Aleteia

Feliz en la soledad, la vida de un monje cartujo

Comparte

“Dios me hace feliz de otra manera”: Un monje abre su alma expresándonos su alegría interior, que parece no tener límites

Sin el hijo que tanto deseaba;

sin los besos de una mujer compañera;

lidiando todo el día con lo austero.

Así la soledad me miró.

Y Dios me hice feliz de otra manera.

Dentro de paredes y rigurosa clausura

el cielo y la tierra mis fronteras,

en la rutina monástica y seria,

sólo con la aventura de la fe.

Y Dios me hace feliz de otra manera.

Como una nube que vuela solitaria,

bella parábola del grano de trigo,

así vivo en mi celda sin testigo,

ningún otro entretenimiento que mi oración.

Y Dios me hace feliz, y yo lo bendigo.

Vibro con mi cuerpo consagrado

como piedra esculpida en la minería;

a la espera de la Eterna Primavera

suspirando así tanto como yo soñaba.

Y Dios me hace feliz de otra manera.

Domino el corazón con la castidad,

la humanidad sin ninguna dificultad;

en silencio en mi celda, a la espera

sin nada que suavice mi soledad.

Y Dios me hace feliz, y ¡cómo!

(un cartujo)

 

 

A través de  https://cartusialover.wordpress.com/ “Todo sobre el Universo Cartujano”

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.