Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Quieres hablar con un sacerdote? ¡Todo el mundo es bienvenido!

St Matthew Parish via Facebook

Greg Kandra - publicado el 23/01/16

Experiencia en EE.UU.: "Hay una necesidad real de tener la posibilidad de reunirse con un cura. La gente busca mejorar sus vidas y su relación con el Señor y con la Iglesia"

El pasado 6 de enero, una parroquia de Connecticut (EE.UU.) organizó un evento en apariencia simple: el párroco invitó a toda persona interesada a venir y hablar con él, con un sacerdote, sin cita, sin justificaciones.

«¿Quieres hablar con un sacerdote?», sugería el anuncio. «Estamos aquí para ti. Todo el mundo es bienvenido». El anuncio indicaba también la dirección de la iglesia católica de Saint-Matthieu en Norwalk, además de los horarios en los que el hombre de Iglesia estaría disponible, siempre respetando una total confidencialidad. La primera impresión, que se trata de una buena manera de empezar el año de la Misericordia.

Pero el desenlace parece haber sorprendido a todo el mundo. Según el mismo sacerdote, el resultado ha sido «increíble». El día después del acontecimiento, Mons. Walter Orlowski publicó el siguiente mensaje en la página de Facebook de la parroquia:

«La jornada de ayer fue increíble. Todos los huecos del horario estaban repletos, con personas de todas las edades. Vinieron familias enteras a hablar de los temas más diversos y variados. Hay una necesidad real de tener la posibilidad de reunirse con un cura. La gente busca mejorar sus vidas y su relación con el Señor y con la Iglesia».

Desde Aleteia, curiosos por saber más, nos pusimos en contacto con la parroquia. Mons. Orlowski ha tenido la amabilidad de responder a unas pocas preguntas.

Aleteia: ¿De dónde viene esta idea? ¿Por qué decidió usted organizar algo así?

Mons. Walter Orlowski: Es sólo una idea que tuve mientras pensaba en formas de llegar a más personas, de hacer que la Iglesia fuera más personal, más acogedora. Desde nuestro sínodo diocesano buscamos maneras de revitalizar la Iglesia.

¿Cuánto tiempo ha invertido en la organización?

No mucho. Hablé de ello durante la misa de un domingo. Al día siguiente, lo anunciamos en las redes sociales y publicamos un anuncio en un periódico local. Mi intención era que la gente viniera y se sintiera a gusto, sabiendo que era un encuentro confidencial con un sacerdote que está ahí para escuchar.

¿Cómo describiría el resultado? 

El resultado ha sido absolutamente positivo. Ha sido increíble. Adolescentes, personas mayores, solteros, parejas… No conocía a ninguna de estas personas, a excepción de una. Fue formidable dialogar con ellos por primera vez. Algunos incluso venían desde otros estados.

¿Piensa repetir la experiencia?

Sin duda. Pero me gustaría que esta vez durara un día entero.

¿Qué diría a aquellos que quisieran imitar su iniciativa?

¡Que adelante! Las personas buscan ayuda en su camino a través de Cristo. El sacerdote de la parroquia tiene una relación única con sus fieles. Vive con ellos día tras día. Las personas observan y escuchan, luego toman sus decisiones en relación a tu recibimiento, a tu accesibilidad como párroco. Y cuando vienen, es un privilegio que llevo con humildad.

Este espíritu pareció haber colmado la homilía de la celebración del Bautismo del Señor, al domingo siguiente en la parroquia de Mons. Orlowski:

«¿Quién puede ser salvado? He aquí la respuesta a esta pregunta: todos nosotros podemos ser salvados si hacemos como Cristo. Hoy celebramos el Bautismo del Señor. Podéis preguntaros: “¿Por qué debía ser bautizado Jesús? Él nació sin pecado. Es el hijo de Dios”. La respuesta, simplemente, es que Él quería hacer como nosotros. Él acogió a todo el mundo. A mujeres y a hombres. A buenos y a menos buenos. Es Cristo quien perdonó al pecador. Es Cristo quien vivió con compasión. Nosotros debemos hacer lo mismo».

Tags:
sacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.