Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
San Luis Versiglia y san Calixto Caravario
home iconEspiritualidad
line break icon

El día en el que todo un rey cargó con un mendigo a cuestas

Gaudium Press - publicado el 06/01/16

Una regia lección de humildad de san Eduardo el Confesor

Un día de audiencias con pobres, llegó delante del trono de San Eduardo El Confesor un resentido mendigo sucio y maloliente, tullido y llevado por varios de sus familiares. Al ser interrogado por el buen rey que todavía estaba joven y resplandecía con su melena y barba que parecían de oro, el mendigo mirándole desafiante a la cara le dijo en presencia de toda la Corte que había recibido una revelación de la Madre de Dios.

-Dime cuál es, hijo, respondió el Rey al pobre hombre.

-Que tienes que llevarme a espaldas desde aquí hasta el altar de la iglesia de Westminster para ser curado. ¿Serás capaz de hacerlo?

Ante semejante atrevimiento y el asombro de la reina madre, de los hermanos del monarca, como de algunos representantes diplomáticos de otros reinos, uno de los guardias reales intentó sacarlo de la presencia del buen rey, pero este lo impidió en el acto.

Levantándose de su majestuoso trono se despojó lentamente de su perfumada capa de terciopelos y armiño, bajo los escalones del trono y sin sacarse la corona ni las joyas de la realeza se inclinó para que le colocaran encima de su espalda el pobre maloliente hombre, que no era sino un bulto de adoloridos huesos retorcidos y algunas llagas descompuestas en las rodillas.

-¡A Westminster todos!, dijo el rey en alta voz con el mendigo a cuestas. Toda la Corte conmocinada lo siguió no sin dejar de reclamar por la insolencia. Con su carga humana el rey salió a pie por las calles de Londres en dirección a la catedral que todavía estaba en construcción precisamente por orden de él, mientras las trompetas anunciaban como de costumbre al pueblo el paso del rey, pero esta vez no en regia carroza ni sobre un corcel. Ante el altar, el rey preguntó medio jadeante a su carga humana dónde quería que lo colocara.

-Al pie del tabernáculo donde está el Santísimo, dijo con firmeza el mendigo. El rey humildemente lo descargó con suavidad en el lugar y se puso a mirarlo con dulzura. El viejo tullido se fue levantando lentamente, estirando los pies y las manos con soltura, las llagas secas y el cuerpo bien erguido.

-¡Estoy curado, Majestad. Dios guarde a mi Señor y a la corona por muchos siglos! dobló una rodilla y le besó la mano. Y el rey sonriente desde sus azules ojos lo bendijo regalándole una de las joyas.

Y todavía hay gente que se pregunta por qué es que la monarquía ha durado tanto tiempo en Inglaterra. Aquí está la respuesta: Es la gratitud de Dios con los que le gobernaron bien su menudo pueblo solamente por amor a Él, Rey de reyes, Señor de señores…

Antonio Borda. Artículo originalmente publicado por Gaudium Press

Tags:
monarquíasantostestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.