Aleteia

El “católico y fiel cristiano” Cervantes celebra su IV centenario

Comparte

Decenas de actividades culturales conmemorarán en 2016 la muerte del “escritor más universal”

El recién nacido 2016 será, ante todo, el año de Miguel de Cervantes. El más universal de los escritores. El año del IV centenario de la muerte del insigne autor de El Quijote. Un “acontecimiento de excepcional interés público” que tiene previstas 59 actividades de todo tipo para “contribuir a destacar la figura de Cervantes y su aportación al mundo de las letras y la cultura universal”, que es, literalmente, el objetivo marcado por la Comisión Nacional adscrita al Ministerio de Cultura y que presiden los Reyes.

“Cervantes se queda con nosotras”

“La difusión, divulgación, puesta al día y actualización de la figura y la obra de Miguel de Cervantes, así como el mejor conocimiento de su contexto histórico, cultural y literario”, según el ministro de Educación, Cultura y Deportes en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, ocupará los próximos doce meses. El año, pues, de un escritor del que no queda ya duda alguna, pese a las lagunas de su biografía: fue eminentemente católico.

Un hombre para el que la religión fue parte fundamental de su vida y de su obra. Cervantes murió, de hecho, el 22 de abril de 1615 con el hábito de la Venerable Orden Tercera de San Francisco, congregación en la que ingresó en 1613 como hermano no profeso. Y con el sayal de la Orden Tercera con que fue enterrado al día siguiente, el día 23, en el Convento de las Trinitarias Descalzas de San Ildefonso, en Madrid.

En el mismo Quijote, Cervantes hace decir al hidalgo caballero que es “católico y fiel cristiano” o a Sancho proclamar que cree “firme y verdaderamente en Dios y en todo aquello que tiene y cree la santa Iglesia Católica Romana”. Estaba retratándose a sí mismo.

Artículo originalmente publicado por Vida Nueva

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.