Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 22 septiembre |
San Mauricio y compañeros mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La Masonería intentó destruir la Iglesia, o los papas exageraban al condenarla?

masonic encyclopaedia-cc

Gelsomino del Guercio - publicado el 30/12/15

La historiadora de la Iglesia Angela Pellicciari: los masones estudiaban estrategias subversiva para acabar con el poder eclesiástico.

¿La Masonería intentó alguna ver destruir la religión en Italia? ¿Ha actuado alguna vez para bloquear la acción de la Iglesia católica y hundirla? La respuesta es positiva. En el sentido de que la Masonería, desde su nacimiento, intentó socavar el poder de la Iglesia con acciones subversivas que fueron reprimidas por los papas.

Angela Pelliccieri, historiadora del Risorgimento y profesora de Historia de la Iglesia, explica a Aleteia: “La masonería moderna nace en Londres en 1717: la iglesia emite la primera de sus cientos de condenas y excomuniones en 1738 con la carta apostólica In Eminenti de Clemente XII. “Llenos de una cierta afectada apariencia de natural honradez”, escribe el papa a propósito de los francmasones. El papa tiene razón: la masonería tiene siempre en los labios la palabra “moral”, pero la moral a la que se refiere no es la moral revelada”.

La persecución antirreligiosa

Y de hecho, observa Pellicciari, en 1853 J.M. Ragon, autoridad de la masonería francesa, puntualiza así: “la Masonería no recibe la ley, es ella misma quien la establece”. “Pío IX y León XIII, los papas que asisten, durante el Risorgimento, al desmantelamiento de todas las órdenes religiosas católicas (a pesar de que el catolicismo seguía siendo religión de estado), a la persecución de obispos y sacerdotes, a la reducción a la pobreza absoluta de la mayoría de la población, obligada a una emigración masiva, identifican en el odio masónico y protestante el origen anticatólico, y por tanto anti italiano, de tanta violencia y decadencia”.

Como en Francia durante la revolución, como durante el imperio del masón Napoleón, como en América Latina, como en España y Portugal, la masonería es una sociedad revolucionaria que los príncipes apoyan “sin darse cuenta de que están firmando su propia ruina”, sentencia la historiadora. “Los papas lo recuerdan a menudo pero no son escuchados. Bajo el pontificado de Gregorio XVI, la policía descubre una documentación de gran interés sobre los carbonarios (una sociedad secreta de derivación masónica) que muestra como el odio por la iglesia va acompañado del odio a la familia”. [N.d.e. En 1859, el Papa Pío IX hizo publicar unos documentos intervenidos a la Carbonería en los que se detalla su estrategia para infiltrarse en el Vaticano]

Así escribe el sectario conocido con el pseudónimo de Piccolo Tigre: “Lo esencial es aislar al hombre de la familia, es hacerle perder sus costumbres […] Cuando hayáis insinuado en algún alma el disgusto por la familia y la religión (la una va casi siempre a continuación de la otra) dejad caer alguna palabra que provoque el deseo de ser afiliado a la Logia más cercana. […] La fascinación por lo desconocido ejerce sobre los hombres tal poder, que se prepara temblando a las fantasmagóricas pruebas de la iniciación y de los banquetes fraternos”.

La advertencia de Pío VII

En 1821, Pío VII escribe a propósito de los carbonarios: “Estos simulan un singular respeto y un cierto extraordinario celo hacia la Religión Católica”, pero “no son otra cosa que dardos disparados con más seguridad por hombres astutos, para herir a los incautos; esos hombres se presentan con piel de cordero, pero por dentro son lobos rapaces”.

El papa, según Pellicciari, tiene: en el documento, conocido con el nombre de Instrucción permanente, redactado en 1819, se lee: “debéis presentaros con todas las apariencias del hombre serio y moral. Una vez que vuestra buena reputación quede establecida en los colegios, en los gimnasios, en las universidades y en los seminarios, una vez que hayáis captado la confianza de profesores y estudiantes, haced de manera que quienes busquen vuestra compañía sean sobre todo los enrolados en la milicia clerical […] Se trata de establecer el reino de los elegidos sobre el trono de la prostituta de Babilonia: que el clero marche bajo vuestra bandera sin dudar nunca que están siguiendo la de las llaves apostólicas”.

“Enterraremos a la Iglesia”

Los carbonarios pretendían infiltrarse dentro del clero. El 18 de enero de 1822, Piccolo Tigre escribe a los afiliados piamonteses: “sirviéndoos del pretexto más fútil, pero nunca político o religioso, cread vosotros mismos, o mejor aún, hace que sean creadas por otros, asociaciones que tengan como fin el comercio, la industria, la música, las bellas artes. Reunid en un lugar cualquiera, incluso en las sacristías o capillas, a vuestros seguidores que aún no saben nada; ponedles bajo la guía de un sacerdote virtuoso, conocido, pero crédulo y fácil de engañar; infiltrad el veneno en los corazones elegidos, infiltradlo en pequeñas dosis y como por casualidad; a continuación, os sorprenderéis vosotros mismos de vuestro éxito”.

Algunos años más tarde el “primo” Vindice sintetiza así el fin de los carbonarios: “Hemos comenzado una corrupción a gran escala, la corrupción del pueblo a través del clero y la del clero por medio nuestro, la corrupción que sin duda nos llevará un día a sepultar a la Iglesia”.

“Secreto, juramento, ningún escrúpulo en el uso de cualquier medio porque el fin justifica los medios, calumnia, mentira, homicidio, son las armas a las que las asociaciones secretas recurren para llevar a cabo sus planes – afirma la experta. El juramento en particular acompaña todos los avances en el grado masónico”. En el momento de su ingreso en la logia como aprendiz, el candidato jura así: “Prometo no revelar jamás los secretos de la Libre Masonería; no dar a conocer a nadie lo que se me desvelará, bajo pena de que me corten la garganta, me arranquen el corazón y la lengua, me desgarren las entrañas, corten mi cuerpo en pedazos, lo quemen y reduzcan a polvo, y este sea esparcido en el viento para execrada memoria e infamia eterna”.

La denuncia de los papas

Empezando por Clemente XII y hasta León XIII, todos los papas denuncian con firmeza, con valor, con patriotismo, con análisis históricos y filosóficos detallados, los propósitos revolucionarios de las logias que, exaltando la “libertad”, buscan obtener libertad sólo para sí mismos, formando dentro de los países como un estado en el estado que dicta por ley todos los aspectos de la vida pública.

En 1864, poco después del merito “grandioso” que las logias se atribuyen por haber desencadenado el mayor ataque contra la iglesia católica en su patria de elección (Roma e Italia), los artículos 3 y 7 de las constituciones de la masonería italiana establecen: “Art. 3. Su fin [de la masonería] directo e inmediato es el de concurrir eficazmente al la realización progresiva de estos principios en la Unidad, para que se conviertan gradualmente en ley efectiva y suprema de todos los actos de la vida individual, doméstica y civil”; “Art. 7. La meta última de sus trabajos es la de reunir a todos los hombres libres en una gran familia, que pueda y debe poco a poco suceder a todas las sectas, fundadas en la fe ciega y la autoridad teocrática, a todos los cultos supersticiosos, intolerantes y enemigos entre sí, para construir la verdadera y única iglesia de la Humanidad”.

“Personificación permanente de la revolución, [la masonería] constituye una especie de sociedad al revés, cuyo fin es un predominio oculto sobre la sociedad visible, y cuya razón de ser consiste en la guerra a Dios y a su Iglesia”, escribe León XIII en 1902, poco antes de morir.

“La firme condena de la Iglesia contra la masonería – concluye Pellicciari – contra todo tipo de masonería (“condenamos y prohibimos las predichas Sociedades, Uniones, Reuniones, Agregaciones o Convenciones de Libres Muradores o Francs Maçons, o con cualquier otro nombre que se llamen”, escribe Clemente XII), vale hasta nuestros días, como recordó explícitamente el cardenal Ratzinger en la Declaración sobre la masonería de 1983.

Tags:
historiamasoneria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
5
DEVIL,THUMBS UP
Marcello Stanzione
Así avanza la propaganda satanista en internet
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
FATIMA
Marta León
Ingresa en el Carmelo a los 17 años: “Me lanzo a los brazos de Di...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.