Aleteia

EEUU: “Jonás” no enfrío la Marcha por la Vida en Washington

Images from the 42bd Annual March for Life in Washington DC. It was the largest in event history #whywemarch
Comparte
Comenta

200.000 personas se manifiestan por la vida y por la mujer

Cerca de 200 mil personas, provenientes de todos los rincones de Estados Unidos, tuvieron el ánimo dispuesto para recordar al gobierno y a la sociedad de ese país que 56 millones de abortos son cosa muy seria.

“Jonás”, una megatormenta de nieve, que comenzó el viernes a azotar la costa este de Estados Unidos, y particularmente el eje Nueva York-Boston-Washington, no fue suficiente obstáculo para la multitud que con esta marcha de 22 de enero –cita anual—expresa su repudio a la legalización del aborto hace 43 años.

En enero de 1973, la Suprema Corte de Estados Unidos falló a favor de legalizar el aborto en cualquier etapa de gestación de la mujer. Fue el famoso juicio “Rode vs. Wade” que ha significado el sacrificio de millones de vidas de no nacidos en la Unión Americana.

En esta ocasión la Marcha por la Vida de Washington tuvo como lema “Provida y Promujer, van de la mano”. La frase intenta echar abajo la opinión divulgada por los medios generalistas en el sentido de que estar a favor de la vida es estar en contra de los derechos de la mujer, concretamente, de la libertad de decidir sobre su propio cuerpo.

La Marcha –quizá la más grande manifestación anual provida en el planeta– transcurrió en medio de la tormenta de nieve que paralizó la capital estadunidense.

En esta ocasión con mayor vehemencia entre sus participantes por la exhibición –durante 2015—de al menos ocho videos en los que se hizo evidente la comercialización de partes de bebés abortados, por organizaciones que reciben fondos gubernamentales.

El aborto, aún legalizado por la Suprema Corte de Justicia, enfrenta restricciones en algunos estados de la Unión Americana, lo que ha hecho que los movimientos pro-vida intenten impedir que se abra más la posibilidad de abortar en el país.

Más aún cuando se ha demostrado –con los videos de los entretelones de Planned Parenthood—que existe una evidencia de trafico de órganos de bebés abortados; una evidencia que golpea el corazón de la humanidad y que abre camino para restringir estos mecanismos que bajo el paraguas de la ayuda a la mujer, supuestamente comercian partes de bebés no nacidos como si fuesen piezas de recambio.

Actualmente en 30 de los 50 estados que conforman la Unión Americana se prohíbe el aborto en el último trimestre de la gestación; en 34 estados se exige la notificación de los padres para que una mujer pueda practicarse un aborto, o el permiso si es menor de edad, y en 17 estados se establece como condición para realizar esta práctica, que la mujer reciba consejería antes de someterse a la misma.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día