Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cuándo fue la última vez que miraste a las estrellas?

Bureau of Land Management-cc

Carlos Padilla Esteban - publicado el 08/01/16

Cuando me pregunto a dónde tengo que seguir caminando, las estrellas marcan el rumbo

La vida está llena de misterios. Hay muchos secretos que sólo descubriremos cuando lleguemos al cielo. ¡Hay tantas preguntas para las que no encontramos respuestas! Y tal vez muchas de ellas en la vida eterna dejen de ser tan importantes.

En ocasiones me veo queriendo saberlo todo, deseando conocerlo todo. El pasado, el presente y el futuro. El mío propio y el de los que me rodean. Me gustaría desvelar todos los secretos. Conocer todas las informaciones.

Es un ingenuo afán por querer saberlo todo. Es una fuerza interior que me lleva a querer desentrañar todos los misterios de la vida. Para que todo esté claro. Para saber a qué atenerme. Para desvelar secretos ocultos.

¡Qué común es este deseo! ¿Por qué nos empeñamos en querer saberlo todo? Lo que ya ha sucedido. Lo que está por venir. Creo que el saber es un poder muy atractivo. Tener información nos hace poderosos ante los demás.

Me encuentro con muchas personas que disfrutan poseyendo informaciones que los demás desconocen. O descubriendo verdades sobre otras personas que el mundo ignora. El morbo del escándalo. Ese deseo insano de querer saberlo todo de los demás.

Conocer el futuro antes de que ocurra. Desvelar misterios y hacer así que la magia desaparezca. ¿Por qué no nos asombramos sencillamente ante los misterios de la vida sin querer resolverlos? No quiero tener respuestas a todas las preguntas.

No quiero manejar tanta información que no sepa hacer buen uso de ella. Es un poder demasiado peligroso en nuestras manos pobres.

Con el paso de la vida llegará un momento en el que no tenga el poder de la información. El tiempo se encargará de ello. Y me costará no ser tomado en cuenta por mis conocimientos. Me dolerá no poseer la última noticia, la que nadie conoce. No ser capaz de desvelar los misterios más interesantes.

Quiero aprender a vivir la vida con sus luces y sombras. Con sus muchas oscuridades. Asombrado, sorprendido. Hay mucha noche en el camino. Quiero aprender a vivir descifrando signos. Buscando luz en las estrellas del cielo. En realidad, es la misión que tenemos por el hecho de ser cristianos.

Dios se esconde en los pequeños signos que la vida nos oculta. Allí está su amor. Su presencia silenciosa. Allí nos abraza y guía. No nos da todas las respuestas. No hace lógica nuestra vida. Simplemente nos sostiene. A veces no notamos su presencia.

Los Reyes que venían de Oriente buscaban al rey de reyes en las sombras de la noche. Y eran las estrellas las portadoras de buenas noticias.

Me alegra mirar a esos sabios que levantaban la mirada al cielo buscando respuestas. Yo a veces me quedo mirando el suelo, o mi preocupación más pequeña y dejo de mirar las estrellas.

¿Hacia dónde tengo que seguir caminando? Las estrellas marcan el rumbo. Como las flechas amarillas en el camino de Santiago. Como las voces de Dios ocultas en los días de mi vida. Como sus huellas perdidas en las arenas de un desierto.

¿Cómo se descifran los signos de Dios en mi vida? No hay recetas para conocer el camino. Me gustaría poseer un manual de google para aprender a vivir. Algo así como unas instrucciones y muchos pasos que me indicaran la respuesta.

Pero la vida no se encierra en un manual, en un montón de reglas claras. En respuestas bien formuladas a todas mis preguntas. La vida no se vive siguiendo instrucciones.

Más bien la vida se vive empezando a andar. Dando el primer paso. Buscando entre las sombras un poco de luz. Cargados de incertidumbres, llenos de sueños. A oscuras, con la luz que brilla en el alma. Como esos sabios que dejaron de leer en los libros para vivir en el camino y desentrañar las sendas.

El Papa Francisco nos dice: “Los magos nos enseñan a no conformarnos con la mediocridad”. Me gusta esa mirada que se eleva y deja de mirar el suelo. Una mirada que no se conforma nunca, que no quiere llevar una vida mediocre.

Una persona rezaba: Quiero deslizar mi mirada entre las hojas caídas del jardín. Entre las ramas secas. Desentrañando las sombras. Descubriendo luces nuevas ocultas. Me asusta cuando me aferro a mis sueños egoístas. ¡Tanta incertidumbre me desconcierta! ¡Tanto tiempo de espera para saber lo que Tú quieres! Sin certezas. Con pobres deseos. Dame un corazón nuevo. Un corazón capaz de amar la vida siempre. Allí donde me encuentre. Allí siempre me encuentras. Quiero soñar con lo que ahora no sueño. Quiero aceptar las cosas como vienen. Con alegría. Pase lo que pase.

Me gustan esos pies valientes que se ponen en marcha y dejan de lado seguros y apegos. Me gusta esa mirada que no se centra en la pérdida, sino en lo que está por venir. Sin querer saberlo todo. Me gusta esa audacia para iniciar con asombro un camino tan desconocido.

Me alegraría tener un corazón así cada mañana. Un corazón que sueña y busca. Libre y valiente. Que mira las estrellas y se pone en camino. Dejándolo todo. Con las manos vacías. Sin temer las sombras del camino. Arriesgándolo todo.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.