Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 junio |
Santos protomártires de la Iglesia de Roma
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El poético consejo de san Ignacio a Francisco Javier cuando parte a las Indias

San Ignacio y San Francisco Javier

Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/12/15

Para vivir en Dios lo sencillo de la vida, para percibir la misericordia, la aceptación total

Me gusta pensar que la misericordia y no el pecado tiene la última palabra en mi vida. El perdón que calla la ofensa. El abrazo que sana la herida. El consuelo que se convierte en mano que acaricia el pecho dolorido. El beso que acoge al que se había perdido.

Decía el Papa Francisco al abrir la puerta santa: «La historia del pecado solamente se puede comprender a la luz del amor que perdona. El pecado sólo se comprende bajo esta luz. Si todo quedase relegado al pecado, seríamos los más desesperados entre las criaturas, mientras que la promesa de la victoria del amor de Cristo integra todo en la misericordia del Padre».

Y a veces creo que me detengo más en el pecado que en el perdón. Me turba más mi error que mi sanación. Me detengo más en la caída que en el abrazo. No lo sé. Me falta valor para compartir la vida, los miedos, los sueños. Las heridas y los errores.

Decía Carl Rogers: «Cuando percibo tu aceptación total, entonces, y sólo entonces, puedo mostrarte mi yo más suave, mi yo más delicado, mi yo más amoroso y, sobre todo, sólo entonces, puedo mostrarte mi yo más vulnerable».

No soy de hierro, más bien soy de barro blando, y me asusta el rechazo. Por eso sólo si me acogen como soy me muestro por completo. Y puedo vivir toda mi vida de fachadas si no me dejo cambiar por Dios, si no me abro, si no me expongo sin miedo.

Quiero que Dios ilumine mis sombras y mi noche. Me sorprendo cuando otros comparten su vulnerabilidad sin temor alguno, mientras yo me siento impotente para verbalizar mi pobreza.

Miro mi debilidad escondida en mis entrañas. No estoy solo. Me falta mirar más hondo, adorar más a Dios en el silencio de mi alma y encontrar la paz de su abrazo. Tal vez me he acostumbrado sólo a recibir. Y me cuesta tanto dar.

Quiero poner en el corazón de Dios todo lo que me agobia, lo que me inquieta, mi pecado, mi pobreza. Quiero aceptar que Dios me ponga donde quiera ponerme. Me lleve donde quiera llevarme. Él lo sabe mejor todo. Quiero que tome posesión de mí por entero.

Sé que es verdad lo que escucho: «Tú no quieres sacrificios ni ofrendas; no aceptas holocaustos ni víctimas expiatorias». Tal vez Dios sólo quiere mi sí humilde. No quiere mis sacrificios, mis ofrendas. Quiere mi corazón arrepentido y con ganas de dar la vida. Quiere mi alma expuesta, abierta.

Le decía san Ignacio a Francisco Javier cuando parte a las Indias: «La vida interior importa más que los actos externos; no hay obra que valga nada si no es del amor reflejo. Mézclame, de vez en cuando, en el trabajo requiebros y jaculatorias breves, que lo perfuman de incienso. Ni el rezo estorba al trabajo, ni el trabajo estorba al rezo. Trenzando juncos y mimbres se pueden labrar, a un tiempo, para la tierra un cestillo y un rosario para el cielo».

Me gusta esa poesía llena de vida y esperanza. Vivir en Dios lo sencillo de la vida. Las caídas y los logros. Los silencios y los miedos.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.