Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEspiritualidad
line break icon

Dime cómo saludas y te diré cómo te relacionas

© Benjamín Mejías Valencia / Flickr / CC

Saludo desde el balcón

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/12/15

El saludo es la puerta de entrada a la intimidad entre dos personas

Hoy me detengo en los saludos de la Virgen María a su prima Isabel y el de Isabel a María. La forma de saludar de María alegre, cariñosa, llena de vida y sonrisas. La de Isabel acogedora, deseando que María pudiera descansar después de un largo viaje.

Las dos viven descentradas. Piensan en el otro, no en ellas. Me gustaría pensar en mi forma de saludar. ¿Cómo saludo cuando llego yo al trabajo? ¿Cómo saludo al llegar a casa? ¿Cómo saludo cuando me encuentro con alguien en el camino?

A veces voy tan rápido, tan metido en mí mismo, que paso delante de la puerta del alma del otro sin darme cuenta. Cuando entro en mi casa y saludo, ¿llevo a Dios, su paz, su alegría, como María?

Cuando acojo al que llega a casa, ¿le bendigo como Isabel hizo con María, o me quejo de mis problemas y me molesta su presencia? A veces saludo con quejas, con desgana, molesto. Pienso que el saludo es la puerta de entrada a la intimidad entre dos personas.

María entra en casa y saluda después de un largo camino. Isabel la recibe con una alabanza y se encuentran en lo más hondo. María e Isabel han salido de sí mismas y se miran la una a la otra, piensan en la bendición de Dios que ha irrumpido en su historia.

María sale de su casa porque piensa en Isabel y en ese milagro que Dios ha hecho de regalarle un hijo cuando parecía imposible. Isabel oye a María y bendice a Dios por ella, por su fe, por su valentía, por Jesús.

Antes de hablar de sí misma, de su alegría, de su sorpresa, se conmueve ante María, ante esa niña, ante su fe valiente, ante su amor, ante su humildad. Me conmueven la fe de María y la fe de Isabel.

¡Cuánta belleza en las palabras de Isabel!: «Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: – ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá».Lucas 1,39-45.

Es más dichoso aquel que ha creído. Aquel que cree en el Dios de su historia, en el Dios de la misericordia. María ama y es creativa en su amor. Se pone en camino sin esperar a que se lo pidan. Se adelanta. Da más de lo que le corresponde dar. Tiene fe en Dios.

María llega. Isabel escucha y se alegra su alma. La mira, sabe que lleva a Dios. Y el canto de alabanza de Isabel no es por ella misma, sino por María. Y se siente pequeña ante María. Es un momento de mucha humildad.

Después hablará María, pero primero es Isabel la que se reconoce pequeña y alaba a Dios por las maravillas que ha hecho en su prima. ¿Cómo miro yo la vida de los más cercanos?

Me gustaría aprender de Isabel a alabar a Dios por lo que hace en los demás, en los que más amo. Sin compararme, sin ponerme yo en el centro, sabiendo mirar al otro de la misma forma como lo mira Dios.

Isabel mira a María de la misma forma como la miró el Ángel Gabriel. Inclinándose. Llena de gracia. Desborda agradecimiento.

María no dice nada al llegar, sólo es su presencia. Me gustaría saludar como Ella, poniendo el corazón, preocupándome del otro.

Me gustaría tener ese oído y esa mirada pura de Isabel, capaz de ver a Dios en los otros, en la vida. Capaz de alabar a Dios en lo que pasa en la historia de los que amo. Capaz de arrodillarse ante la puerta sagrada del alma del otro, y adorar a Dios ahí.

El encuentro entre María e Isabel marca el comienzo de muchos encuentros de Jesús con cada hombre. En este año de la misericordia María nos muestra este camino en el que su corazón misericordioso se ensancha.

La misericordia no es envidiosa, ni piensa en sí misma, ni es cómoda, ni sabe contar cuánto doy y cuánto recibo. Esa misericordia nos la muestra María hoy. Sale a consolar, a acompañar, a estar con quien lo necesita.

Miro su camino. Miro su amor y su fe. Su secreta alegría por alegrar a Isabel. ¿A quién tengo que saludar especialmente? ¿A quién tengo que alegrar? ¿Soy capaz de alabar a Dios por el milagro de los más cercanos?

Le pido a Dios los pies de María y la mirada de Isabel. Llega Jesús. Él me enseñará a caminar y a mirar. A consolar y a encontrarme con cada persona que me salga al camino.

A veces me siento instalado. Y le pido a María que llegue a mi hogar, que me salude, que haga saltar mi duro corazón, que reconozca a Dios en todo lo que me rodea. ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

Tags:
almarelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.