Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Quisiera llevar luz

Heinz-Eberhard Boden-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/01/16

A lo mejor el sufrimiento es como el aceite que arde para dar más luz

El sufrimiento nos acerca a Dios. El sufrimiento propio, el que vemos en nuestros hermanos, nos hace buscar con pasión a Dios.

Leía hace poco que el cura de Ars “era un hombre de luz. Él sufría en su alma y daba luz, mucha luz”. Es curioso. Tal vez tenga algo que ver el sufrimiento con la luz. A lo mejor el sufrimiento es como el aceite que arde para dar más luz. No lo sé.

El cura de Ars era un hombre débil, un hombre herido como yo. Un hombre enfermo. Y daba luz. Me gustan los belenes rotos llenos de luz. Una bombilla pequeña, o simplemente la luz del sol que entra por la ventana. La luz que surge de lo profundo del alma.

Yo también me siento llamado a ser testigo de la luz. Doy luz con mi vida cuando me dejo iluminar por la luz de Dios. Pero cuando dejo que las sombras se impongan ya no sé hacia dónde van mis pasos.

Me gusta la luz que borra las tinieblas, acaba con la tristeza, hace brillar la alegría. Me gustan esas personas que dan luz con su presencia, con sus palabras, con sus silencios, con sus gestos sencillos llenos de amor.

Me gusta más la luz que la oscuridad, la vida que la muerte. Me gusta la luz en el Belén que muestra un nuevo camino, el del amor. Decía Einstein: El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe”.

Quisiera aprender a amar de forma diferente. Que mi amor iluminara. En verdad, cuando amo de verdad, doy luz. Cuando amo de forma egoísta, siembro oscuridad.

El amor que enaltece, que eleva, que saca lo mejor de los otros. Ese amor da luz, es luz en medio de la oscuridad. Me gustaría sacar con mi amor lo mejor de las personas a las que amo.

Cuando no las amo, puedo llegar a sacar lo peor, puedo ahondar en sus heridas y sacar lo peor que hay en su corazón. Su rencor, su desprecio, su odio. Jesús vino como luz en las tinieblas.

A veces la oscuridad no quiere saber nada de la luz. No quiere la exposición de la luz donde se ve la verdad del corazón.

Me pasa a mí cuando guardo, oculto, callo. Y me lleno de oscuridad y no dejo que la luz irrumpa y lo llene todo de vida. Me niego a que el Espíritu gobierne mi vida. Me aferro a mi pecado, a mi orgullo. Y no dejo que me ilumine esa luz del Espíritu Santo que quiere llenarme con su fuego. La luz de ese fuego interior que hace nuevas todas las cosas. En mí, en los que se dejan tocar por Él.

Quiero que Dios venza en mí todas las resistencias que le pongo. A veces me quedo en las formas y no creo en la luz que trae Jesús sin pedirme nada. Me regala todo en su gratuidad y yo sigo ofreciendo mis méritos, mis logros, mis esfuerzos, como moneda de cambio. Queriéndome así ganar su amor.

Él sólo me pide mi pobreza para poder iluminar mi oscuridad. Mi noche para llenarla de día. Mi pozo vacío para llenarlo con su agua. Mis manos rotas para sostenerlas en las suyas.

Si conociera el don de Dios, todo sería distinto. Me gustaría aprender a contemplar a Jesús en mi vida y alabarle por su generosidad conmigo. Me gustaría vivir siempre en su luz y seguir en su claridad el camino que me muestra. Pero no puedo por mí mismo. Solo no sé hacerlo.

El otro día leía: “Esta contemplación no la puede alcanzar el hombre por sus propias fuerzas, por lo que requiere, de alguna manera, la ayuda del mismo Dios: la gracia, en forma de iluminación especial que le permitirá al alma adquirir la capacidad para alcanzar la visión de Dios. Porque hay algo más que lo que se ve: está lo visible, pero también lo invisible. Y la espiritualidad consiste en aprender a ver lo que no vemos; buscar otra forma de sentir y comprender. Para encender la luz de vivir”[1].

Si pienso que ya lo sé todo me estanco, me cierro a Dios que siempre es novedad, siempre es renovación. No lo sé todo. Estoy aprendiendo cada día. Si me aferro a lo que ya sé, pierdo la vida, me seco, me lleno de sombras y me dejo llevar por la corriente.

Vivir en la luz de Belén es vivir en la presencia del Espíritu. Quiero iluminar mi Belén con la luz de Dios. Iluminar el camino de mi vida con su amor. Aunque sé que a veces en mi vida tendré que vivir oscuridades y cruces. Necesito pasar por la noche para llegar al día.

En la oscuridad de todo atardecer está en germen la luz de un nuevo amanecer. Siempre estamos en camino hacia esa segunda conversión del corazón que deseamos. Navidad es pedirle a Jesús que me convierta de nuevo. Que haga que todo mi corazón sea suyo y para siempre.

Decía el Padre José Kentenich: “La segunda conversión es el giro desde la imperfección hacia la totalidad de la entrega de toda la personalidad a Dios, a sus planes, a sus deseos, a su voluntad. Para ello puede ser que Dios trate de desasirnos de nosotros mismos y, en consecuencia, tenga que introducirnos en la oscuridad del alma, en la oscuridad del entendimiento”[2].

Dios puede permitir la oscuridad en el camino para liberarnos de lo que nos ata y hacernos más suyos. Una oscuridad puente hacia la luz. Podremos entonces vivir la oscuridad de la cruz. El dolor del abandono, de la soledad. Pero confiamos. Porque Dios está detrás sosteniéndonos con su amor.

[1] Jesús Sánchez Adalid, Y de repente, Teresa

[2] J. Kentenich, Madison Terziat, 1952

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.