¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa pide disculpas por escándalos del Vaticano

El Papa Francisco en la Catedral de Santa María del Fiore (Florencia, Italia)
Comparte

En su felicitación navideña a los empleados, el Pontífice habla de la paz que inicia en cada hogar y pide que el Jubileo de la Misericordia se extienda a cada familia

“Quiero pedirles perdón por los escándalos que ha habido en el Vaticano”, dijo el papa Francisco a los empleados de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano reunidos con sus familias en el aula Pablo IV.

Mientras se aplazó por casi dos meses la próxima audiencia del juicio en el Vaticano Vatileaks2 debido a las pericias pedidas por la defensa, el Pontífice sin esconder estos hechos, invitó a los empleados y a él mismo, a mantener una actitud de oración por las “personas involucradas” y por quienes han “cometidos errores” para “arrepentirse” y puedan encontrar la “justa vía”.

El Papa ya ha dicho que el Vatileaks2 no le ha quitado el sueño, y ahora pide una actitud espiritual en el signo de la misericordia en el contexto del primer Jubileo temático que celebra la Iglesia en siglos.

Igualmente, pidió oraciones por los escándalos, mientras hay cinco imputados en el caso Vatileaks2 que han participado ya en dos audiencias ante el tribunal vaticano por el caso de la publicación de documentos reservados. Ellos son: Lucio Ángel Vallejo Balda, Francesca Chaouqui y Luigi Maio; y dos periodistas italianos Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi.

La prensa italiana y extrajera ha dedicado espacio en los últimos meses al escándalo sexual en el que Vallejo Balda acusaría a la relaciones publicas, Chaouqui, de seducirlo.

Ella, casada con un ingeniero informático italiano y ahora embarazada, se ha defendido de la supuesta noche lujuriosa en un hotel de Florencia, centro-norte de Italia.

Por su parte los dos periodistas procesados publicaron dos libros con las informaciones reservadas de la Comisión disuelta, COSEA, en los que se denuncian corrupción y malos manejos de las finanzas vaticanas.

A sus empleados les dio las gracias por “el compromiso que ponen en hacer las cosas bien, siempre, también cuando no hay ningún reconocimiento”. Asimismo, agradeció de manera especial a quienes trabajan casi a escondidas, y “buscan hacer las cosas como se deben hacer”.

Así habló de quienes cumplen su propio deber. No obstante, indicó que “sabemos también que para nosotros los seres humanos no es fácil, nosotros no somos máquinas, gracias a Dios, y a veces necesitamos un incentivo o cambiar un poco”, señaló.

“Vamos adelante, en los diversos ámbitos del trabajo, colaborando juntos, con paciencia, buscando ayudarnos recíprocamente”, invitó.

El Papa, en su alocución ante las familias de los empleados del Vaticano, volvió sobre la relación de pareja y los hijos: “Os animo a cuidar de vuestro matrimonio y de vuestros hijos”. “El matrimonio es como una planta”, aseguró.

“Recordémonos que el don más precioso para los hijos no son las cosas, sino el amor de los padres. Y no me refiero solo al amor de los padres hacia los hijos, sino el propio amor de los padres entre ellos, es decir, la relación conyugal. Esto os hace tanto bien a vosotros y también a vuestros hijos”, sostuvo.

Entretanto, recordó el papel insustituible de los abuelos en la familia como trasmisores de la fe y los valores de generación en generación. Y así contó la anécdota de una mujer que no quiso llevar a un hospicio a su madre. “No, yo quiero que mi hijo crezca con su abuela”, exclamó.

“Pero cuando en un matrimonio no se pelea parece anormal”, constató. Por ello, indicó que lo “importante es que no se termine la jornada sin hacer la paz”. ¿Hermanos que no pelean? ¡Pero, siempre! Pero hacer la paz”.

El Papa exhortó a que los hijos aprendan a perdonar. “Hagan la paz, dense la mano, dense un beso”. En este sentido, habló de una sabiduría de hacer la paz: “¿Han hecho la guerra durante el día? No dejen que se vuelva ‘fría’: porque la ‘guerra fría”, del día después es más peligrosa que la ‘guerra caliente’. ¿Entendido? Hagan la paz todas las noches, siempre”.

De esta manera, ha pedido que el Jubileo de la Misericordia sea vivido en “la Iglesia doméstica. No solo en los grandes eventos”, dijo.

Por último, reiteró su agradecimiento por el trabajo que hacen los empleados del Vaticano. “Gracias, feliz Navidad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.