¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

EEUU: ¿Acaso un sacerdote católico no merece justicia?

AFP / STAN HONDA
Catholic Monsignor William Lynn (C) leaves Philadelphia Criminal Justice Center for a lunch break on March 26, 2012 in Philadelphia during his trial on covering up pedophile abuses. Monsignor Lynn, who oversaw the assignment of priests to schools and parishes across the Philadelphia region, faces accusations that he failed to keep priests accused of sexual abuse away from minors. Co-defendant Reverend James Brennan is accused of sexually abusing boys in the 1990's. AFP PHOTO/Stan HONDA / AFP / STAN HONDA
Comparte

Tres sacerdotes fueron encarcelados injustamente en un caso de acoso sexual, según un reportaje de la revista Newsweek

En un explosivo reportaje, la revista norteamericana Newsweek revela graves fallos en el caso de acoso sexual en contra de la Arquidiócesis de Filadelfia, que llevó a tres sacerdotes a la cárcel, según el reportaje, de manera injusta.

El caso de “Billy Doe” sacudió la Arquidiócesis de Filadelfia, EE UU. Su increíble historia de abuso sexual por parte de dos sacerdotes y un profesor propiciaron una serie de demandas legales, que mandaron a la cárcel a dos sacerdotes e hicieron que la Arquidiócesis de Filadelfia pagará cinco millones de dólares a “Billy Doe”, nombre con el que se presentó al demandante para proteger su identidad en su momento.

En febrero del año 2013, tras el veredicto de culpables, los acusados, el sacerdote Charles Engelhardt y el profesor Bernard Shero, fueron encarcelados por abuso sexual. El sacerdote Edward Avery, en primera instancia, se declaró culpable de un cargo de abuso sexual, para luego bajo juramento retractarse de dicho cargo, y admitir que se había declarado culpable por miedo a morir en la cárcel.

El sacerdote Charles Engelhardt murió en prisión en noviembre del año 2014, tras negársele una operación de corazón que muy probablemente hubiera salvado su vida. Edward Avery ya no es sacerdote católico y continúa encarcelado, al igual que el profesor Bernard Shero.

Junto a ellos está monseñor William J. Lynn, el cual ha pasado los últimos años dentro y fuera de cárcel. Monseñor Lynn era el vicario para el clero de la Arquidiócesis de Filadelfia cuando los supuestos abusos sexuales ocurrieron. Monseñor Lynn fue el primer caso en donde un administrador  de la Iglesia Católica fue encarcelado por delitos supuestamente cometidos por  terceros.

El caso de Daniel Gallagher, el “Billy Doe” de la demanda, comenzó en el 2009, cuando Daniel Gallagher, en una conversación con un trabajador social de la arquidiócesis, le mencionó un abuso sexual por parte del padre Engelhardt. En primera instancia, Daniel mencionó que había ocurrido después de la misa de las 6:30 AM, en la sacristía. Daniel también acusaría más adelante al profesor Shero de violarlo en su automóvil.

Desde estas primeras acusaciones, la historia de Daniel se convirtió en icono de los graves delitos cometidos por la Iglesia ante la opinión pública. El problema es que nadie habló de la increíble facilidad con la cual Daniel Gallagher cambió su historia y testimonio. A partir de esa primera acusación en el 2009, Daniel ha presentado al menos nueve versiones diferentes de los hechos.

Ralph Cipriano, escritor del artículo para Newsweek, ha venido siguiendo este caso desde el principio, y ya en el 2013 expresó serias dudas acerca de la culpabilidad de los acusados. Cipriano argumentó la falta de pruebas físicas y la poca credibilidad del acusador.

Daniel Gallagher ha sido detenido y encarcelado en varias ocasiones por consumo y transporte de narcóticos, incluida una detención con 56 bolsitas de heroína. Cuando los acusados fueron encontrados culpables, Daniel no estaba presente en el juicio, pues se encontraba en un centro de rehabilitación para drogadictos en el estado Florida, EE. UU.

Graves fallos legales 

Desde el principio de esta trágica saga quedó evidenciada una cacería de brujas en contra de la Iglesia Católica. Daniel Gallagher en numerosas ocasiones cambio su testimonio. En algunas ocasiones, cuando fueron confrontados los hechos, se refirió a decir que estaba drogado o que no quería hablar.

Otro ejemplo. En el juicio en particular en contra de monseñor Lynn, acusado de poner en peligro la vida de un niño, se admitió evidencia de 21 casos previos, algunos casos del año 1941, tres años antes de que monseñor Lynn hubiera nacido.

En busca de justicia

Tras la muerte de el padre Engelhardt, su orden religiosa, los Oblatos de San Francisco de Sales, ha continuado luchando por demostrar la inocencia de su hermano. Ellos pagaron al Dr Stephen Mechanik para que, bajo orden judicial, realizará una evaluación siquiatra de Daniel Gallagher. Esto fue lo que el Dr Mechanik concluyó en su evaluación:

“El cliente es aparentemente inmaduro y autoindulgente, manipula a otros para sus propios fines …. Se niega a aceptar la responsabilidad de sus problemas. Él puede tener una idea exagerada o grandiosidad de sus propias capacidades y valor personal. Es probable que sea hedonista y puede abusar de alcohol o drogas. Él parece ser muy impulsivo, y puede actuar en contra de los demás sin pensar en las consecuencias”

Por su parte el periodista Ralph Cipriano, que ha seguido el caso de cerca y conoce todos los detalles al respecto, comentó después del veredicto de culpabilidad para los acusados

“No hubo evidencia física en el caso, y hay testigos que corroboran esto. Sólo Billy [seudónimo de Danny] y sus historias sobre cómo había sido brutalmente violado por tres hombres en dos años, mientras que su madre, una enfermera, y su padre, un oficial de policía de Filadelfia, y su médico, quien testificó en el caso, no se dieron cuenta de nada. Ni siquiera hubo ropa interior con sangre. ¿Me están tomando el pelo?” expresó Ralph Cipriano

Para el abogado de monseñor Lynn, todo este caso es una tragedia después de la decisión del jurado. “He estado haciendo esto 37 años, representar casos para los miembros del jurado, y esta es la primera vez en mi vida que puedo decir que estoy muy decepcionado y realmente sorprendido” … dijo el abogado Michael McGovern.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.