¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Taiwan: Por primera vez un católico vicepresidente

Mitsuru Tamura / Yomiuri / The Yomiuri Shimbun
Taiwan’s Democratic Progressive Party (DPP) Chairperson and presidential candidate Tsai Ing-wen declares a victory in the presidential election. in Taipei, Taiwan on Jan. 16, 2016. 59-year-old Tsai will be the first female president of Taiwan. ( The Yomiuri Shimbun )
Comparte

Chen Chien-jen será la primera mujer presidenta

Taiwán hizo historia la semana pasada al elegir a una mujer como presidenta por primera vez en la historia de la nación isleña.

Pero la victoria aplastante de Tsai Ing-wen como presidenta electa no fue un éxito aislado. El compañero electoral de Tsai, Chen Chien-jen, se ha convertido en el primer católico en ser elegido vicepresidente.

Taiwán, lugar donde se trasladó la República de China tras la absorción de la China continental por el Partido Comunista de Mao Zedong en 1949, es una nación principalmente budista y taoísta. Tan sólo es cristiana alrededor del 4,5% de una población de 23,4 millones de personas. Hay aproximadamente unos 270.000 católicos.

Sin embargo, los católicos locales afirman que la elección de Chen el pasado 16 de enero podría ayudar a mejorar la situación de la Iglesia, según explica un artículo de la agencia informativa católica asiática UCA News.

«El hecho ayudará a aumentar la efectividad del gobierno y a administrar la justicia de forma tal que las autoridades puedan colaborar con la Iglesia para asistir a los marginados y mejorar el bienestar social», anuncia James Liao, educador católico de Taichung, que espera que Chen lleve consigo los valores cristianos a la arena política.

Chen, conocido por ser un ferviente católico, es Caballero de la Orden del Santo Sepulcro y tuvo el honor de ser iniciado en la Orden de San Gregorio Magno en 2013 por sus contribuciones a la Iglesia. Además, Chen es miembro de la junta directiva de la Universidad Católica Fu Jen.

Un antiguo editor de la Agencia Central de Noticias de Taiwán, Cheryl Lai, declaró para el canal de noticias Enfoque Taiwán  que es posible que la nueva posición de Chen pueda ayudar a mantener relaciones diplomáticas con la Santa Sede y los aliados católicos en Latinoamérica.

Pero la elección de Chen también está siendo destacada en vista del crecimiento de la industria biotecnológica de Taiwán. Chen, de 64 años, tiene un doctorado en epidemiología y genética humana por la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, EE.UU. Aunque es científico y no está afiliado al partido de la presidenta electa Tsai, el Partido Democrático Progresista, no se trata de la primera experiencia de Chen con el gobierno.

 

En 2003, durante un brote del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), encabezó el Departamento de Salud a nivel ministerial. Fue elogiado por su labor para sacar a Taiwán de esta crisis y Tsai repitió dichas alabanzas durante la campaña presidencial.

Enfoque Taiwán recoge que las primeras investigaciones de Chen se centraron en la hepatitis B y que fue una de las primeras personas en promover una vacunación generalizada para combatir la enfermedad. También es experto en envenenamiento con arsénico y formó parte de un equipo que investigó la «enfermedad del pie negro», que alcanzó un pico máximo de expansión en el suroeste de Taiwán entre 1956 y 1960; durante esta investigación se descubrieron vínculos entre la alta mortalidad de la enfermedad y la ingesta de agua de pozos profundos, que contenía arsénico.

Después de dejar el cargo de director del Departamento de Salud, en enero de 2005, pasó a liderar el Consejo Nacional de Ciencia (el predecesor del Ministerio de Ciencia y Tecnología) entre 2006 y 2008.

Citando a Enfoque Taiwán:

Aunque Chen Chien-jen viene de una familia afiliada a facciones políticas locales de Kaohsiung, también defendió públicamente a Tsai cuando ésta se enfrentaba a acusaciones sobre conflictos de intereses por una inversión gubernamental en la compañía de biotecnología TaiMed Biologics Inc.

Un periodista [de una agencia central de noticias] también alabó la capacidad de este académico convertido en político para trazar e implementar estrategias que ayudan al desarrollo de la industria biomédica de Taiwán.
 […]

Chen Chien-jen ha declarado que, aunque Taiwán carece de recursos naturales, sí tiene la capacidad de crear e innovar y debería continuar en sus esfuerzos por el desarrollo de industrias de alta tecnología que impulsen el crecimiento económico y garanticen la seguridad nacional.

El programa del «Centro de Asia-Pacífico para la investigación y el desarrollo en biotecnología y medicina», propuesto por Chan y Tsai, ha sido concebido como un clúster biomédico que recorra el camino de la alta velocidad ferroviaria desde Taipéi, Hsinchu y Taichung hasta Tainan, según manifestaba Chen en una publicación de Facebook el 5 de enero.

Taiwán tiene potencial para ser uno de los países líderes mundiales en el sector biomédico, al igual que Suiza, Suecia, Países Bajos y Bélgica, sostiene Chen.

El 26 de diciembre de 2015, durante una presentación televisada de las posiciones políticas de los tres candidatos a la vicepresidencia, Chen afirmó que «como científico, todo lo que puedo hacer es ayudar a los jóvenes a resolver problemas académicos. Pero ahora, tengo la oportunidad de hacer más por ellos… Quiero que estén llenos de esperanza por el futuro».

Chen escribió en Facebook que había consultado con el arzobispo de Taipéi, John Hung Shan-chuan, antes de tomar la decisión de aceptar la invitación de Tsai para ser su compañero en las elecciones. El arzobispo Hung le respondió que él consideraba esta oportunidad política como «una llamada de Dios», recordaba Chen.

«Quiero ser la luz del mundo y la sal de la tierra, arder yo mismo como una pequeña vela que ilumine a Taiwán», expresó Chen.

En un debate televisado, también manifestó su deseo de centrarse en cuestiones relativas a la vivienda. Por otro lado, afirmó que un presidente no debería ser «una persona sin voz», asegurando así que hará todo lo que esté en su mano para servir a las personas, bajo la dirección de la presidenta.

«Durante toda mi vida he confiado en que hubiera buenos hombres de estado en Taiwán, en vez de políticos», proclama Chen, entendiendo por hombre de estado a una persona que piensa en las necesidades de las personas y que puede resolver sus problemas con políticas adecuadas y acciones firmes.

Los nuevos presidenta y vicepresidente entrarán en ejercicio de sus funciones el 20 de mayo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.