, a quién querés más. Eso es bravo. Por eso a mí me asusta esa tendencia a pensar sólo en los límites con puros “no”, cuando lo primero es el amor», reitera.

«El chico adolescente que sale a la noche y sabe que los aman y que los esperan, y que es valioso, se cuida más -añade-. Ese es el triunfo del amor, de la infancia».

Un papá responsable es el que se ocupa de que no falte el alimento, el abrigo, las vacunas y la escuela, pero eso no alcanza. Se necesitan padres gozosos, un papá que de verdad tenga ganas de encontrarse con los chicos y que eso se le note, a pesar del cansancio”.

En el fondo necesitamos transmitir amor por la vida. Antes de un papá, una mamá, un docente, hay un hombre o una mujer», prosigue.

«Si la mujer, por ejemplo, está enojada con sus hermanos, con su esposo, con sus compañeros, con el mundo etc etc etc., desde el enojo no se siembran valores sino malestar, resentimiento».

«Entonces primero hay que ver cómo está el hombre y la mujer, qué asignaturas pendientes, qué cosas por resolver», indica.

«Muchos padres peleados con sus padres, dejan sin abuelos a los chicos, y el ejemplo de no resolución de los conflictos no es bueno, hay que trabajar en eso -continúa-. Tenemos que hacer un fuerte replanteo de cómo estamos como hombres y mujeres para después ver qué paternidad y maternidad sale desde ahí”.

La especialista termina diciendo que “como padres no podemos decir: “con este hijo no puedo”, con o sin ayuda. Cuando hay dificultades vayamos a alguien que nos ayude para no quedarnos sin hijos.

Artículo originalmente publicado por Radio Maria

Tags:
familiahijospaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.