Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Modelo y actor abandona la farándula ante el poder del Santísimo Sacramento

Portaluz - publicado el 04/01/16

"¡Nunca duden del poder de la oración! Porque hasta el más grande pecador puede, con la gracia de Dios, ser una persona de fe"

De origen colombiano, Mario Herrera es el menor de cuatro hijos, cuyos padres emigraron para criarles en Washington DC (USA). Fue bautizado y educado en la fe católica…

“Hasta los doce años la fe era para mí algo real. La devoción a la Virgen María especialmente, las oraciones en casa. Me parecía obvio tratarla como mi Madre y saberla también Madre de Dios”, confidencia.

Pero en la adolescencia Mario comenzó un gradual alejamiento de todo aquello que constituía su intimidad con Dios y la Santísima Virgen María.

Las chicas, explorar la propia sexualidad, apasionarse por la ropa y el deporte, disfrutar siendo admirado por sus pares, lo sedujeron.

El golpe de gracia, dice, lo dieron sus propios hermanos que se burlaban de la piedad que él expresaba al bendecir los alimentos. Mario, avergonzado y cautivado por el mundo, se alejó de Dios.

Un objeto de consumo

Por años anduvo perdido. A los 21 años reinaba en las discotecas, las pasarelas de moda y campañas publicitarias de marcas que gustaban de su perfil latino.

Cosmopolitan y revistas de la farándula hablaban de él como un modelo y actor en ascenso. Mario no lograba ver cuán efímero era todo.

El año 2000, estando a punto de firmar un contrato para actuar en una telenovela, se rompió la mano -fractura expuesta- mientras se ejercitaba. La agencia, lejos de lamentar lo sucedido o apoyarle, le dio la espalda.

Me trataron horrible, como si fuera… no sé, un objeto para generar dinero. «¡Cómo te has atrevido a romperte la mano!». Me hizo pensar mucho y me di cuenta que a nadie le importaba mi bien, salvo que les hiciera ganar dinero o que quisieran algo de mí, un favor, sexo…”.

En ese momento decidió que dejaría el modelaje, aunque volvería a hacer algunos trabajos de espectáculo meses después, antes de que su vida diera un vuelco radical.

La seducción protestante

Su primer paso de retorno a Dios fue aquel accidente, aunque él no lo sabía. Luego una chica protestante le motivaría a dar el siguiente.

“Después de romperme la mano empecé a trabajar como agente de modelaje. Monté una agencia y la secretaria, muy buena persona, era evangélica protestante y nos hicimos novios», recuerda.

«Yo la veía muy feliz siendo protestante y sus ideas negativas sobre el catolicismo influyeron en mí. Entablé un combate con la fe de mis padres, la católica»,explica.

«Me preguntaba por qué los cristianos teníamos que preocuparnos por las cosas externas como los sacramentos o por la Virgen…, en vez de relacionarnos directamente con Cristo”, dice.

Pero aquellas dudas sólo eran viento sobre brasas que pronto encenderían su fe. La relación con la chica protestante acabó cuando Mario decidió mudarse a Pittsburg para estudiar fisioterapia y allí nuevos ‘buenos samaritanos’ harían su aporte. Sería él quien tomaría la decisión. Estaba haciendo su experiencia del Hijo Pródigo.

El Espíritu Santo y el Santísimo Sacramento

En un ambiente agnóstico y contracultura como el de la Universidad Estatal de Pittsburg, toparse con un profesor –“el de Anatomía”- que se declaraba católico y en público, no lo pasó por alto.

“En seguida entablamos amistad y un día me invitó a la iglesia, a la charla de un sacerdote. Todo lo que dijo el padre Larry -así se llamaba el cura- me llegó al corazón, como una espada de doble filo”.

El Espíritu Santo hizo su habitual gesto de amor y Mario, que tenía el corazón dispuesto, supo ver que la parábola del Hijo Pródigo que escuchaba en voz del sacerdote, era para él.

Sintió en el alma la misericordia del Pastor que va en busca de la oveja perdida… Así de simple y extraordinaria estaba ocurriendo su vuelta a casa.

Me sentí aceptado tal como era y llamado a algo grande: servir a Dios. Dios me quería con infinito amor. ¡Se abría una nueva esperanza!», relata.

«Pero fue al sacar el Santísimo cuando cambió todo. Tenía un sentimiento de mi cuerpo moviéndose. Era mi alma, que al ver el Santísimo saltó como un niño dentro del vientre de su madre. Empecé a llorar de gozo».

«Pero también a llorar de pena, porque yo conocía eso a los 13 años y me había alejado de ello. Porque sabía que eso era la verdad y yo estuve cerrando los ojos a Dios durante 10 años, tapándome los oídos: «No me hables, no quiero saber nada de ti». Entré en el confesionario llorando, con el dolor de haber cometido la mayor de las ofensas: rechazar durante años el perdón de Dios, cerrar mis oídos a su voz”.

Mario cuenta que en cuanto llegó al lugar donde vivía llamó a sus padres porque necesitaba decirles cuánto los amaba.

“Uno de mis hermanos pensó que estaba a punto de tirarme por un puente, que me había vuelto loco”. Y así es, agrega apuntando: “loco de fe”.

El amor de Dios, en la oración de un hermano

En aquella llamada recibió a través de su hermano (quien había tenido su propio proceso de conversión meses antes) un nuevo signo de la misericordia de Dios… «No me vas a creer -me dijo-, pero ayer fui a la iglesia, encendí una vela por ti y le pedí a Jesús que te ayudara a cambiar de vida”.

La alegría del Evangelio que reconoció en cada tramo de su ser le llevó a respirar en todo el anhelo de ser testigo de la Resurrección, comunicar a otros la verdad recibida como un regalo.

De Mario Herrera, comenzó a pedir que le llamasen Mario St. Francis. Ello ocurrió por su devoción al santo de Asís y cuando decidió ser un predicador católico de las maravillas de Dios.

“A todos los que escuchan mis predicaciones les digo: ¡Nunca duden del poder de la oración! Porque hasta el más grande pecador puede, con la gracia de Dios, ser una persona de fe».

«Que Dios nos quiera mejores no quiere decir que no nos quiera como somos. No hace falta ser mejor para regresar a Él. Basta con decirle: Aquí estoy, Padre. A ti me ofrezco, a ti me doy. En el amor de Dios se colma el deseo que todos tenemos de ser amados”.

Fuentes: Portal de Youtube Mario St. Francis, Católicos en línea 2000

Artículo originalmente publicado por Portaluz

Tags:
actorestestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.