Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Fotos virales: Sorprenden a su abuela en el hospital el día de su boda

Comparte

La fotógrafa de la boda espera que las imágenes le recuerden a la gente que las bodas van sobre la “familia y el amor”, no el vestido y el pastel

Finalmente, una historia que se ha vuelto viral que es lo suficientemente dulce para dar calor incluso a los corazones más fríos.

Olvídate de las pedidas de mano escenificadas, invitaciones a fiestas de graduación, olvídate de la cuidadosa coreografía del baile de la fiesta de la novia, olvídate de lo desmesurado, las noticias de embarazo más lindas,… esta es una historia de amor verdadero, espontáneo, del tipo que hace que una pareja se salga del programa en su día especial para asegurarse que alguien más se sienta también especial.

Cuando Peg McCormack, de 91 años, se cayó y se rompió el tobillo en la mañana de la boda de su nieto, quedó devastada pues los doctores le dijeron que tendría que faltar al gran evento.

Ya estaba vestida para la ceremonia, y se le rompió el corazón al saber que se perdería no sólo las nupcias de la pareja sino la excepcional oportunidad de ver a muchos miembros de su familia y amigos.

¿Recuerdas el viejo dicho: “Si Mahoma no va a la montaña, la montaña viene a Mahoma”?

Pues bien, el nieto de McCormack, Brian Kurtulik y su nueva esposa, Lauren, dieron vida a la frase cuando inmediatamente después de casarse metieron a todo el que pudieron en el autobús alquilado para la fiesta y se dirigieron no hacia la recepción sino al hospital.

Ahí, sorprendieron a McCormack, que ya se había resignado a perderse el gran evento y esperaba sólo que la pareja se pasara por ahí de camino al aeropuerto para su luna de miel al día siguiente.

Rachel Nolan, la fotógrafa de la pareja, recuerda ese momento en un artículo para Country Living:

“Cuando entramos en la habitación, Peg estaba sorprendida. Fuera de sí, en realidad”, escribió Nolan. “Sólo decía, ‘no puedo creer que estén aquí’ y les agradecía profundamente por haber ido a verla. Por la manera en como los tomaba de la mano, tocaba sus caras y los miraba, podías adivinar que tenían un lazo especial. Creo que no soltó la mano de Brian en todo el tiempo que estuvieron en la habitación”.

Nolan añadió, “fue un momento muy especial para ella darse cuenta cuán importante ella es para su nieto y su nueva esposa… tan pronto los vio, su cara se iluminó. No había un solo rostro sin lágrimas en todo el cuarto”.

Nolan dijo que el desvío al hospital de camino a la recepción le dio un fresco significado a su trabajo como fotógrafa y le recordó que el núcleo de las bodas son las familias, no una perfección estética.

“¿Momentos así? De esto se tratan las bodas”, escribió Nolan. “Familia y amor. Esta fue realmente una señal maravillosa y un verdadero testamento de las increíbles personas que son Lauren y Brian. Sacaron tiempo de su día de bodas, llevaron a todo el mundo en el autobús de la fiesta a donde Peg estaba y la hicieron la abuela más feliz del mundo. Fue realmente un momento increíble, y estoy agradecida que pudimos captarlo para ellos”.

“Deseo que la gente pueda ver estas imágenes y se de cuenta de que las bodas son más que un vestido, flores y comida elegante”, dijo Nolan en una entrevista para el Huffington Post. “Son sobre los pequeños momentos, esos que no regresan. Los días de boda son sobre ti y tu pareja juntos y la nueva familia que están creando”.

Lo que de todos modos hubiera sido ciertamente un momento inolvidable para los recién casados y sus familias se volvió incluso más conmovedor pues Peg McCormack murió ni siquiera un mes después de que los Kurtuliks se casaran.

“Sin siquiera saberlo, (al visitar a la abuela de Brian) fue la mejor decisión que hicimos ese día”, escribió Lauren Kurtulik más tarde en Instagram. “Gracias a Dios lo hicimos y pudimos captar ese momento especial. Esto es de lo que se trata la vida. Nos perdemos en los momentos perfectos y situaciones perfectas, y a veces olvidamos lo que está pasando ahora mismo”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.