Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconActualidad
line break icon

Beatrice Stockly, la misionera que ha sido secuestrada dos veces por Al Qaeda

AFP

Alvaro Real - publicado el 08/01/16

Tras su primer rescate en 2012 decidió permanecer en un Tombuctú

Hay cosas que solo les pueden pasar a los misioneros. Beatrice Stockly es una misionera cristiana suiza muy implicada en la cooperación social en Mali. En 2012 fue secuestrada en Tombuctú, liberada y entregada a los servicios de seguridad de Burkina Faso.

Cualquier otra persona hubiera vuelto a su suiza natal o se hubiera intentado refugiar en cualquier otro lugar. Beatrice no, Beatrice siguió allí y ahora tres años después, en 2015, ha vuelto a ser secuestrada por organizaciones de Al Qaeda en el Magreb Islámico o Al-Mourabitoun. ¿Fe, valentía, temeridad, irresponsabilidad?

La misionera suiza se encontraba evangelizando en las cercanías de la ciudad de Tombuctú cuando fue secuestrada. Aún no se conoce el destino donde ha podido ser llevada, ya que estos grupos operan en el norte de África y la región fronteriza del sur del Sahara.

La rehén suiza ya fue secuestrada el 1 de abril de 2012 en la misma ciudad. Vivía en una ciudad en el norte del país y se negó a abandonar la villa al caer en manos del movimiento islamista Ansar Din. Tras distintas negociaciones la religiosa fue entregada quince días después a los servicios de Burkina Fasso. Tras su liberación la misionera ha seguido viviendo en un desierto pueblo de Tombuctú.

No quedan cristianos en el Norte de Mali

Mali es una nación de mayoría musulmana. En el verano de 2012, el grupo extremista “Ansar Al Din”, y su aliado “Al Qaida en el Magreb Islámico” se sublevaron y distintos expertos militares ya habían advertido de que se convertiría en un “Estado fallido” como Somalia, una nación invadida por los islamistas.

Según explica en su Informe Ayuda a la Iglesia Necesitada desde el verano de 2013 ya no queda un solo cristiano en el norte o en el este del país y hay pocas posibilidades de que regresen en un futuro cercano. En estos lugares es donde ha permanecido la misionera suiza Beatrice Stockly que ahora espera un nuevo milagro, una segunda liberación.

Tags:
cristianos perseguidos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.