Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 03 marzo |
San Ceada
home iconViajes
line break icon

La Vía Francígena: el otro gran peregrinaje europeo

Daniel R. Esparza - publicado el 07/01/16

Una antigua ruta que recorre Europa de norte a sur comienza en Canterbury y termina en Roma

Antes del descubrimiento de la tumba de Santiago El Mayor en Compostela, Roma era la ciudad europea donde se encontraba la única sepultura conocida en Occidente de uno de los doce apóstoles: la de Simón Pedro, además de la del llamado “apóstol de los gentiles”, Pablo de Tarso.

El peregrinaje a Roma, una tradición eterna, como la ciudad.

Si bien no fue sino hasta el siglo VI, durante el papado de Gregorio Magno, cuando los principales santuarios de Roma fueron reformados para facilitar las visitas de los peregrinos, las primeras peregrinaciones a Roma pueden ser datadas ya en el siglo II. Evidencia histórica sólida demuestra que, por ejemplo, Orígenes –uno de los Padres de la Iglesia Oriental y, junto a San Agustín y Santo Tomás, pilar de la teología cristiana-, habría viajado desde Alejandría a Roma como peregrino, quizá en un año jubilar.


 La primera descripción exhaustiva de la Vía Francígena es de finales del siglo X, cuando Sigerico El Serio, Arzobispo de Canterbury, utilizó el camino para viajar desde su sede apostólica hasta Roma para recibir allá su palium en el año 990.

Durante siglos, innumerables personas pertenecientes a pueblos recientemente convertidos al cristianismo (francos, lombardos, anglos), comenzaron a peregrinar a Roma desde el norte de Europa, y si bien la conquista cristiana de Jerusalén y el descubrimiento de la tumba de Santiago abrieron nuevas rutas de peregrinaje para los cristianos europeos, medio orientales y norafricanos, también es cierto que la llamada Vía Francígena ya era una ruta consolidada para llegar a la ciudad eterna, a la que el papa Bonifacio VIII ya habría calificado de “Nueva Jerusalén”.

La narración de Sigerico, El Serio.   

La primera descripción exhaustiva de la Vía Francígena es de finales del siglo X, cuando Sigerico El Serio, Arzobispo de Canterbury, utilizó el camino para viajar desde su sede apostólica hasta Roma para recibir allá su palium en el año 990.
La primera descripción exhaustiva de la Vía Francígena es de finales del siglo X, cuando Sigerico El Serio, Arzobispo de Canterbury, utilizó el camino para viajar desde su sede apostólica hasta Roma para recibir allá su palium en el año 990.

La primera descripción exhaustiva de la Vía Francígena es de finales del siglo X, cuando Sigerico El Serio, Arzobispo de Canterbury, utilizó el camino para viajar desde su sede apostólica hasta Roma para recibir allá su palium en el año 990.

El recorrido, que obviamente comienza en Canterbury, llega al puerto inglés de Dover y toca el continente europeo en el puerto francés de Calais. Desde allí, atraviesa toda Francia –de allí el nombre “Francígena”- y se abre camino hacia Italia a través del Gran San Bernardo, entre los Apeninos y los Alpes. Varios estudios del recorrido de Sigerico reconstruyeron el camino completo de entonces, permitiendo así la primera edición de la guía oficial de la Vía Francígena en 1990, y si bien el camino de Sigerico –que el autor dividió en 80 etapas- cubría una distancia de aproximadamente 1800 kilómetros, el camino actualmente comprende 2040, debido a una serie de desvíos en la ruta original hoy cubiertos por autopistas, carreteras o vías de tren.

En un próximo post te daremos detalles de cómo peregrinar a Roma caminando la Vía Francígena (necesitas tres meses por lo menos para cubrirla, pero puedes hacerla por etapas; un poco cada año), y en qué época del año cruzar el Gran San Bernardo.
En un próximo post te daremos detalles de cómo peregrinar a Roma caminando la Vía Francígena (necesitas tres meses por lo menos para cubrirla, pero puedes hacerla por etapas; un poco cada año), y en qué época del año cruzar el Gran San Bernardo.

Tags:
romaturismo religiosovia francigena
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
4
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
5
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
6
NEWBORN
Cerith Gardiner
12 nombres de bebés varones que combinan bien con «María»
7
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.