¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La Iglesia peruana empieza el año de la Misericordia con buen pie

Esther N. B.
Comparte

Ayacucho abre la puerta al perdón después de décadas de terrorismo

La Iglesia en Perú vive tiempos diferentes. El abrazo del perdón y la misericordia de la reconciliación, es lo que las nuevas vocaciones, se comprometen a promover en la Iglesia peruana.

“¡Necesitamos sacerdotes que abracen con amor las miserias de los demás!. Una nueva promoción de 6 sacerdotes y 3 diáconos guadalupanos, fue consagrada por el Cardenal Juan Luis Cipriani, en la fiesta de la Virgen de Guadalupe, patrona del año de la Misericordia.

El Arzobispo de Lima abrió la puerta de la Basílica Catedral, el domingo 13 de diciembre, acogiendo así el llamado del Papa Francisco, al inicio del Año Jubilar de la misericordia que culmina el 20 de noviembre de 2016.

Jóvenes profesionales se consagran en Perú

Sus días transcurrían entre el mundo de la docencia, la administración y la ingeniería. Habían decidido ser profesionales, sin embargo no le encontraban sentido a sus vidas. Entonces, lo dejaron todo y decidieron seguir a Cristo. Luego de 10 años de preparación en el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo de Lima se han convertido en los “nuevos soldados de Cristo”.

Así los llamó el Cardenal Juan Luis, durante la ceremonia de su ordenación, primera actividad de la arquidiócesis de Lima, en el marco del jubileo de la misericordia, convocado en el mundo, antes de abrir la puerta santa.

Coherencia en sus vidas, buscar siempre la sencillez, y abandonarse a la oración, es lo que les pidió a los 9 soldados de Cristo recién ordenados “Cristo necesita sacerdotes y diáconos santos y lo serán en la medida que sean testigos auténticos.”, señaló.

“Perdonar el pecado del aborto, es la misión que tenemos en éste año todos los consagrados, con las debidas licencias, puntualizó. “Es tiempo de abrir los candados. No cerremos la puerta”. Las indulgencias plenarias y el perdón del pecado del aborto, son algunas de las gracias que nos trae éste nuevo año de la misericordia, que la Iglesia en Perú recibió también en otras arquidiócesis con mucha alegría.

Ayacucho abrió las puertas al perdón

Atrás quedaron los tiempos de violencia terrorista, en Ayacucho. Décadas de dolor y sufrimiento que el pueblo del “rincón de los muertos” afrontó de la mano de la Iglesia. Las puertas de la Catedral de Ayacucho, se abrieron a la misericordia y al perdón. Monseñor Salvador Piñeiro García-Calderón Arzobispo de la ciudad, celebró también con éste acto simbólico los 50 años de su constitución como Sede Metropolitana.

Por su historia y fervor religioso el 30 de junio de 1966 el Papa Pablo VI designó a la Diócesis de Huamanga como sede metropolitana, ciudad que hasta entonces pertenecía a la Diócesis del Cuzco. Bajo ésta disposición Huancavelica y la prelatura de Caravelí pasaron a formar parte de esta jurisdicción eclesial.

Acompañado de los miembros de las congregaciones que viven en Ayacucho, religiosas, sacerdotes y laicos, monseñor Piñeiro partió de la Iglesia la Merced, en peregrinación hacia la basílica catedral donde procedió a abrir la puerta Santa. En vísperas a esta celebración el pueblo ayacuchano recibió a “Siervas”, quienes animaron a los asistentes en un concierto musical.

Más de tres mil huancaínos de Yauli, Jauja, y Concepción participaron en el inicio del año de la misericordia inaugurado por monseñor Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo de la ciudad. En Arequipa se abrió la puerta Santa ante la presencia de la “Virgen de Chapi”, el acto contó con la presencia del Nuncio Apostólico en el Perú James Patrick Green y monseñor Javier del Río Alba, Arzobispo de Arequipa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.