Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Miedo a la soledad?

Oleada Joven - publicado el 17/01/16

Se puede aprender mucho de este miedo y de esta herida

En mayor o menor medida, todos los seres humanos tenemos miedo a la soledad. Si preguntamos a gente joven, probablemente sea el mayor miedo cuando piensan en el futuro: miedo a «quedarse solo/a». Con gente mayor, todos conocemos a personas que pasan los días y semanas en sus casas sintiéndose inmensamente solas. En las grandes ciudades, desgraciadamente, es cada vez más frecuente ver a gente sola…

Todos compartimos este miedo a la soledad porque es algo intrínseco a nuestra condición humana: el hecho de sentir que hay una parte, en el fondo de nuestro corazón, donde nos sentimos solos. Es como una herida que llevamos muy adentro. Da igual que uno esté casado, soltero o célibe: la herida de nuestra soledad está ahí.

Sin embargo, no es una herida cualquiera. Es una herida que se abre y puede dar mucha vida. Es una herida que nos recuerda que somos humanos y que el único que puede darle sentido a nuestra existencia es Dios. Porque esa herida, que a veces nos duele, nos recuerda que fuimos creados para Él, y que solamente dejaremos de sentiremos solos y heridos cuando nos encontremos definitivamente con Él. Creo que una manera de vivir la soledad con sentido es comparándola con el cañón de un río, por ejemplo, el Cañón del Colorado. Visto desde el cielo, es una «herida» en la tierra: es como si la tierra se hubiera roto. Pero si uno se acerca y sabe mirar, ve que esa herida es bella y da mucha vida.

Si queremos que nuestra soledad tenga sentido y se abra a Dios y a los demás, primero tenemos que aprender a ver la belleza de esa herida. Quizás llevándonos algún desgarrón, pero si queremos estar bien con otros, primero tenemos que estar bien con nosotros mismos. El problema es que nos hemos creído la mentira de que estar plenamente realizado consiste en vivir una plenitud afectiva constante. Y que eso nos lo va a dar una media naranja o estar siempre rodeados de personas. Sin caer en la cuenta de que, a los ojos de Dios, la realización no tiene que ver con esa satisfacción plena, sino con vivir, con sentido, la soledad y el encuentro a Él y a los demás.

Pedro Rodríguez-Ponga sj

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Tags:
soledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.