Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEspiritualidad
line break icon

El corazón de San Roque no fue consumido por las llamas

Aleteia Team - publicado el 27/12/15 - actualizado el 11/08/17

Una historia sobre aquellos que los medios laicistas y los profesores marxistas calumnian llamando “crueles evangelizadores de los indios”

El sacerdote Roque González (1576-1628) nació en una familia de la alta sociedad de Paraguay y se fue a trabajar entre los indios en Caaró, actualmente Río Grande del Sur (Brasil). Además de enseñarles los principios cristianos, el sacerdote formó núcleos de resistencia indígena contra la brutalidad practicada por una parcela de los colonizadores europeos.

Las reducciones, formadas por una plaza central con la iglesia, eran la escuela y otras administraciones dirigidas a orientar a los indios en el cultivo de la tierra, el trato de los rebaños y una serie de otras cuestiones económicas y sociales.

No sólo Roque, sino también los sacerdotes Afonso Rodrigues y João del Castillo, jesuitas, se dedicaban por entero a la misión de conversión y protección de los indios en un trabajo pionero y comunitario que se extendió por muchas regiones. Desgraciadamente, él encontró la oposición de gente avariciosa y envidiosa: entre esas personas estaba un shaman, que sintiendo avalado su liderazgo avivó a un pequeño grupo de revoltosos contra el misionero.

El 19 de noviembre de 1628, iba a ser inaugurada la campana de la iglesia en la aldea de los indios guaicurus, en Caaró. El pueblo se conglomeró alrededor y todo iba bien. Pero el asesinato de los sacerdotes Roque González y Afonso Rodrigues ya había sido planeado discretamente por el shaman de la aldea. Un pequeño grupo de revoltosos se mezcló con los fieles a la hora de la bendición. Cuando Roque se inclinó para levantar la campana, uno de ellos le propinó dos golpes de machete de piedra en la cabeza. El sacerdote Afonso fue víctima de la misma crueldad. Enseguida, el grupo prendió fuego a la iglesia, descuartizó los cuerpos de los dos mártires y los echaron al fuego.

Al día siguiente, volvieron para ver las ruinas. Del pecho del cuerpo del sacerdote Roque, parecía oírse una voz: “Hijos míos, aunque me maten, no me apartaré de ustedes”. Aterrorizado, el cacique mandó abrir el pecho del sacerdote para arrancarle el corazón. Le clavó una flecha de nuevo y lo arrojó al fuego.

El corazón de Roque, sin embargo, no fue consumido por las llamas. Algunos devotos lo recogieron intacto, fruto de un estupendo milagro, y lo guardaron. Hoy, el corazón de San Roque González está guardado en la Capilla de los Mártires del Colegio Cristo Rey, en la ciudad de Asunción, Paraguay, y es venerado como reliquia.

Los padres Roque González y Afonso Rodrigues (+15/11/1628) fueron martirizados en Caaró y el sacerdote João del Castillo (+17/11/1628) en Pirapó. Los tres fueron canonizados en 1988, con ocasión de la visita del Papa Juan Pablo II.

Artículo original publicado en portugués de Almas Castelos

Tags:
evangelizacionmartires
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.