¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Es mejor rezar las oraciones “de siempre” o lo que salga del corazón?

© SC Designs/SHUTTERSTOCK
Comparte

Jesús amaba y practicaba ambos tipos de oración, y enseñó a amar y a practicar ambos

Cuando piensas en Dios y le cuentas cosas íntimas, sólo con el pensamiento y los sentimientos del corazón, estás haciendo “oración mental”.

Cuando en Misa, rezas con todos los participantes las oraciones litúrgicas (“Yo confieso a Dios todopoderoso…”, “Gloria a Dios en el cielo…”, “Cordero de Dios…”); cuando rezas el rosario; cuando rezas el Padrenuestro y el Avemaría en varios momentos del día, estás haciendo “oración vocal”.

Jesús amaba y practicaba ambos tipos de oración, y enseñó a amar y a practicar ambos.

¿Oración espontánea o “fórmulas”?

¿Nunca has oído decir a alguien: “No me gusta recitar fórmulas, prefiero rezar con los pensamientos y sentimientos que salen espontáneamente del corazón”?.

Hay muchos que dicen eso. Pero, por desgracia, olvidan una cosa. De nuestro corazón sale lo que hay realmente dentro de él (no lo que no hay), y en él no están presentes todas las riquezas de la fe, de la esperanza y del amor. Puede incluso ser un corazón muy “pobre”, vacío y lleno de egoísmo helado. Y entonces, ¿qué va a salir de ahí?

Ahora bien, las oraciones vocales enriquecen, porque “ofrecen”, “colocan” dentro del corazón tesoros de pensamientos, de verdades, de sentimientos y deseos, que el corazón solo no posee ni podría crear. Bien rezadas, enriquecen mucho al alma.

San Agustín, por ejemplo, recibió el último “empujón” para su conversión en el día en que se emocionó hasta derramar lágrimas, al participar en la basílica de Milán – donde era obispo San Ambrosio -, del canto de los Salmos y de himnos litúrgicos compuestos por ese santo obispo, que todo el pueblo sabía de memoria.

Las “oraciones vocales” llenaron su alma – el alma de un hombre extraordinariamente culto e inteligente – de luces espirituales, despertaron en ella, con la ayuda de Dios, sentimientos, perspectivas, alegrías y esperanzas que él, por sí solo, no habría sido capaz de conseguir.

Dos peligros

¿Como rezar bien las oraciones vocales? Hay dos peligros que las amenazan:

1º) El primero es el “perfeccionismo”, o sea, la idea de que, si no rezamos poniendo mucha conciencia, atención y sentimiento en cada palabra, no vale la pena rezar porque sería como “rezar como un papagayo”.

Los que piensan así olvidan una cosa importante: Jesús afirmó que, si no nos hacemos sencillos como los niños, no entraremos en el Reino de Dios (ver Mt 18,3). Pues, nadie pide a un niño una atención total ni un “doctorado en conversación”. Lo que se le pide es cariño, amor, y este existe aunque el niño se distraiga – no lo hace aposta -, y se olvida de lo que acaba de oír.

2º) El segundo peligro es el contrario: es la frialdad, la mala costumbre de rezar por mera rutina. Esto es lo que hacen los que rezan mecánicamente, por puro hábito frío, sin empeño, sin conciencia de lo que dicen, sin amor a Dios ni deseo de mejorar.

El valor de la buena voluntad

La buena oración vocal evita tanto el perfeccionismo como la rutina mecánica. Entonces, ¿qué nos pide Dios? Pues lo de siempre:

1) Primero, amor: que sepamos olvidarnos de nuestro egoísmo (“me va, no me va rezar ahora; tengo ganas, no tengo ganas; eso de rezar cuando estoy cansado es un peso, no va conmigo…”).

2) Segundo, buena voluntad (rezar de la mejor forma posible, en el momento previsto, aunque que ese “mejor modo” sea bastante imperfecto). Piensa que Dios no necesita obras perfectas, sino el amor de cada uno, ese amor que sólo los hombres le pueden dar.

Traducido y extractado del original por Aleteia

 

Tags:
oracion
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.