Aleteia

Francisco y los indígenas en Chiapas: un encuentro necesario, esperanzador

Comparte

En México hay 62 pueblos originarios y cerca de 12 millones de indígenas, de los cuales 80 por ciento, simplemente, están fuera de todo desarrollo con dignidad

Si algún grupo humano puede ser considerado como “periférico” en América Latina, ése es el de los antiguos señores de estas tierras: los indígenas. La pobreza, la falta de trabajo, la marginación y la explotación son, para ellos, “el pan nuestro de cada día.”

Y en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, al sur de la República Mexicana, colindando con Guatemala, existe una grande concentración de indígenas que continúa esperando justicia, una palabra de la Iglesia, una ventana de oportunidad para salir de la miseria.

En México hay 62 pueblos originarios y cerca de 12 millones de indígenas, de los cuales 80 por ciento, simplemente, están fuera de todo desarrollo con dignidad. Y fue ahí, en San Cristóbal de las Casas y en los Altos de Chiapas donde en 1994 se insubordinó el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional, a cuyo frente estaba el “subcomandante Marcos”.

Por ello tomará especial relevancia el encuentro que tenga el 15 de febrero próximo con los indígenas el Papa Francisco en San Cristóbal de las Casas, una de las diócesis más antiguas de México (fundada en 1539) y a quien cabe el orgullo de que su primer obispo fuese el “Apóstol de los Indios”, fray Bartolomé de las Casas.

La ocasión anterior que un Papa se había reunido con indígenas en México fue el 11 de agosto de 1993, cuando, en medio de su viaje apostólico por Jamaica, México y Denver, san Juan Pablo II se reunió con ellos en el Santuario de Nuestra Señora de Izamal, en Yucatán.

Aquél día, el Papa Juan Pablo II les dijo a los indígenas de todo el continente: “¡No se dejen abatir o atemorizar por las dificultades! Sepan que el presente y el futuro de sus países está también en sus manos y depende de sus esfuerzo. El trabajo de ustedes es un quehacer noble y ennoblecedor, pues los lleva a colaborar con Dios creador y a servir a los demás hombres hermanos nuestros.”

Encuentro, celebración y almuerzo

En la diócesis de San Cristóbal, 75 por ciento de la población es indígena (cerca de millón y medio de personas), pertenecientes, principalmente, a los grupos tzeltal, tzotzil, chol, tojolabal y zoque. A ellos se suman otros grupos como la etnias mam, quické, kanjobal, quekchí…

El encuentro del Papa Francisco con los pueblos indígenas tendrá́ lugar el lunes 15 de febrero, en los Servicios Deportivos Municipales (SEDEM) de San Cristóbal de Las Casas. Se calcula que a la celebración eucarística acudirán 90,000 personas, la mayoría indígenas y el Papa concelebrará con el padre Marcelo Pérez, tzeltal; con el padre Felipe Jaled, también tzeltal, y con el padre Heriberto Cruz, de la comunidad chol.

Después de la Misa, ha informado la Comisión organizadora de la visita, el Papa celebrará un almuerzo en la Curia Episcopal, acompañado solo por los dos obispos locales y por ocho indígenas, que fueron seleccionados después de una consulta a la comunidad diocesana. Encabezados por el padre Sebastián López, sacerdote tzotzil, originario de El Bosque y párroco de Chalchihuitán.

Para la celebración de la Misa se están elaborando objetos litúrgicos con simbología indígena cristiana, y se tiene previsto que las lecturas sean proclamadas en chol, tzotzil y tzeltal, por los mismos indígenas; los cantos serán en castellano, tzeltal, tsotsil y mixe de Oaxaca. Familias tojolabales y zoques entregarán las ofrendas del pan y del vino.

Finalmente, una familia mestiza le entregará lo que se haya colectado para construir dos albergues para migrantes, en Frontera Comalapa y en Salto de Agua. Ya existen tres albergues en la diócesis de San Cristóbal de las Casas, pero el paso continuo de migrantes centroamericanos, camino a Estados Unidos, requiere darles más atención humana y cristiana.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.