Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 15 mayo |
San Isidro Labrador
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Puedo ser contemplativo si no vivo en un convento?

Alvaro Real - publicado el 02/02/16

Laicos que intentan vivir en la contemplación y hacen de su vida diaria un oasis de espiritualidad

La Fraternidad de Laicos Camaldulenses de Montecorona nació en el 2008 y desde entonces intenta ayudar en todo lo que pueden a los camaldulenses, eremitas que viven de manera contemplativa en oración y soledad.

Pero además de vivir su espíritu y su manera de ver el mundo, sus miembros también quieren ser contemplativos en medio del mundo.

Javier Onrubia es el fundador de esta Fraternidad y en El Espejo de COPE explica cómo conocieron a estos religiosos-eremitas, cómo se enamoraron de su manera de vivir, cómo intentan ayudarles y cómo viven la contemplación con su familia, amigos y compañeros de trabajo. Es posible trabajar, tener familia y además ser contemplativo… Es posible.


KOBIETA W ŚWIETLE

Te puede interesar:
10 caminos a explorar para sentirse más en la presencia de Dios

Tú estás casado y con dos hijos y trabajas en un despacho de abogados, pero en esta Fraternidad  hay muchas realidades: hay hombres, mujeres, jóvenes, no tan jóvenes, personas casadas, solteras, trabajadores, pensionistas, parados, estudiantes… ¿Qué tenéis todos en común?

Lo que nos une a todos es el amor a la congregación de eremitas camaldulenses de Montecorona y la aspiración a vivir en medio de nuestras condiciones particulares la espiritualidad de estos eremitas, que puede concretarse en el silencio, la soledad, la lectura espiritual y llevar una vida en clave contemplativa.

Tratamos de descodificar todos y cada uno de los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor a la luz de la palabra de Dios.

¿Cómo fue la primera visita que hicisteis a la Camáldula? ¿Cómo os encontráis con estos hombres? ¿Cómo es su mirada?

En 1978 coordiné la fundación de las juventudes de Claustros necesitados, con el padre Gerardo Escudero (sigue existiendo y hace una labor extraordinaria) y ahí conocí que existía una cosa que se llamaba el Yermo Camaldulense.

El Yermo es como llaman los eremitas camaldulenses a sus monasterios. Existía en España, en Burgos, en Miranda de Ebro.

En aquella época era muy difícil contactar con ellos por problemas de teléfono y porque era una comunidad de ermitaños muy mayores y había muy poquitos españoles.

Aunque parezca mentira yo estuve 30 años detrás de ellos… para poder ir a visitarles aunque fuera una semana. Había unos días de visita en los que podías estar dos horas, pero ir de Madrid a Miranda de Ebro para estar dos horas…

Hace 30 años se me despertó el interés en conocerlos y por fin en 2008 pudo ser posible el ir a verlos… la comunidad comenzó a rejuvenecerse, había eremitas españoles y ya pudimos hablar con ellos por teléfono.

En el 2008 fue posible ir, fuimos un grupo de personas (fundadores de la Fraternidad) y después de numerosas visitas decidimos que había que hacer algo para ayudarles y dar a conocer su vocación.

Pero sobretodo ayudarnos a nosotros mismos porque lo que vimos allí nos impactó muchísimo y nos cambió.




Te puede interesar:
¿Cómo viven y quiénes son los ermitaños del siglo XXI?

¿Cómo podemos ayudarles? ¿Qué podemos hacer nosotros?

En primer lugar rezar para que perseveren en su vocación, porque es una vocación que hace muchísima falta en la Iglesia: la de los eremitas, los superespecialistas de la vida contemplativa.

En segundo lugar se les puede ayudar, por ejemplo, visitándoles y comprando miel de sus colmenas o los rosarios que ellos hacen.

También hay un libro que han editado, Escondidos con Cristo en Dios, en el que cada página es una fotografía con un texto para la meditación.

Por primera vez puede verse el interior de la clausura de los eremitas camaldulenses y cómo es una celda. Ellos tienen la característica de que no viven en celdas en un claustro, sino que viven en “casitas” independientes una de otra.

En cada una tienen una pequeña capilla, el dormitorio, la sala donde estudian, comen y trabajan y luego el cuarto de baño y su huerto. Por primera vez puede verse esta casita. Se pueden pedir estas cosas y  ayudar con el correo: frat.laicoscamaldulenses@gmail.com

¿Los que no podemos vivir en un monasterio tenemos que renunciar a ser contemplativos?

En absoluto. Nosotros partimos de la base de que cualquier bautizado está llamado no solamente a la santidad, sino que lleva el germen de la vida contemplativa.

La vida contemplativa para cualquier bautizado, para cualquier cristiano de “a pié” es simplemente descodificar la realidad a la luz de la Palabra. A eso estamos todos llamados.

Por supuesto que hay especialistas y superespecialistas en la vida contemplativa, que son aquellas personas que se retiran a un monasterio por una vocación muy especial, pero los que estamos casados, tenemos hijos o estamos solteros, jóvenes o mayores también podemos vivir esa vida contemplativa en medio del mundo.


KOBIETA PATRZY W OKNO

Te puede interesar:
¿Que la oración contemplativa no es para ti? Prueba esto

Proponéis cinco pasos: oración, meditación, lecturas, silencio y soledad. Dime ¿cómo se puede hacer esto en nuestra vida cotidiana?

Yo te puedo hablar de mi experiencia personal. Vivo a las afueras de Madrid y para ir a trabajar tengo que tomar el Cercanías. Aprovecho el tren para hacer la lectura espiritual.

Siempre a lo largo del día procuro tener un ratito de silencio y de soledad para el Señor. Puede ser en un parque, puede ser en un ratito de descanso en el despacho donde trabajo o puede ser cuando voy a por el tren, o en casa.

Es una cuestión de prioridades, qué prioridades tienes tú en la vida. Si tú buscas ese silencio, esa soledad, ese momento de recogimiento, ese tiempo para lectura creo que se puede conseguir y alcanzar.

Evidentemente el clima adecuado es el de estar en una clausura, tener un horario determinado y vivir para eso, pero los que tenemos que vivir para otras realidades no tenemos que renunciar a ello.




Te puede interesar:
12 conventos y monasterios en Asís: Alojamientos en paz y bien

Y en el mundo, con la gente… danos algún ejemplo, ¿Cómo podemos vivir esta contemplación junto al otro? 

Hay una visión tópica de que la vida contemplativa significa encerrarse en tu torre de marfil, renunciar a relacionarte con los demás y vivir tranquilamente. No, en absoluto.

Lo primero que aprendes cuando la vida contemplativa te rodea es que el producto de la contemplación tienes que compartirlo.

Para nosotros el fruto de cualquier actividad, de cualquier tipo de trabajo apostólico, político o sindical tiene que nacer en la contemplación. La contemplación para nosotros es el motor principal y eso hay que cuidarlo.

Es una necesidad que hay que compartir con los demás. Los camaldulenses suelen decir que ellos son solitarios, pero solidarios.

Ellos se acuerdan de todas y cada una de las necesidades que está pasando el mundo, la sociedad, la crisis económica, la corrupción… ellos lo saben, rezan y si va a haber una solución, aparte del trabajo práctico va a venir también de la oración.




Te puede interesar:
¿Por qué los monjes de clausura se «encierran» en sus conventos?

Tags:
almacontemplaciónlaicosoracionreligiososvida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
4
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
5
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
6
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.