Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un signo de Esperanza: Una nueva iglesia se alzará sobre las ruinas de Damasco

JOSEPH BARRAK/AFP/Getty Images
BUTCHAY, LEBANON: A Christian militiaman runs past the Mar Elias church in Butchay, a Christian Maronite village near the front line of Souk al-Gharb 14 August 1989 as artillery duels continued between Syrian forces, Amal Chiite movement and Christian forces loyal to General Michel Aoun. General Aoun, who headed a military government in 1988-1989, was toppled in a Syrian-backed offensive against his palace outside Beirut in 1990, forcing him to flee to France. (Photo credit should read JOSEPH BARRAK/AFP/Getty Images)
Comparte

Recibirá el nombre en honor de los beatos Hermanos Massabki, mártires de Damasco, asesinados en 1860

En medio de las ruinas y la destrucción, después de tres años de guerra, en Damasco se alzará una nueva iglesia maronita. Será inaugurada el 8 de enero, en el distrito de Kachkoul en la periferia este de Damasco, recibirá el nombre en honor de los beatos Hermanos Massabki, mártires de Damasco, asesinados en 1860. Monseñor Samir Nassar, arzobispo maronita de Damasco, definió el acontecimiento como “un verdadero regalo de Navidad: será un oasis de oración y un signo de alegría y de esperanza en medio de un mundo de violencia, intolerancia y miedo”.

“En medio de las ruinas, esta nueva capilla se presenta como la estrella de los Reyes Magos, que conduce al Niño Divino”, subrayó el prelado maronita.

“A pesar de la guerra, a pesar de los graves problemas sociales y económicos -dice el arzobispo a la Agencia Fides- nuestros sacerdotes y fieles pusieron en marcha tres proyectos para levantar tres capillas en tres distritos de Damasco. Esta es la primera. Las otras dos estarán en los barrios de Douwaylaa y Jaramana.

Estos lugares sirven para fortalecer a la comunidad de los fieles, para organizar encuentros y catequesis sobre la Biblia y vigilias de oración y fraternidad. En estos momentos difíciles, de inseguridad y violencia, Cristo sigue atrayendo cada vez más y más”.

“La construcción de una iglesia en tiempos de guerra y desolación -concluye el arzobispo- expresa el deseo de vencer a la muerte y el valor de vivir la fe. Nuestros fieles valientes optaron por permanecer en la ciudad, ir contra corriente y poner su confianza en Jesucristo, en esta noche oscura. Este año la Navidad en Damasco también será una celebración de Resurrección”.

Artículo originalmente publicado por AICA

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.