Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 07 marzo |
Santas Perpetua y Felicidad
home iconLa gran aventura de mi vida
line break icon

El día en que decidí felicitar la Navidad a quien me encontrara

Thomas8047-CC

Claudio de Castro - publicado el 26/12/15

Del "¿A este qué le pasó?" a la sonrisa y la paz

¿Sabes? A menudo medito en la Navidad. Me trae recuerdos de la infancia. De una época feliz.

Ahora, de grande, pienso en el pequeño Jesús y las palabras del Padre Ángel, mi amigo: “Jesús vino al mundo como un niño indefenso, porque es fácil amar a los niños”. Con cuatro hijos, puedo comprender sus palabras y amar a este pequeño niño, el hijo de Dios.

Siempre paso feliz los días previos a la Navidad. Me emociono profundamente por el amor de Dios. Pero veo a muchos, tan agitados y preocupados, que no disfrutan la Navidad. Solía hablar al respecto. Pero pocos me escuchaban.

Hace algunos años decidí intentar algo diferente, vivir una aventura por Jesús… en vísperas de la Navidad. Por su Amor, saludaría a cuantos encontrara en mi camino con un: ¡Feliz Navidad!

No era fácil.

Pensaba mucho en esto: ¿Algo tan sencillo, podrá hacer la diferencia?

Era una necesidad, que me nacía del corazón: Amar al prójimo y expresarlo con aquél hermoso saludo de paz y alegría. Convertir este saludo en un pequeño oasis de serenidad, para los que estaban agobiados.

Deseaba que fuera genuino, creíble y contagioso.

En vísperas de aquella Navidad, encontré a muchos, ocupados y malhumorados y no me prestaron atención.

En los almacenes, había un caos, una desesperación por comprar. Parecía que nadie tenía tiempo para las otras personas, para amar, compartir y recordar el sentido verdadero de la Navidad.

Empecé con serenidad en el corazón y una oración en el alma.

Recuerdo que me acerqué a una señora que tomaba un boleto numerado en una panadería, esperando ser atendida. Tenía una agitación grande por tomarlo primero que yo. Me miró disgustada cuando me acerqué.

— ¡Feliz Navidad! —le dije amablemente.

Me miró extrañada, como preguntándose:

— ¿A éste qué le paso?

No me desanimé por esta respuesta. Traté de amar y comprender a la buena señora, con sus problemas y sus virtudes.

Seguí adelante con el proyecto… y pronto empecé a recibir sonrisas inesperadas y unas pocas palabras que me llenaron de ánimo: “Muchas gracias. Es verdad…. Feliz Navidad”.

De todos, el que más me impresionó fue un policía que caminaba malhumorado.

Iba del otro lado de la calle cuando lo llamé:

— ¡Oficial!…

Se volteó rápidamente colocando su mano sobre el arma. Me observó con sospecha.

Le sonreí y exclamé:

— ¡Feliz Navidad!

Dejó su pistola en el estuche. Me miró unos segundos preguntándose qué pasaba. De pronto sonrió. Algo en él había cambiado.

Fue increíble. Levantó la mano saludando y respondió entusiasmado sin perder la sonrisa:

— ¡Feliz Navidad para usted también!

Al rato continuó su camino, sonriendo, con una alegría interior que se le desbordaba en la mirada.

Y yo, también sorprendido, seguía sonriendo, pensando en la alegría contagiosa de la Navidad, en las cosas maravillosas de Jesús.

Tags:
almanavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
Redacción de Aleteia
¡Cuidado, estos santos cobrarán vida ante tus ojos!
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.