Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Me he propuesto ir cada día a misa

FILIPPO MONTEFORTE / AFP
People attend a mass officiated by Pope Francis at the basilica to Our Lady of Charity of El Cobre, the patron saint of Cuba -- a mixed-race Mary that symbolizes the island's intertwined Spanish and African roots -- in the village of El Cobre, Santiago de Cuba, in eastern Cuba, on September 22, 2015. The pontiff's eight-day tour will also take him to the United States. The pope, who played a key role in brokering the two countries' recent rapprochement, will conclude his trip to Cuba with a mass and a blessing in second city Santiago, then depart for his first-ever visit to the United States. AFP PHOTO / FILIPPO MONTEFORTE
Comparte

Para alguien como yo, es imposible vivir sin la Eucaristía

¿De dónde saco las fuerzas para continuar?

De Jesús Sacramentado. De la oración cotidiana. De la Palabra de Dios. Del santo abandono, dejando que Dios actúe en mi vida.

Para alguien como yo, es imposible vivir sin la Eucaristía.

Siendo como soy, me parece que elegiré al final el camino de santa Teresita de Jesús: el amor. Dejar a Dios actuar en mi vida. Y pedirle a Jesús que me muestre el camino a seguir.

A menudo medito en las cosas que me ocurren. He notado que cuando dejo la comunión diaria, la vida se me hace más inquietante. Dejo de ver las cosas con claridad, me expongo a mayores peligros, para mi alma.

Últimamente he abandonado esa hermosa costumbre, habituarme a ser un sagrario vivo y llevar a Jesús a los demás.

Dejar que Dios habite en mí y yo en él.

Nos llenamos de pereza y de pronto un día dejamos de ir, luego otro y otro y cuando acordamos nos hemos convertido en personas dominicales.

Venía pensando en esto. Cuando dejo la comunión diaria, las tentaciones son más frecuentes, más intensas. Y caigo con mayor facilidad. Soy otro, el que no quiero ser.

Ya lo decía el buen Padre Ángel:

“Quien no ora no necesita diablo que lo tiente”.

La Eucaristía es la más perfecta de las oraciones, la más enriquecedora, la que más llena el alma de gracias y consuelos.

Me propuse retornar a la misa diaria. Hoy fue mi primer nuevo día. Un nuevo acercamiento con Jesús Sacramentado.

Me pasaron dos cosas curiosas. Fui a una capilla pequeña, familiar. Llegué unos minutos tarde. La capilla estaba llenísima.

El padre al verme entrar y mirar a todos lados, buscando donde sentarme, me dijo desde el altar: “Ven Claudio, siéntate a mi izquierda”.

Y yo pensaba: “Señor, ¿por qué me tienes tan cerca de ti?” Y sentía en el corazón esta respuesta: “porque te amo”.

Al terminar la misa una señora se me acercó y me dijo:

“He sentido en el corazón que debo decirte estas palabras: Toda persona que evangelice y se dedique a seguir mi camino debe acercarse a la Eucaristía diaria”.

Así es Señor, volveré a verte todos los días.

Y estar contigo.

Y vivir en ti, por ti y para ti.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.