¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Verano, una ocasión ideal para “empezar de cero” con tus niños

docentjoyce / Flickr
Comparte

¿Tienes poco tiempo para ellos en la vida cotidiana? ¡Las vacaciones son un momento ideal para aprender a "perder tiempo con ellos!

“Pensé que no podía. Al ver su sonrisa supe que era el camino. Abandoné todo, ese día. Hice a un lado mis libros, mi teléfono móvil y hasta las reuniones que había pactado para el día. Nada debía interrumpir aquel momento. A él lo hacía feliz y eso bastaba.”

Decidí tomar yo también las vacaciones. Y vivir éste amor de verano. José Francisco, me lo dijo – me decía –  con su sonrisa, me lo dijo. Nos cepillamos los dientes desde temprano, preparamos juntos los huevos revueltos.

Dejé el tiempo correr, todo iba bien. Era sólo él y yo. Cada segundo iba descubriendo, que tan sólo mi presencia, y el estar a su lado lo hacían feliz.

Parecía magia. Y esta vez yo tenía la varita. Cogimos el maletín que la noche anterior había dejado listo, estaba el uniforme reluciente, todo dispuesto. Debíamos llegar a la hora. Karate sí, tocaba Karate. Disciplina, confianza, seguridad, equilibrio….podría con mi sola presencia motivar en José todas estas virtudes, me preguntaba.

No era sólo él, sino yo también quien me fortalecía al verlo lograr cada movimiento en el arte del karate. Nuestras miradas se juntaron, y entonces el momento llegó, el guiño del ojo y su dedo pulgar arriba anunciando que todo estaba bien. Super mamá!, por estar aquí conmigo!…mi corazón no cabía más de felicidad.

Los ojos los tenía enjugados, esta inversión de tiempo valió la pena -me dije- éste amor de verano, me hizo vivir unas verdaderas vacaciones. Gracias, José: siempre estaré dispuesta para disfrutar bellos momentos. No será sólo un verano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.