Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconEspiritualidad
line break icon

Con Jesús en Manhattan: La conversión de una demócrata atea

The Washington Post/Getty Images

Jules Germain - publicado el 21/01/16

"¡Mañana seré católica!" Muy apreciada por los medios neoyorquinos, la ex-atea Kirsten Powers fue una de las principales voces del partido demócrata. Se convirtió el año pasado

Muy querida por los medios de comunicación neoyorquinos, la abiertamente atea Kirsten Powers fue una las voces destacadas del Partido Demócrata. Tras descubrir la fe en Cristo, ha querido reordenar su vida de forma completamente diferente, según explica la revista alemana Pro.

A comienzos del pasado octubre, en un estudio de televisión de Manhattan, la periodista hizo un sorprendente anuncio a sus telespectadores: «¡Mañana seré católica!». Era el último peso dentro de un camino espiritual que difícilmente podría haber sido más inusual.

Kirsten Powers nació en 1969 en Alaska. Aunque su familia pertenecía a la Iglesia Episcopal, ella no mostró ningún interés por la fe.

Durante sus estudios de Ciencias Políticas y Periodismo en la Universidad de Maryland, en la periferia de Washington, se construyó una visión del mundo completamente al margen de Dios. Entre 1992 y 1998 trabajó para el gobierno de Bill Clinton.

«En la Casa Blanca me rodeé de personas muy intelectuales que, si tenían sus creencias, no querían hablar de ellas», explica Powers para la revista Christianity Today.

En Nueva York, donde luego trabajó para la compañía de AOL-Time Warner y finalmente para el Partido Demócrata como asesora de estrategia, vivía en un ambiente agresivamente ateo. La expresión de toda fe en Dios era objeto de burla y de un profundo rechazo.

Fue el amor lo que le dio un giro a su vida. Para su pareja ideal tenía una condición básica: «Que no fuera un creyente practicante». Así que cuando comenzó a salir con un chico que le preguntó: «¿Tú crees que Jesús es tu Salvador?», obviamente se sorprendió.

Su primer pensamiento fue: «¡Oh, no, otro que también está loco!». Ya entendía por qué estaba intentando narrarle el Evangelio, la Pasión y la Resurrección de Cristo. Pero ella seguía convencida de que nunca podría creer en semejantes disparates.

Sin embargo, un nuevo sentimiento fue tomando forma gradualmente en su interior: «¿Y si fuera cierto? ¿Debería al menos considerar esta posibilidad?».

Entonces se reunió con su compañero para asistir una celebración en una iglesia presbiteriana. «Lo que vi me pareció chocante y desagradable». Había un grupo de música tocando algo… que más tarde descubrió que se trataba de canciones de alabanza. Luego llegó el momento de la homilía y quedó fascinada.

Estaban en la parroquia de Timothy Keller, un escritor mundialmente conocido, apologista del cristianismo y especialista en la pastoral para jóvenes urbanos sumidos en la posmodernidad.

«Su sermón tenía una estructura de gran precisión intelectual. Transmitía su amor por el arte, la historia y la filosofía».

Kirsten Powers regresó a esta parroquia que había promovido Keller para detectar los puntos débiles de una visión totalmente descristianizada del mundo. Sólo cuando hablaban de Cristo la periodista demócrata recuperaba su escepticismo habitual.

A continuación comenzó a leer la Biblia. Ocho meses más tarde, llegó a la conclusión de que el cristianismo salía beneficiado de tantas reflexiones e interrogantes.

Luego, vivió una experiencia muy intensa durante un viaje a Taiwán cuando, en mitad de la noche «me desperté entre lo que parecía sueño y realidad», explica. «Jesús vino a mí y me dijo: “Aquí estoy”, ¡y me pareció tan real!».

A su regreso a Nueva York, se sentía desconcertada: «Sentía a Dios en todas partes y era algo angustiante. Creía que me estaba volviendo loca».

Entonces participó en un grupo de oración con Eric Metaxas, un escritor cristiano atento a las almas perdidas de estos difíciles tiempos. Powers no recuerda cuál fue el tema de la reflexión.

Lo único que recuerda es que volvía a ser ella de nuevo: «Por fin reconocía que Dios es la única verdad. Sentí una paz indescriptible, tuve la sensación de estar viendo el mundo con unos ojos completamente diferentes».

Sin embargo, por miedo a convertirse en uno de esos cristianos a los que ella encontraba ridículos, continuó intentando ignorar a Dios. «Pero eso no tenía ningún sentido. No importa donde fuera, Él ya estaba allí».

Ni de izquierdas ni conservadora

Así, esta mujer de carrera bien trazada y llena de éxito descubre, con casi 40 años, que su rumbo viene trazado por la fe cristiana.

Su familia, sus amigos, sus colegas, ninguno entendía por qué de repente empezó a creer en Dios. «Mi mayor preocupación», manifiesta, «era que los cristianos intentaran hacer de mí una partidaria del bando republicano».

Sin embargo, Powers se ha mantenido fiel al Partido Demócrata y defiende su posición en programas de entrevistas y en la prensa. No obstante, no se ha convertido en lo que desde Europa podríamos entender como un «católico de izquierdas».

Powers se posiciona abiertamente a favor de la protección de la vida desde la concepción. En su libro The silencing. How The left is killing Free Speech –que podríamos traducir como El silenciamiento. Cómo la izquierda está matando la libertad de expresión–, se adentra en una crítica a su propio grupo político, pero sin abandonarlo.

Desde este punto de vista denuncia la profunda intolerancia de muchos liberales de izquierda y sobre todo de un cierto tipo de feminismo que se erige como una auténtica policía del pensamiento.

De esta forma, el politólogo Charles Krauthammer, un icono para los republicanos, percibe en Kirstin Poderes una personalidad de izquierdas fiel a los principios que promulga y una de las más coherentes en sus juicios.

Se trata sin duda de una de las grandes conciencias católicas más destacables en Estados Unidos para los años venideros.

Tags:
conversionestados unidospolítica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.